Ética, Emprendizaje y Empleabilidad

Vuelo a las 7 de la mañana de Madrid a Bruselas. Desgraciadamente hoy no he podido estar en Barcelona en la MasterClass de mi admirado José Antonio Llorente sobre Reputación Corporativa ligada al Talent Magnet, organizada por el Human Age Institute. Ha sido un éxito de público, con más de 150 profesionales. Más allá de la conflictiva política, la Catalunya real se mueve. Mi gratitud a José Antonio, a Loles, Óscar y el equipo de Human Age y a [email protected] [email protected] asistentes.

Hemos tenido el honor de ser invitados por CSR Europe (la organización de la Unión Europea que se dedica a la Responsabilidad Social Corporativa y ha sido encargada del programa de empleo juvenil, entre otras grandes iniciativas) para debatir con su Board sobre el futuro del empleo de [email protected] jóvenes. Como suele decir Montse Moliner, la RSC está en nuestro ADN, en nuestra identidad personal. No concebimos la actividad de las compañías sin su acción responsable de retorno a la sociedad, de generación de valor compartido, especialmente en esta nueva era, el Talentismo, en el que las empresas, precisamente por su capacidad de gestión y liderazgo, tienen tanto poder/influencia para el bien o para el mal. Es un privilegio debatir con un Comité de Dirección de tan alto nivel sobre el Futuro del Empleo en Europa.

Tres claves sobre las que hemos querido centrar nuestra aportación en este importante foro de debate.

La Ética: citando a José Antonio Marina, “la ética es el modo más inteligente de vivir”. En este mundo de posverdad en el que las personas pueden vivir en “planetas de información completamente diferentes” (Barack Obama), resulta esencial reivindicar la ética. El comportamiento íntegro de los dirigentes, desde la honestidad y el bien común, así como enseñar que la ética es lo más conveniente, aunque no siempre sea lo más fácil (si algo nos enseña el “Behavioral economics”, la Economía Conductual, es que se suele elegir lo fácil a lo correcto). ¿Cómo conciliar progreso económico con bienestar social? Desde la Ética. Y dentro de ella, desde la ética laboral. Desde el sentido del honor (tener en cuenta los propios deberes como ser humano, además de los derechos). La ética es más importante que nunca y debe estar en nuestra visión compartida, en nuestra inspiración, en una sociedad fracturada. [email protected] líderes pueden serlo faltando a la verdad, a la bondad y a la belleza (la tríada platónica), pero no deberían mantener su liderazgo caso de ser así. La Ética en el corazón del pensamiento crítico, la “novena competencia” de la Unión Europea.

Empleabilidad, concepto acuñado por Sumantra Ghoshal en 1997 (el mismo año de la “guerra por el talento”, coetáneo de la Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, el Cuadro de Mando Integral de Norton y Kaplan, el “Yo, S. L.” de Tom Peters). Es la capacidad para una persona de conseguir y crear un empleo, por cuenta propia o ajena, satisfaciendo sus necesidades económicas y de desarrollo (subrayo estos dos últimos puntos, porque el empleo de nuestro talento debe ser digni y justo y porque el talento que no se aprecia se deprecia). Con la digitalización (“todo lo rutinario se automatizará”), la empleabilidad conecta con lo privativamente humano: la creatividad, la inteligencia emocional y la resolución de problemas complejos. [email protected] líderes digitales, siguiendo a Tomás Chamorro-Premuzic (exCEO de Hogan y actual Chief Talent Scientist de ManpowerGroup) deben contar con las cuatro competencias nucleares: Adaptabilidad, Iniciativa, Persistencia y Brillantez (“Smart & curious”), además de la Learnability, Emprendizaje y Valentía.

Learnability, concepto acuñado por Mara Swan: la capacidad de aprender a un ritmo igual o incluso superior al del entorno. Aprender debe formar parte de nuestras vidas, de forma que le dediquemos al menos un 20% de nuestro tiempo (en la sociedad del espectáculo, el aprendizaje debe ser divertido, en absoluto tedioso). Leaders as learners, [email protected] líderes como [email protected], como entrenadores/as. Aprender desde el desarrollo integral, desde la Educación, la Exposición y la Experiencia.

Aprender a emprender. Consideramos a las personas emprendedoras como aquellas que se sienten enganchadas a un proyecto vital. Por tanto, emprender es cuestión de emociones (de movernos, de conmovernos), de “engagement” (implicación, compromiso), de proyecto (desde un reto movilizador, ilusionante, elevamos nuestras capacidades) y desde la optimización de nuestra vida para ofrecer nuestra mejor versión.

Y esa Exposición personal, desde la Valentía. Citando a Aristóteles, mi coach favorito, el justo medio entre la cobardía y la temeridad. Nada más y nada menos. El Talentismo es tiempo de valientes.

Agenda para el Empleo Juvenil (para un servidor, [email protected] es joven mientras tenga más sueños que añoranzas): desde la imprescindible Ética, Empleabilidad post-digital (creatividad, inteligencia emocional y resolución de problemas complejos), Liderazgo nuclear (adaptabilidad, iniciativa, persistencia y brillantez) y digital: Learnability, Emprendizaje (sentirnos [email protected] a un proyecto vital) y Valentía.

Con toda modestia, tenemos una Visión del Futuro del Empleo (de hecho, desde el presente) que hemos tenido el privilegio de compartir en el seno de la Unión Europea. Si sabemos lo que hemos de hacer, ¿no tendremos el coraje de ir a por ello?

La música de hoy es doble. De una parte, el himno de la alegría de Beethoven por la Orquesta Sinfónica Hispalense con el Coro de la Universidad de Sevilla y la de Leipzig.

Y de otra, ‘Sueña’, interpretado por nuestro inolvidable Luis Miguel:

“Sueña con un mañana/ un mundo nuevo debe llegar”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.