El Talento de Spielberg nos devuelve a los 80

En estos días laborables de Semana Santa aprovechamos para cursos internos y reuniones de avance en proyectos de clientes.

Este jueves se estrena ‘Ready Player One’, la segunda película dirigida por Steven Spielberg del año (la primera fue ‘The Post’, Los papeles del Pentágono, con Meryl Streep y Tom Hanks). Basada en el best-seller de Ernst Cline (de esta novela hablé en el Blog el pasado verano), combina acción, tecnología (realidad virtual) y música de los 80. Mi hija Zoe la vio el pasado jueves (gracias, Ignacio, por la oportunidad) y le gustó mucho. Ayer Guillermo Abril le entrevistaba para ‘El País Semanal’ y Luís Martínez entrevistaba a Spielberg y Cline.

Steven Spielberg (Cincinatti, 1946) se sacó un pase de turista para Universal cuando tenía 16 años y al cuarto día saludaba amistosamente al conserje para pasar al estudio. Vio filmar a Hitchcock, actuar a Marlon Brando, aprendió a editar y se enamoró para siempre del séptimo arte. Seis años después le contrataron por su primer corto, ‘Amblin’. Su primer largometraje fue ‘El diablo sobre ruedas’ y el segundo, ‘Tiburón’ (1975). A sus 71 años, ha rodado 34 cintas y ganado tres Óscars. En su nueva peli ha creado un nuevo género de aventuras: OASIS es como Oz, pero sin salir de Kansas. “El mundo virtual se ha convertido en una prisión autoimpuesta para la humanidad”. En palabras de Spielberg: “Las redes sociales han creado una excusa para perder el contacto físico entre seres humanos. Me asusta. Creo en el valor de mirar a los ojos y tener una conversación”. “Cuando la gente dice que Tiburón o Star Wars arruinaron el negocio porque Estados Unidos desarrolló una mentalidad únicamente dirigida al taquillazo, es una teoría bastante corrupta nacida de personas sin ningún respeto por la historia del cine”. “Reemplacé a mi familia rota con personajes rotos a través de los cuales podía contar mi vida. Muchas de mis películas cuentan cómo era ser el hijo de un divorcio”. “Me gusta perderme. Y perder el control. Y cuanto mejor la película, más pierdo el control. Me convierto en un jugador en el escenario de otro, y lo amo. Y si es lo suficientemente bueno, olvido quién soy y dónde estoy. Esa es mi definición de una gran historia”.

Rodar una película sobre los 80 (“el mercado de la nostalgia”) es “como vivir rodeado de espejos”. “ET no habría tenido ningún éxito si se estrenara hoy”.

De toda la filmografía de Spielberg, me quedo con ‘Tiburón’, ‘Encuentros en la tercera fase’, ‘ET’, ‘Indiana Jones’, ‘Parque Jurásico’ y ‘Puente de espías’.

En otro orden de cosas, el domingo José Antonio Marina analizaba en su columna (horizontal) ‘Ideas’ analizaba otra “palabra pervertida”, las ideologías. Hoy por “ideología” se entiende “una filosofía sectaria, que acaba funcionando como un discurso de control social, que:

  • obedece a los intereses y al egoísmo grupal de sus postulantes, no a una búsqueda del bien común;
  • posee un conjunto de soluciones fijas y preestablecidas para los problemas sociales;
  • es dogmática, planteando premisas normativas irrefutables, que no pueden ser comprobadas;
  • se acompaña de proselitismo, propaganda, y en casos extremos, de adoctrinamiento;
  • nunca reconoce su responsabilidad, sino que se la endosa a otros.

Marina reivindica la necesidad de un pensamiento crítico, porque “la distinción entre ideología y sistema de pensamiento objetivo deriva de los argumentos que la justifican”. Si tienes que atraer talento, que sea por curiosidad y pensamiento crítico, me atrevo a añadir.

Y la entrevista de David Alandete a Julio Somoano (Oviedo, 1976), exjefe de informativos de TVE, que acaba de publicar ‘La vida es pacto’ (gracias, Julio, por aquella conversación que incluyes en tu interesante libro). “(España) es un país acostumbrado al regateo, a los acuerdos concretos y cortoplacistas, pero está poco acostumbrado a grandes pactos de Estado, a largo plazo”. “Ser blando puede ser un activo, un beneficio, cuando es necesario. Pero más que ser blando, yo lo llamaría flexible. Quien lo ve como un defecto no conoce los mecanismos internos de nuestra psicología”. “Los equilibrios se pueden romper. Ciudadanos necesitaba al PP, pero ahora, según las encuestas, no lo necesita tanto como antes”. Para dar malas noticias:

  • ponernos en la piel de la persona a la que vamos a dar un disgusto. Parece obvio, pero no todo el mundo lo hace;
  • decir la verdad, pero con franqueza. Las mentiras, las medias verdades, no van a ninguna parte;
  • hacer partícipe al otro de que es una mala noticia para él, y también para ti;
  • seguir formando parte del mismo proyecto, caminar por el mismo lugar;
  • aprovechar esta crisis para sacar lo mejor de uno mismo y a para apuntar a otros terrenos o a otros destinos en los que la otra persona puede estar bien.

Gracias, Julio, por tus sabios consejos.

Y a Rosa Carvajal (La Razón) por recoger el estudio de McKinsey según el cual el Liderazgo es el principal reto para dos tercios de las empresas (‘The State of Human Capital’), en el que cita a Ignacio Mazo (BTS), a Joan Manel Batista (ESADE) y a un servidor: sin un Modelo de Liderazgo propio de la empresa, toda su inversión en desarrollo del liderazgo ofrece una rentabilidad (ROI) cercana a 0. Es decir, tirar el dinero a la basura… e hipotecar el futuro de la compañía.

La canción de hoy, ‘Come neve’, de Giorgia y Marco Mangoni:

“Perché quello che sono
L’ho imparato da te
Tu che sei la risposta
Senza chiedere niente”

 

Un comentario sobre “El Talento de Spielberg nos devuelve a los 80

  1. Juan Carlos!
    Tu generosidad sigue siendo un modelo a seguir. A como lo expresas continuamente, sigues marcando la pauta! Gracias por tanta información valiosa, necesaria, trascendente!
    Un abrazo!

Deja un comentario