La maldición de Bela Gutman y los 88 peldaños hacia el éxito

Anoche llegué a
Madrid a tiempo para ver el final de la prórroga y los penaltis de la final de
la Europa League entre el Sevilla y el Benfica. Lo lamento mucho por mis
compañeros lisboetas; sin embargo, el deporte tiene estas cosas. Por otro lado,
me alegré mucho por Unai Emery (con quien, como sabes, escribí el libro
‘Mentalidad Ganadora’). Es un coach joven y ya es campeón de Europa. Está en la
élite, como merece.
El Sevilla es
tricampeón (tres veces campeón de Europa League; cuando la Dra. Leonor Gallardo
y un servidor publicamos ‘Liderazgo, empresa y deporte’, el Sevilla era el
mejor club del mundo). Tres finales, tres victorias. El Benfica sufre “la
maldición de Bela Guttman” (de la que nadie quería hablar estos días en
Portugal, que venera al entrenador Jorge Jesús). El entrenador que fue
despedido en 1962 y declaró que en 100 años el Benfica no ganaría ninguna
competición europea. Desde entonces, más de medio siglo, ocho finales (dos consecutivas,
el año pasado y éste) y ocho perdidas…
Más allá de creer
en el “mal fario”, esa maldición demuestra el poder de las expectativas, de las
que hablamos en ‘Código Mourinho’ (que en Portugal ha sido un éxito, como he
podido comprobar esta semana) y en ‘Mentalidad Ganadora’. Es el archiconocido
“efecto Pigmalion” que funciona en todo tipo de organizaciones: en la escuela
(Rosenthal), en la empresa e incluso en el amor. Y también el “factor
Wallenda”, esencial en el Liderazgo (“si crees que te vas a caer, te caes”).
Beto, el portero
sevillista criado en la Academia (la cantera del Sporting de Portugal, donde
también se forjó Cristiano Ronaldo), fue el héroe del partido. Rakitic fue
elegido MVP (jugador más valioso del partido). Unai fue muy valiente, colocando
a Coke y a Alberto Moreno a la altura de Bacca cuando su conjunto tenía el
balón. Rakitic fue el hombre orquesta que cohesionó a su equipo (54’6% de
posesión del balón). Entre él, su escudero Reyes (sí, Reyes) y Vitolo secaron
al Benfica, y especialmente a su figura Nico Gaitán. “Las águilas” solo pudieron
lanzar balones al área, y Fazio, Nico Pareja, Mba (el salvador en Mestalla) y
el portugués Carriço (el tercer luso en el conjunto andaluz) se desfondaron.
Con la extenuación, llegaron los penaltis. Y ahí los dedos de Beto (que lloraba
como un niño tras la final, dedicándole el título a su padre) fueron
definitivos. Hace 7 años (el Sevilla ganó por penaltis la final al Español) el
MVP fue Palop. Su espíritu estuvo ayer en Turín. Como bien dijo ayer Unai, si
no se sufre el éxito sabe a poco.
En el capítulo de
oportunidades de mejora, un estadio de 41.000 espectadores (magnífico, como
pudimos comprobar personalmente hace unas semanas precisamente en un partido de
Europa League de la Juve), 7.000 se quedaron vacíos porque eran de los
patrocinadores y no los colocaron. Una lástima. En fin, “Spanish Supercopa”
entre el Sevilla y uno de los equipos madrileños el 12 de agosto en Cardiff. La
disfrutaremos.
En otro orden de
cosas, he estado leyendo ‘Los 88 peldaños del éxito’ de Anxo Pérez, con prólogo
de Pablo Motos. De las 88 píldoras de este emprendedor originario de Finisterre
que ha sido intérprete del presidente Obama, me quedo con éstas “máximas” (así
las llama Anxo): “El enemigo de la vida no es la muerte. Es el
desaprovechamiento” (Carpe Diem: el caramelo que no comes, lo pierdes), “Soñar
es traspasar límites”, “Los tesoros se encuentran fuera de casa”,
“Incon-fórmate y ¡actúa!”, “Entre la cuna y la tumba solemos encontrarnos unos
8-10 momentos-atrévete (Risto los llama “momentos mecedora”, de fluidez a
partir del reto), “El éxito no se encuentra en el éxito, sino en su antesala
(el viaje)”, “No combatas la tormenta. Atraviésala”, “Piensa menos en tu
carrera y más en para qué corres”, “El binomio del éxito son dos caras:
autoconfianza y humildad (una persona arrogante busca brillar; una persona
humilde busca crecer)”, “El Amor (a un servidor le gusta ponerlo con
mayúsculas) no puede ser exigido sino merecido”, “Los tres arrastres son la
sonrisa, las palabras y el agradecimiento”, “Invierte más en aprovechar lo
bueno que en corregir lo malo”, “Rodéate de personas que reman hacia el mismo
puerto que tú”, “Sé interesante (degustador de instantes)”, “La educación no
hace que tu vida sea más larga, pero sí más allá”, “No des respuestas;
provócalas (no aportes la aguja, retira la paja)”, “Por un borrón, no tires el
cuaderno (aprende a gestionar la frustración desde la serenidad)”, “Los cuatro
pilares de la perseverancia son el propósito, el contacto con el objetivo, la
cuantificación (MARTE) y el equipo de apoyo”, “La clave no está en tener buenas
ideas, sino en crear el entorno (capital organizativo) para que las personas
las sigan”, “Hay criticas constructivas, destructivas y envenenadas (si las
adversidades son vientos, conviértete en fuego)”, “Ser [email protected] es perder el
control; ser [email protected] es mantenerlo”, “No cuentes 10 cosas que vayas a hacer;
cuenta una que ya has hecho”, “En el capitalismo, el dinero compraba objetos;
en el Talentismo, compra vida (experiencias)”, “Tanto si te consideras joven
como [email protected], tendrás razón”, “Nunca juzgues una decisión del pasado con
información del futuro”, “Buscar la excelencia y no el éxito es el mejor modo
de encontrarlo (ten foco, no te disperses, y mantente fiel a tu visión)”, “La
vida es un escenario (Shakespeare), donde [email protected] actúan y [email protected] observan”.
Gran libro. No te
lo pierdas. Sabio, práctico y útil (elige tus máximas y trábajalas con tu
coach, te recomiendo). Como nada es casual, ha salido al mismo tiempo que nuestro
‘Atrévete a motivarte’ (y es del mismo editor, el gran Roger Domingo). Roger,
me tienes que presentar a Anxo, premio Emprendedores, creador de 8Belts, toca
seis instrumentos musicales, posee cinco titulaciones universitarias y domina
nueve idiomas (ha vivido en China, Bélgica y EEUU). Un tipo especial, sin duda.
He disfrutado de
esta enorme lectura mientras escuchaba la banda sonora en castellano de ‘Les Misérables”,
grabación en directo desde el Teatro Lope de Vega de Madrid. ¡Qué mejor forma
de celebrar San Isidro! Mi gratitud a Anxo, a Roger, a la compañía y a Stage
Entertainment. Leer el libro de Víctor Hugo (“No hay nada más poderoso que una
idea cuyo tiempo ha llegado”) y gozar del Musical son ineludibles como seres
humanos.    

Deja un comentario