La motivación como término perverso y el poder de las mujeres

Lunes de reuniones internas de proyectos, almuerzo sobre Davos con uno de nuestros principales clientes (el impacto de las últimas reflexiones del Foro Económico Mundial en su Estrategia de Talento y la relación con su Estrategia de Negocio: Liderazgo Digital, Talent Magnet, Talent Experience) y celebración/reflexión con el mejor call center de nuestro país en su sector: la Learnability como supervivencia (mantener el éxito).

Ya sabes que el primer día de la semana me gusta repasar los principales artículos del domingo. Comienzo, como tantas veces, con José Antonio Marina, que eligió “motivación” como palabra pervertida. “Estar motivado” significa “tener ganas de hacer algo”. Parece que el mundo se detiene si se pierde ese deseo. “Nuestros alumnos deben saber que hay cosas que hay que hacer aunque no se tengan ganas de hacerlas, es decir, aunque no se esté motivado. Creyendo defender la libertad, se elogia la espontaneidad y se devalúa la obligación. Tremendo error, porque la libertad se aprende obedeciendo”.

Fernando Aramburu reflexionaba sobre 1968, 50 años después. “Se revela como un destello intenso en la memoria colectiva”: Vietnam, Mao, las revueltas de París como acontecimientos relevantes.

Cine de Gestión: ‘Los archivos del Pentágono’ por Ignacio García de Leániz. La fidelidad a la misión de la empresa: “Quien tiene un porqué para vivir, ya se las arreglará para encontrar un cómo” (Nietzsche).

Y en el suplemento ZEN, a 72 horas de San Valentín: ‘No se pierda en el lenguaje del amor’ (Daniel J. Ollero), ‘Lo que dura el amor’ (Isabel Serrano-Rosa) y el eneagrama para comprobar compatibilidades, por Ana Sierra: perfeccionista, ayudadora, triunfadora, romántica, observadora, leal, entusiasta, desafiadora, pacificadora.

En ‘El País Semanal’, ‘Después del beso llega la tormenta’ por Inmaculada Ruiz. Parte de aquella frase de Julia Roberts en Pretty Woman, “Cualquier cosa menos besos en la boca”. Placer físico (dopamina, feniletilamina, oxitocina, testosterona y descenso del cortisol). “No vuelva a decir “no pasa nada, fue sólo un beso”. No se lo cree ni usted”.

Canción: ‘Adicto a tus besos’ de Wisin

En Fuera de Serie, los nuevos proyectos madrileños de Berasategui: en el antiguo Real Café y en el Hotel Velázquez, Grupo El Paraguas (Marta Seco y Sandro Silva) en la Plaza Independencia, Xavier Pellicer en Arima Hotel, nuevo chef en Club Allard (María Marte marcha a la República Dominicana), nuevo de Eneko Anxa en Euskalduna, Iván Domínguez en Palma de Mallorca.

‘Mientras mirábamos para otro lado’ por Moisés Naïm. “Euforia angustiada” en Davos. Trump dice que “América primero” no es “América sola”: ya veremos.

Tomás Pascual, presidente de FIAB y de Calidad Pascual: “Sube el consumo, los precios; hay margen para subir sueldos”. Enhorabuena por ser TOP Employer.

La historiadora Mary Beard, premio Príncipe de Asturias, por partida doble. Entrevistada por Carlos Fresneda en El Mundo: “Trump, Putin y Berlusconi son los últimos dinosaurios”, “Espero que las mujeres sean capaces de liderar sin hacer sonar su voz más profunda y cosas por el estilo”, “Se ha usado el poder como si fuera un arma. En inglés se dice “empuñar” el poder como quien empuña una espada”. En El País, ‘Las mujeres deben cambiar el poder’. Disociarlo del cargo, considerarlo como atributo; como la capacidad de hacer y de marcar la diferencia, como el derecho a ser tomado en serio. El poder como visión limitada, elitista, masculina, ligado a la popularidad (autoridad formal) debe ser reemplazado por el liderazgo innovador, el liderazgo femenino (autoridad moral): integridad, compasión, generosidad.

[email protected] a la nueva web, juancarloscubeiro.com Te animo a suscribirte al Blog y que participemos en la conversación. No son tiempos de silencio, sino de escucha atenta y de apoyo mutuo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.