Por qué a los CEOs no les preocupa el Talento… y cómo remediarlo

Esta mañana
hemos tenido en Barcelona un IPT (Interacción Potenciadora de Talento) sobre el
Liderazgo en estos nuevos tiempos post-crisis, híperVUCA (más inciertos que
nunca), en los que la respuesta debe ser la Visión, la Unión, el Compromiso y
la Agilidad.
A los primeros
ejecutivos (sean Presidentes, CEOs -Consejeros Delegados- o Directores
Generales) en general no les preocupan las causas, sino los efectos. En
realidad, que la empresa sea rentable (que gane dinero, para contentar en lo
posible a los inversores y accionistas) y que sea sostenible (que se mantenga
en el tiempo). Para lograr esas metas, cuenta con un equipo: el/la profesional
que se ocupa de las cuentas, de las finanzas, de la administración (el/la
Directora/a [email protected]), quien se ocupa de las ventas (Dirección Comercial) y
del posicionamiento (Dirección de Marketing), de los bienes y servicios
(Director de Producción o de Operaciones)… y del talento (el/la DRH que debe
irse convirtiendo, para ser [email protected], en un/a Chief Learning Officer).
La empresa, tal
como la conocemos, corre serio riesgo de extinción (de los 75 años de
“esperanza de vida” de las organizaciones en la década de los 40 hemos pasado a
15, y en España a 12 años). Y todo, por la supervivencia del organismo vivo más
adaptable al entorno (selección natural), cuya tasa de cambio es igual o mayor
al del mismo (Ley de Revans). Como consecuencia, las cinco grandes
preocupaciones del CEO son la productividad, la innovación, la eficiencia, la
pérdida de talento y la atractividad.
La productividad
es la capacidad de una empresa de producir en relación al número de
profesionales con los que cuenta. La palanca de la productividad es,
precisamente, el propio talento. Las personas más valiosas, que aportan mayor
valor, son mucho más productivas que la media (en los años 90, entre un 40% y
un 120% más productivas, según Hunter y Schmidt; en la actualidad, segunda
década del siglo XXI, entre un 400% y un 500%). La clave está en atraer,
desarrollar y comprometer el talento, lo que llamamos el ciclo estratégico del
talento.
La innovación,
como decía Steve Jobs, distingue a los líderes de los seguidores. Y se
consigue, curiosamente, a través de la felicidad (las personas felices son el
triple de creativas). Hemos de pasar, ya sabes, de Jefes a GeFes (Generadores
de Felicidad).
La eficiencia
(la utilización de los menores recursos posibles) depende en mayor medida que
ninguna otra variable del orgullo de pertenencia. ¿Cómo se fomenta el sano
orgullo? Desde lo que Silvia Damiano llama las 3 E (en inglés): Enjoy
(Disfrute), Emotional Connection (Conexión Emocional) y Empowerment
(Apoderamiento, Delegación, Autonomía).
La fidelización
del talento, para que no se nos vayan [email protected] mejores, depende en un 70% del
verdadero liderazgo (“trasladar la visión a la realidad, según Warren Bennis).
El desarrollo del liderazgo, a todos los niveles de la empresa, no se
improvisa.
Y la
atractividad (el Employer Branding) depende de una Propuesta de Valor al
Talento que incluye lo que una empresa tiene (ciclo estratégico del talento),
lo que una empresa es (Human Age Company) y de su reputación (no sólo serlo,
sino parecerlo).
Las empresas con
“jefes de personal” arcaicos, que confunden el reclutamiento y la selección
clásicos con la atracción de talento, la automatización con la tecnología como
trampolín de talento, la formación (imprescindible) con el desarrollo integral,
el cumplimiento con el compromiso, las salidas (más o menos pactadas) con la
desvinculación elegante, están abocadas a desaparecer pronto, muy pronto. Las
organizaciones que se toman en serio su talento individual y colectivo son
inequívocamente más productivas, innovadoras, eficientes, estables y
atractivas.

Empresas con
gente joven (independientemente de la edad, porque “[email protected] es joven mientras sus
sueños superen a sus añoranzas”) y con talento (poner en valor lo que sabemos,
queremos y podemos hacer). “Si eres joven y con talento, es como si tuvieras
alas” (Murakami).      

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.