Dar órdenes o faciliar el orden: Reinventar las organizaciones

Jornada del Club de Excelencia en Gestión en
la Talent Tower con 25 profesionales de organizaciones que siguen el Modelo
EFQM sobre ‘Reinventar las organizaciones’ de Frederic LaLoux, explicado por
David Martí.
David Martí (@DavidMarti1965) es el gerente
del Conservatori Municipal de Música de Barcelona. Violinista consumado, ha
vivido en Wisconsin, Amsterdam, Madrid y actualmente en el Montseny y ha
estudiado en ESADE. A los 27 años decidió pasarse a la Gestión Cultural. En sus
palabras: “Me gusta compartir cosas que me apasionan con los demás. Cuando me
llama alguien, no tengo derecho a decir que no”. Ha presentado las principales
ideas del libro de Leloux, prologado por él en su edición en castellano. En
apenas un mes se publicará la guía ilustrada.
David nos ha hablado de los paradigmas
organizativos: Naranja (el clan mafioso), Ámbar (el ejército), Naranja (la
máquina), Verde (la familia), Turquesa (el sistema complejo). ¿Dónde está tu
organización? ¿Dónde quiere estar?
Ha tratado la sostenibilidad de las
compañías. El reto es cambiar estructuras, culturas, organizaciones para
funcionar con más eficacia. En el prólogo, David Martí escribe sobre “Lo obvio
eludido”, citando a Feldenkrais.
Los 3 principios de las organizaciones
turquesa son:
– Responsabilidad individual
– Plenitud
– Sentido evolutivo
“Me reconozco en conflicto con lo que veo. No
por fe, sino por tics (modelos anteriores)”, David Martí.
Responsabilidad individual: ni cargos ni puestos
de trabajo, equipos autogestionados, sin pirámides jerárquicas, Comunicación No
Violenta, de Rosenberg. Flexibilidad, autoevaluación, todos toman decisiones.
Plenitud: Sin máscaras, con la energía
masculina + femenina, espacios físicos adecuados, silencio, motivación.
Procesos de selección, acogida, evaluación, retribución y desvinculación más
avanzados. Se ahorra energía en el clima laboral.
Sentido evolutivo: procesos de innovación. Se
observa aquello que funciona sin pretender imponerlo a los demás. Poca energía
en procesos estratégicos y redacción de presupuestos. No grandes procesos de
cambio, sino adaptaciones graduales.
David Martí nos ha contando que la palabra
“conservatorio” procede del italiano “i conservati”, los orfanatos del siglo
XVIII, con maestros como Vivaldi en Venecia y Antonio Caldara en Nápoles. De
ahí a escuelas de música. En Barcelona, el conservatori municipal tiene 500
alumnos y atiende a 23.000 ciudadanos. Hay 700 jubilados empezando música desde
0. “Empiezas a decir que sí y pasan cosas”. El edificio (en la calle Bruc)
forma parte de la ruta del Modernismo. Han llegado a un acuerdo con la Fundació
Concepció Juvanteny (de huérfanos) con lo que “cierran el círculo”.
También ha citado el vídeo y libro ‘El
maestro ignorante’ de Itay Talgam, que pronto saldrá en castellano (he hablado
de este libro en el Blog, 29 de diciembre de 2015). Y ha contrapuesto dos
interpretaciones del ‘Preludio para la siesta de un fauno’ (1894) por la
Filarmónica de Berlín con Herbert Von Karajan (www.youtube.com/watch?v=0EOhDy5MKqE)
y la Orquesta de la School of Music de la Universidad de Maryland, concebido
por James Ross (www.youtube.com/watch?v=782GpSv9pTM). “El amplísimo espacio
horizontal cuando alguien se atreve a cambiar”.
Nuevo rol del líder:
– Sostener el espacio
– Portavoz público
– Percibir el siguiente paso
– Predicar con el ejemplo
David ha sido muy inspirador. Posteriormente
hemos debatido sobre el Liderazgo, la Fluidez, el Talento, las jerarquías, etc.
 
 Como
ha dicho David Martí, el Liderazgo Innovador no trata de “dar órdenes”, sino de
“facilitar el orden”. Por eso se ejerce de otra manera. Gracias por tu
magisterio. En esta “era del eufemismo”, hemos de pasar del control a la
confianza.
Mi gratitud además a José Manuel, Pablo,
Andrea, Miguel, Ana, Ricardo, Enrique, Mariano, Maite, Fermín, Montse, Ramón,
Raquel, Ramón, Belén, Luis Miguel, Mariano, Gustavo, Susana, Paco, Nayra y
Mercedes por participar en la sesión de esta mañana. Y a María A. Sánchez, que
en su día me recomendó ‘Reinventar las organizaciones’.
David Martí nos ha recomendado el artículo ‘El
problema de las orquestas: por qué no sonríen más’ www.schmopera.com/the-orchestra-problem-should-they-smile-more/
Cuando los maestros no tienen control sobre el proceso (no están “empoderados”),
sufren incluso más que los funcionarios de prisiones. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.