Atrévete a cultivar tu talento

Ayer fue el cierre de la segunda edición del
Programa Superior de Liderazgo Innovador y Coaching Estratégico de ESIC en
Zaragoza. Aquella iniciativa conjunta de Javier Pardo (APD Aragón) y Jorge
Mateo (ESIC Zaragoza) hace un par de años ha calado como uno de los programas
de más éxito de esta institución educativa en toda España y una de las
iniciativas de desarrollo de más éxito mejor reconocidas en la ciudad del Ebro.
Enhorabuena a todos los participantes (desde hoy mismo, miembros de AECOP, la
Asociación Española de Coaching) y a los organizadores. Es más que probable que
repetiremos en 2014, con permiso de la autoridad y si el tiempo no lo impide.
Antes del cierre, tuve algo de tiempo para ver en
los cines Palafox la última película interpretada por José Coronado, Hijo de caín. Este thriller de Jesús
Manllaó trata de Nico Albert
(David Solans), un adolescente de carácter muy introvertido, inteligencia
excepcional y una única afición: el ajedrez. Carlos (José Coronado) y Coral
(María Molins), preocupados por la extraña actitud de su hijo, deciden
contratar al psicólogo infantil Julio Beltrán (Julio Manrique). A través de la
terapia y de la afición común al ajedrez, Julio irá conociendo el mundo de Nico
y se adentrará en las complejas relaciones de esta familia aparentemente
normal. Descubrir la verdad a tiempo será la única opción para evitar que las
vidas de los inocentes acaben irremediablemente truncadas. Puedes ver el
tráiler en http://trailers-de-peliculas.labutaca.net/hijo-de-cain-2013
Una película muy recomendable. Excelentes
interpretaciones (especialmente Coronado, que está formidable), un estupendo
guión de David Victorí) hoy afincado en Hollywood) sobre la novela de Ignacio
García Valiño. “Lo mejor de este
film es cómo Monllaó nos lleva de la película de terror con niño malvado hasta
el policíaco, el melodrama familiar y la crítica al poder del dinero, con
talento y brillantez formal”, escribió Pere Vall en Fotogramas. Lo suscribo al
100%. Ojalá funcione muy bien en taquilla.
En la cena de
clausura del programa de Master, celebrada en la Junquera, hemos tenido una
grata noticia, la presencia de Pedro García Aguado, que fue jugador de waterpolo
de la generación de oro (Barcelona 92) y que ahora triunfa en la tele con el
programa Hermano Mayor y El Campamento (Cuatro). Estuvimos hablando de sus casos de
“terapia televisiva” y las similitudes y diferencias con el coaching ejecutivo
y lo pasamos estupendamente.
Pedro García
Aguado nos regaló a cada uno de los comensales un ejemplar de su libro Mañana lo dejo, subtitulado Confidencias de un campeón olímpico que
venció a las drogas y al alcohol.
En algo más de 150 páginas, nos cuenta su
ascenso a la élite deportiva (comenzó en el waterpolo a los 12 años; junto con
el tristemente fallecido Jesús Rollán, llegó a la ciudad condal con 17 años,
fue elegido mejor jugador de la Liga en 2001, perteneció a nuestra selección
nacional, la que brilló en los Juegos de Barcelona -medalla de plata- y Atlanta
–oro-), su caída en la adicción y cómo su cuerpo y mente dijeron basta a la
destrucción personal. Toto (como le llaman sus amigos) logró escapar del
alcohol y de la cocaína, y ahora ayuda a los jóvenes problemáticos a romper su
círculo vicioso.
Y esta tarde,
Feria del Libro de Madrid. He estado firmando ejemplares de El per-verso libro de las carencias del alma,
junto con la gran poeta Yolanda Sáenz de Tejada. Un libro que ha recibido unas
críticas excelentes de quienes lo habéis leído. Muchísimas muchísimas gracias.
Esto se mueve,
en el cambio de época. Tal vez no a la velocidad que quisiéramos, pero
inexorablemente y sin marcha atrás.

Un comentario sobre “Atrévete a cultivar tu talento

  1. Buenas noches, señor Cubeiro. Recuerdo perfectamente que el domingo, 1 de junio de 2013, escribí un comentario a su entrada en el blog. No lo veo ahora. También el viernes, 31 de mayo, escribí algo como avance a la nefasta opinión que tengo sobre usted y los que se dedican como usted a vender humo con las emociones.
    Compruebo que su ‘escuela’ va viento en popa. Mientras haya imbéciles que les paguen e idiotas que se dejen engañar, qué alegría, ¿no? A ver si al menos quienes gestionan el dinero público se enteran de una vez por todas que somos servidores y no empresarios ni empleados de éstos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.