El museo del Apartheid

Hoy he dedicado mi último día en Johannesburgo a visitar el museo del Apartheid. Un museo muy diferente de los europeos: museos de bellas artes, con bellísimas pinturas, esculturas y otras obras artísticas… El museo del Apartheid fue iniciativa de Nelson Mandela como Presidente para que el pueblo sudafricano para que no olvidara su pasado (reciente).
Nunca he ido a un museo que me impactara tan emocionalmente. En el museo del apartheid abundan los vídeos con lo que sucedió, las tanquetas con las que se llevaban a la gente, las fotos de los asesinados, de las revueltas de Soweto, de los papeles en la negociación por la democracia. Le he pedido a Richard, el conductor que me ha llevado al museo, que me acompañara al museo y me contara su experiencia personal. En aquella época, Richard y los suyos se preguntaban por qué estaba encerrado Mandela, que nunca había matado a nadie (que se supiera); imaginaba que, si lo liberaban, sería asesinado a las primeras de cambio. Richard no podía sentarse en bancos de los blancos, no podía comprar bebidas por su cuenta y no podía cobrar cheques libremente. Un drama humano que explicaba con absoluta dignidad.
El nazismo fue derrrotado en Europa en 1945, pero no desapareció. Se transformó en apartheid en Sudáfrica y subsistió, para nuestra vergüenza (la de los occidentales) desde 1949 a 1991. Sólo la presión de la población, el trabajo de los sindicatos, las asociaciones estudiantiles y los partidos políticos y labor de ciertas iglesias (con el reverendo Desmond Tutu, Premio Nóbel de la Paz, a la cabeza) consiguió su labor.
No creo que haya mejor colofón a un viaje tan emotivo. Durante la visita, chicos blancos y negros de uniforme (en Sudáfrica en todos los colegios se viste de uniforme para que no haya diferencias en la vestimenta) se reían y tomaban apuntes. El apartheid era algo común hace apenas 15 años (yo llevaba una década trabajando) y sin embargo, para estos chavales era visitar un museo de historia, de un pasado muy muy lejano… Afortunadamente.
Vuelvo de Johannesburgo con optimismo, con positividad, con emociones profundas y con un verdadero respeto por los seres humanos. Espero que me dure.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.