En la nueva era de los indoraptores, el talento se abre camino

Tenía ganas de ver `Jurassic World. El reino caído’, producida por Amblin Entertainment (Steven Spielberg) y dirigida por nuestro compatriota J. A. Bayona. Desde que pude ver su ópera prima, ‘El orfanato’ (2007), en el Festival de Sitges, con Manel Adell, por entones CEO de Desigual, he seguido con mucho interés la obra de Jota Bayona: ‘Lo imposible’ (2012) y ‘Un monstruo viene a verme’ (2012). Las tres cintas las he comentado en este Blog: historias sobre una madre (interpretadas respectivamente por Belén Rueda, Naomi Watts y Felicity Jones), aparentemente frágil, que influye en su entorno (Liderazgo Femenino). También en ‘Jurassic World’, quinta entrega de la franquicia, con Bryce Dallas Howard, que en su lucha por salvar a los dinosaurios “adopta” a Maisie (Isabella Sermon), la nieta de Benjamin Lockwood (uno de los dos científicos que desarrolló la tecnología para clonar dinosaurios). Maisie, con sus propios fantasmas, es una versión femenina de Connor, el chico de ‘A monster calls’.
La película ha levantado aplausos del público al final de la proyección. Jota Bayona ejemplifica el Liderazgo Digital, toda una hibridación. Producida por Frank Marshall, Patrick Crowley y Belén Atienza. Colin Trevorrow (directot del anterior ‘Jurassic World’) y el director original de Parque Jurásico, el mítico Steven Spielberg, fueron los productores ejecutivos. ¡Vaya 2018 lleva Spielberg con ‘Los papeles del Pentágono’, ‘Ready Player One’ y ‘Jurassic World. El reino perdido’! Nadie está contando mejor este mundo híperVUCA. Del equipo de Jota, Bernat Villaplana (montaje), Óscar Faura (fotografía) y Belén Atienza (producción); lástima que Fernando Velázquez no haya compuesto la música (es de Michael Giacchino, y el tema original, por supuesto, de John Williams). En el reparto, Jeff Godlblum, James Cromwell, B. D. Jong (genetista del parque) y Geraldine Chaplin.
Sinopsis: Tras la desaparición del parque temático, los dinosaurios campan a sus anchas por la isla Nublar (a 190 km de Costa Rica). Sin embargo, una erupción volcánica amenaza su existencia. Claire, la que fuera gerente del parque, ha creado un “Grupo de Protección de Dinosaurios” y es llamada por Benjamin Lockwood, ex socio de John Hammond, para que libere a los dinos y les lleve a un santuario natural. El novio de Claire, Owen Grady (Chris Pratt), ex coach de dinosaurios, se une a la misión para localizar a Blue, el velociraptor que él entrenó. El grupo de Lockwood ha creado una nueva especie, el indoraptor (mezcla de indomitus rex y velociraptor), más ágil, inteligente y poderoso que sus antecesores.
Excelente el marketing de esta peli. En el descanso de la SuperBowl (4 de febrero de 2018), se emitió el tráiler oficial, con más de 20 M de visitas. Previamente, el 2 de diciembre de 2017, el avance oficial. La película se ha estrenado en España el 7 de junio y en Estados Unidos lo hará el 22 de junio.
¿Por qué este ‘Jurassic World’ convierte a Bayona en un icono? Porque a la vez es un film “100% Bayona”, donde deja su identidad, su personalidad, su estilo personal, y es coherente con el espíritu de la saga y con su admiración por SS (Steven Spielberg). Y esa balanza, ese justo equilibrio, es lo más difícil.
JW es una película netamente bayonesca porque es un cuento gótico de terror, desde la evanescencia del último dinosaurio que queda en la isla al tramo final de la cinta. Jota “juega” con la casa de Lockwood (El Orfanato), con la lava (‘Lo Imposible’), con el “Dinosaurio que viene a verme” (el velociraptor sobre la cama de Maisie). El director va creando, casi imperceptiblemente, una atmósfera que le es propia: la de la madre que se hace cargo de la situación. Y simultáneamente, en un universo paralelo, es una peli ochentera, con primeros planos, emociones, niña, pareja de Millennials (los colaboradores de Claire, Zia y Franklin), perversos (el mercenario, el subastador, el DG de la Fundación Lockwood)… Bayona se siente maravillado por la saga (y contagia ese “WOW” a los espectadores) y nos maravilla con lo que mejor sabe hacer: contar su propia búsqueda, el de la madre redentora (en este caso, una defensora de los derechos de los animales que es engañada por el sistema, no sabe vivir sin el hombre al que admira y desea y se dedica a salvar el mundo).
Durante el rodaje, Desirée de Fez (que ha cubierto todos los rodajes de Bayona) nos contó en Fotogramas que ella, como el director, pensaba que en estas superproducciones pintaba poco. “Cuando empecé, estaba convencido de que el director de una película así tenía que trabajar menos porque contaba con un equipo muchísimo más amplio”, decía riendo Jota. “Y es verdad que tienes un equipo muy amplio de gente, de gente realmente buena… pero también se sientan delante de ti y te dicen: ‘¿Qué hacemos?’ Pensaba que, en este tipo de producciones, el trabajo te venía un poco más hecho, pero, afortunadamente, no es así”. Con su reducido equipo propio (Óscar, Belén, Bernat) dejó su huella, su alma, en la película. La otra creencia (limitante) de Desirée es que las secuelas se hacían con el piloto automático y los directores aportaban más su oficio que su personalidad. No en este caso. Nos quejamos los espectadores de que en las pelis de superhéroes las imágenes son espectaculares pero vacías de contenido. En este Jurassic World se combinan espectáculo y emoción (los guiños a Rebecca, King Kong, El resplandor, etc. son maravillosos).
Bayona, acostumbrado a proyectos de alto presupuesto, no es un artesano (un “currito”) sino un artista, un autor. Un “imprescindible”, en la terminología de Seth Godin. El arte como entrega que conmueve, emociona, moviliza al receptor. Bayona es un talento convirtiéndose en un icono global, que elige bien los proyectos y aporta su impronta personal.
“Cuando haces una secuela, encima la quinta película de una franquicia, no tienes intención de romper; al contrario, quieres continuar una tradición y llevarla a su máximo exponente. Era muy consciente de que era una criatura de Spielberg, y no iba a robársela, sino a cuidarla lo mejor posible. También era una criatura de Colin Trevorrow, director de ‘Jurassic World’ y guionista de esta. Por eso, más que como una obra personal, siempre entendí el film como una colaboración entre cineastas”, ha revelado Bayona. Y añade: “Me pregunté qué me funcionaba de la trilogía original, y trabajé en esa línea. Por un lado, estaba el sentido de la maravilla, la magia de ver a un dinosaurio con ese nivel de realismo por primera vez; por otro, me gustaban el sentido del suspense, la tensión y el terror de las dos primeras, algo que hemos recuperado”. Brillante síntesis. Jota nos mete en una película de nuestra infancia, gracias al espectacular trabajo del equipo técnico, del maestro de FX (efectos especiales) Neal Scanlan (clave en la última trilogía de ‘Star Wars’), del diseñador de producción Andy Nicholson (‘Charlie y la Fábrica de Chocolate’, ‘Gravity’) por las maquetas de la película… “He evitado que todo fuera referencial y nostálgico, pero es evidente que mi película está repleta de homenajes a Spielberg. ‘Jurassic World: El reino caído’ es una declaración de amor a su cine”. Bayona, pupilo aventajado, ha logrado “lo imposible”: hacer la mejor obra de una saga que está con [email protected] desde un cuarto de siglo. Fotogramas le da cinco estrellas, y un servidor comparte la valoración. Será un taquillazo y encumbra a Bayona a nivel mundial.
Por si todo esto fuera poco, mensaje ecologista, debate moral, la mayor colección de dinos imaginable y ese indoraptor, metáfora de las grandes corporaciones con “mentalidad start-up” que estamos ayudando a crear y que, si no se tiene en cuenta siempre la ética (los valores, el propósito, la ilusión compartida son la causa, la rentabilidad es la consecuencia; nunca al revés) se nos puede ir de las manos.

En homenaje a J. A. Bayona y a Spielberg, el tema de ‘E.T. El extraterrestre’, una de las películas favoritas del director del nuevo ‘Jurassic World’:
www.youtube.com/watch?v=QPhE1XZXw3s

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.