Humanismo y Renacimiento

Santander ha celebrado ayer y hoy las XI Jornadas de Organismos Nacionales de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales, con representantes del Estado y de todas y cada una de las 17 comunidades autónomas. He tenido el privilegio de presentar la ponencia final (El Talento en la Negociación) y escuchar las palabras de clausura de la Vicepresencia y Consejera de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno de Cantabria, Dolores Gorostiaga. Muchos piensan que Lola Gorostiaga es uno de los valores más firmes del Partido Socialista, y hoy lo ha demostrado una vez más. Se ha referido a la voluntad de seguir apoyando este modelo democrático de relaciones laborales (Orecla, el Organismo de Resolución Exrajudicial de Conflictos Laborales de Cantabria, ha cumplido 10 años, y su labor se reconoce nacional e internacionalmente), a que éste es un proyecto compartido por patronal y sindicatos (junto a ella estaban en la mesa el secretario general de CEOE-Cepyme, el de CCOO y la de UGT de la región) y se refirió a “un mercado laboral dinámico en el ques e palpan continuas redefiniciones de lo que entendemos por relaciones laborales”.
En el vuelo de vuelta he leído Humanismo y Renacimiento, una selección de textos de Lorenzo Valla, Marsilio Ficino, Poliziano, Pico della Mirandola, Pomponazzi, Castiglioni y Guicciardini realizada por Pedro Rodríguez Santidrián, que ha reeditado Alianza Editorial este 2007. En la introducción cita a Agnes Heller (El hombre del Renacimiento, 1980): “Todo aquello que los pensadores renacentistas creen y afirman del hombre se transforma en las modalidades y atributos del “eterno humano” y el “universal humano”. El Renacimiento descubre que el hombre es libertad -libre albedrío- entendida ahora no simplemente como capacidad de obrar el bien o el mal, sino como capacidad de infinitas alternativas. Para unos la culminación de la libertad era el autodominio absoluto; para otros, la humanización del conjunto de instintos y pasiones; para éstos significa la toma total de la autoconciencia; para aquéllos, la reproducción completa del macrocosmos en el microcosmos; hubo quienes interpretaron el libre albedrío o la la libertad como la toma de conciencia de las facultades esenciales de uno mismo, para considerarla otros como el dominio del mundo exterior de la naturaleza objetiva“. Fascinante. Leer a los contemporáneos de Leonardo, comprender su sentido de la libertad, es delicioso y enormemente práctico (para la negociación, para la empresa, para la sociedad, para la vida). Como escribió el propio Da Vinci (y es aplicable a los inicios del siglo XXI como a los del XVI), “no estamos ante una época de cambios, sino ante un cambio de época”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.