El supremo arte de vivir mejor

En esta deliciosa Semana Santa, hoy hemos
aprovechado para visitar Cartagena. Una ciudad de 200.000 habitantes en una
comarca, Campo de Cartagena, de 400.000 (es la 22ª localidad de España y la 16ª
zona metropolitana). Fundada por Asdrúbal el Bello en el 227 aC sobre un
asentamiento ibérico (Mastia), tuvo su apogeo durante el Imperio Romano con el
nombre de Cartagho Nova. Fue uno de los enclaves bizantinos en la Península
(Carthago Spartaria), destruida por los visigodos y entró en decadencia hasta
el siglo XVI. Renació por la importancia estratégica de su puerto (al que
escribió Cervantes), vivió la insurrección de 1844 y la rebelión cantonal de
1873. Durante el siglo XX basó su economía en la explotación de cinc, plata y plomo
de su sierra minera. En la actualidad es uno de las tres bases navales más
importantes de nuestro país (con Rota y Ferrol) y destaca en construcción y
reparación de barcos, refinado del petróleo y exportación de aceite de oliva,
frutas, hortalizas, esparto, vino y productos metálicos. Es muy interesante
como emergente destino turístico (Cartagena, ciudad de tesoros); sus
procesiones de Semana Santa (desde 1663), con esculturas de Salzillo y
Benlliure y mantos y bordados del XVIII y el XIX, fueron declaradas de Interés
Turístico Internacional en 2005. Cartagena cuenta con cinco Universidades y
ocho Museos importantes. Son personajes ilustres de Cartagena, además de su
fundador Asdrúbal y Aníbal (que partió de la ciudad para tomar Roma), San
Basilio (discípulo de Santiago), San Isidoro, el obispo Licinio de Cartagena, el
poeta Hazim al-Quartayanni, el explorador Juan Fernández (descubridor de Neuva
Zelanda), el liberal Juan Antonio de Padua Florián, el compositor renacentista
Sebastián Raval, los héroes de Trafalgar Antonio de Escanio (oficial) y
Baltasar Hidalgo de Cisneros (almirante), Isaac Peral (1851-1895), el zoólogo
Marcos Jiménez de la Espada, el arquitecto Víctor Beltri, el militar y ministro
José Luis Beigbeder, el torero “Gavira”, Ramón Serrano Suñer (fundador de la
ONCE y de la Agencia EFE), el poeta Antonio Oliver (generación del 27), la
escritora Carmen Conde (primera mujer en la RAE), el historiador del arte
Alfonso Pérez (director del Museo del Prado), Joaquín Navarro-Valls, Arturo
Pérez-Reverte, Eduardo Zaplana, Federico Trillo, Ortega Cano y el bailarín José
Carlos Martínez (director artístico de la Compañía Nacional de Danza).
Hoy he leído ‘El arte de vivir mejor, de
Pedro Martínez Ruiz. Para el valenciano Pedro Martínez Ruiz (1977), licenciado
en informática y en ADE, lo que da sentido a la vida es “cruzar los límites
autoimpuestos y los miedos, dando lo mejor de sí para inspirar a otras personas
a superarse”.
Avalado, entre otros, por Fernando Botella,
Teresa Baró, Patricia Ramírez o Miriam Díaz.Aroca (prologuista),  Pedro nos propone:
Averiguar
cuál es el propósito de tu vida
. “El primer paso para conseguir lo que
queremos es precisamente saber qué queremos”. Ya lo destacaba Warren Bennis,
padre del Liderazgo.
Salir
de tu zona de confort
, con 9 propuestas: el momento es hoy, decisión,
acción, foco, felicidad, no darle vueltas, optimismo, simplicidad y
protagonismo (no ir de víctima, sino de ganador/a).
Cultivar
tu talento
: hay un talento natural (predisposición) y uno adquirido (10.000
horas). Víctor Frankl: el talento no lo inventamos, lo “identificamos”. Pedro
nos presenta 34 talentos (Gallup) y cinco dominantes (Buckingham y Clifton).
Entrenar
la resiliencia
(sobreponerse a los golpes).
Superar
las creencias limitantes
(efecto Pigmalion) y aumentar tu motivación (desenmascarando seis falsos mitos y con 12
útiles herramientas).
Sacar
partido a tu Inteligencia Emocional
(las personas EI comparten 10
características). “Las emociones positivas nos proporcionan beneficios
importantes”.
Enfadarte
menos
(“la persona que te enfada te domina”). El cortisol se reduce con
buena alimentación, sin bebidas excitantes, sueño, relajación.
Estirar
el tiempo
: planificación, concentración, asertividad, consciencia (“haz
pronto lo que no te gusta”), delegación, movimiento.
Decidir
ser feliz
. El Dalai Lama tiene 18 reglas al respecto (www.guioteca.com/autoayuda/dalai-lama-sus-18-imperdibles-reglas-para-vivir-con-plena-armonia/).
Estar
presente
(mindfulness).
Disfrutar
de la calma que da el perdón
.
Dar
sin esperar nada a cambio
(Generosidad).
Beneficiarte
de la música, del sentido del humor.
En definitiva, Pedro Martínez Ruiz nos ayuda (como
dice Sonia Marquès en el epílogo) a que nos atrevamos a “ser quienes somos”.
Feliz encuentro, feliz reencuentro.
Un libro claro, conciso y bien escrito, que
recoge nuestras prioridades para una vida plena, armónica y feliz. Gracias,
Pedro, por este texto.
El autor menciona (y recoge la letra) de ‘Sólo
tú’ de Paula Rojo: www.youtube.com/watch?v=v0TFfDw_Q6s
“La caja de mis recuerdos,/ los que ya apenas recuerdo/ si tú no estás en ellos…/
Sólo Tú”. “Sólo Tú le das sentido a mis sueños, y haces que ría llorando…”

Deja un comentario