Steve Jobs y el profeta en su tierra

Último miércoles de
septiembre, entre dos Comunidades a las que adoro, en el Cantábrico y en el
Mediterráneo. Vuelo Santander-Madrid a las 7,30 de la mañana (después de
haberme tomado el imprescindible sobao pasiego en la cafetería del aeropuerto
de Parayas) y, tras el desayuno con una de las principales líderes españolas,
vuelta a Barajas para volar a Palma de Mallorca a la hora de comer. Por la
tarde, Cine Fórum Empresarial APD con la película JOBS, recién estrenada.
Gracias, Mercè, a ti y a todo tu equipo de APD Zona Mediterránea (que en
Baleares preside Sebastián Escarrer), por estar en vanguardia de las
iniciativas empresariales.
Ayer me recogieron en el
aeropuerto de Santander el vicerrector de Estudiantes, Empleabilidad y
Emprendimiento de la UC, Rafael Torres, y mi buen amigo Carlos Herreros de las
Cuevas. Almuerzo en el Chiqui con ellos Pablo, Paco y Héctor, que forman parte
del Foro UC-Empresas de la Universidad de Cantabria, en el que no podían faltar
unas deliciosas rabas de peludín. A los postres se incorporó Pablo Herreros, el
primatólogo más reconocido de nuestro país, que acaba de estar con Eduard
Punset en Pineda de Mar. Pablo próximamente publicará el libro Yo, mono, que leeré con toda seguridad.
Fue un placer verle después de que compartiéramos el último Congreso de la
Felicidad en el Trabajo en A Coruña. Y conferencia a las 7,30 pm en la
Universidad de Cantabria sobre las relaciones entre la Universidad y la Empresa
desde el punto de vista del talento.
Muchas gracias a todos ellos
(especialmente a Pablo de Castro, anfitrión perfecto de la visita, que siempre
está a la última en las nuevas tecnologías) y a los participantes en el acto
(que me hicieron un montón de preguntas, desde lo que deben hacer las empresas
que altruistamente se acercan a la Universidad y no encuentran respuesta de
alumnos ni de profesores –estamos en un mundo paretiano- a los riesgos del
nacionalismo). Aun a riesgo de dejarme en el tintero a muchas personas (os pido
disculpas de antemano), quiero agradecer a Jesús y a Antonio, a Pablo, a José
Miguel (un abrazo al gran Enrique Campos), a los grandes cocineros Jesús
Sánchez (El cenador de Amós) y Koldo (La vinoteca; exquisita la cena con Pablo,
Bernardo y Eduardo), a las profesoras de CESTE Mª Eugenia y Mª Cristina (La sensación de fluidez es el libro de
texto de Liderazgo en la Escuela de Turismo), a tantos y tantos amigos que se
acercaron a la Universidad…
Me presentó Carlos Herreros
de las Cuevas, presidente de honor de AECOP como un servidor. Dije de él antes
de empezar a conferencia, y lo creo firmemente, que es uno de los mejores
coaches no solo de habla hispana, sino del panorama internacional. Actualizado
permanentemente (le apasiona la neurociencia), dedicado, autor de libros de
gran calidad, profesional de gran prestigio… Cantabria debería tenerle en más
estima, pero nadie es profeta en su tierra. Imagino que Jobs, para sus vecinos,
nunca dejó de ser un friki excéntrico. Tampoco él sería “profeta en su tierra”.
Como sabes, este dicho
proviene de los Evangelios (el propio Jesús de Nazaret no dejó nunca de ser el
hijo del carpintero para muchos de sus vecinos) y es un “daño colateral” del
Efecto Pigmalion, de las expectativas que tenemos sobre los demás. Un vecino,
al que hemos visto crecer y desarrollarse, no puede ser un héroe, porque los
mitos necesitan cierta distancia.
Admiramos, hasta idolatramos,
a un Steve Jobs al que apenas conocemos por su vídeo en la Universidad de
Stanford, por sus citas y por los panegíricos que han escrito sobre él, y no
tomamos en justa consideración a personas cercanas a [email protected] que han realizado
logros notables.
Esto ya lo decía el humorista
Gila: “¡Es que es americano!”. Una lástima. Me gustaría que Carlos Herreros, y
los grandes talentos como él, [email protected] mejores coaches, fueran profetas en su
tierra.
En cualquier caso, he
encontrado a la tierra de mi madre un tanto baja de tono, de estado de ánimo. El
proyecto eólico quedó en nada, el Rácing está en Segunda, el Centro Botín
aparece como una gran esperanza para la capital y la región… Incertidumbres y
dudas en la bella tierruca.
He estado leyendo en Cantabria Negocios sobre los
emprendedores en tiempos de crisis (ya sabes, en realidad se trata de un cambio
de época, del inicio del Talentismo). En julio se crearon 62 nuevas empresas,
11 más que en el mismo mes en 2012 (este crecimiento es el doble de la media
nacional). Emprendimientos como Xtratos, Shop&Go o conMymo. Por otro lado,
la Universidad de Cantabria, que ha visto descender su presupuesto desde los
124 M € a menos de 100 entre 2012 y 2013, ha reducido las tasas un 4’7%.
Cantabria es, tras Galicia, la Comunidad Autónoma donde la educación superior pública
es más asequible.
Anoche recordábamos los
momentos de crecimiento del empleo y de desarrollo tecnológico en esta región.
Ojalá vuelvan pronto. Cantabria merece crecer y desarrollarse sosteniblemente,
para aprovechar como debe el talento con el que cuenta.      

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.