Las advenedizas: Como Uber y Airbnb están transformando el mundo

Fin de semana lluvioso en Madrid. Me siento muy agradecido de lo bien que lo he pasado con [email protected] [email protected] del MBA Executive de IESIDE: Alfredo, Xurxo, Saúl, Marcos, Inés, Ana D., Emilio, Berta, Ana Delfina, Alejandro, Iago, Álvaro, María, Raúl, José Antonio, Lucas, Montse, Samuel, Javier, Diego, Irene, Ana S., David, Pablo Ana V. y Ruth. He aprendido mucho de y con [email protected]

He estado leyendo ‘Lo que viene. Cómo Uber, Airbnb y las nuevas empresas del Silicon Valley están transformando el mundo’, del periodista Brad Stone. @BradStone, que vive en San Francisco, lleva 15 años cubriendo las noticias del Silicon Valley y ahora es redactor de tecnología de Bloomberg News. El título original es ‘The UpStarts’ (Las advenedizas), en un juego de palabras con las “StartUps”.

Escrito como una crónica periodística de un presente de rigurosa actualidad, Brad Stone parte del 19 de enero de 2009, ceremonia inaugural del Presidente Obama en Washington, D. C. Los tres fundadores de una página web poco conocida, AirBedAndBreakfast.com (Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk) deciden acudir en el último minuto. Garrett Camp y Travis Kalanick se habían conocido el ño anterior en París (en LeWeb 2008) y la noche anterior trataron de colarse en la fiesta del Huffington Post. En pocos años Airbnb y Uber serán dos de las empresas más valiosas del planeta. Sin embargo, fueron en sus inicios “proyectos secundarios”. El fundador de Uber se inspiró en una película de James Bond (Casino Royal, con Daniel Craig) para crear este servicio de taxis sin conductores propios. Los jóvenes empresarios de San Francisco que idearon la aplicación para el alquiler de apartamentos turísticos, que hoy se conoce como Airbnb, lo hicieron para poder pagar su piso.

Los inicios de ambos gigantes fueron modestos e improvisados. Tanto Airbnb como Uber tuvieron serias dificultades para convencer a los inversores de la viabilidad de sus proyectos (“es como si el mundo estuviera en contra nuestra y todos se estuvieran riendo de nosotros”, dice Chesky). Se enfrentaron, y lo se siguen haciendo, a la oposición férrea por parte de los medios de transporte como de las empresas hoteleras, que suelen contar con el apoyo de los gobiernos locales o nacionales. Pero con el tiempo ambas empresas han conseguido transformar sus respectivos sectores y la vida cotidiana de millones de clientes y se han convertido en modelo para otros emprendedores.

No fueron las únicas que lo intentaron, claro está. En el camino se quedaron competidores como Seamless Web, Taxi Magic, Cabulons, Couchsurfing o Zimride (nadir hablará de nosotras cuando hayamos muerto), que fracasaron por falta de valentía frente a los intereses creados, por tratar de expandirse demasiado rápido o por creer que ciertas reglas no se podían tocar. Por el contrario, los fundadores de Airbnb y Uber demostraron coraje, gestión del riesgo (que no aversión al riesgo) y tomaron decisiones muy acertadas, además de mostrar una capacidad de sacrificio inquebrantable como marca de su talento.

Airbnb triunfó por su estrategia de posicionamiento; Uber, por “sangre, sudor y ramen (un plato japonés)”. Kalanick y Chesky demostraron ser “wartime CEOs” (Consejeros Delegados en tiempos de guerra), muy distintos de los “peacetime CEOs” (en tiempos de paz) y expandieron sus compañías al ritmo (acelerado) necesario. Dos pilares (en el transporte y el alojamiento) de la economía colaborativa. Dos idealistas liderando megaunicornios de alcance global: “El progreso siempre se abre camino”.

Brad Stone concluye: “Hace nueve años asistieron a la investidura de Barack Obama para ser testigos del alba de una nueva era. En realidad, no inventaron las ideas en las que se basarían sus empresas en ese momento, pero las afinaron casi hasta la perfección, y a continuación, a base de perspicacia, fortaleza y pura fuerza de voluntad, reunieron a grandes comunidades de usuarios y persuadieron al menos a algunos gobiernos para que dieran un paso al lado. Hoy en día las startups tienen la oportunidad de causar un impacto todavía más significativo. Pero antes de todo eso, se acercaba el invierno, y junto a él, los desafíos y las incertidumbres que acompañan a la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos. Desde ese momento, siempre recordarían meter abrigos cálidos en su equipaje.

Le he preguntado a mi hija Zoe qué canción le sugieren estas plataformas, Uber y Airbnb. Me ha dicho, sin dudar, ‘Feels’ de Calvin Harris con Pharrel Williams, Katy Perry y Big Sean. “Don’t be afraid to catch feels’

When I say I want you, say it back, parakeet
Fly in first-class through the air, Airbnb
I’m the best you had, you just be comparing me to me
I’ma ‘at’ this at you, if I put you on my phone
And upload it, it’ll get maximum views
I came through in the clutch with the lipsticks and phones
Wear your fave cologne just to get you alone

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.