Las decisiones de Cristiano, Zidane y Lopetegui

Jornada entre Madrid y Alicante. Por la mañana, reuniones de proyectos, de presentaciones de la semana que viene (el próximo jueves 21, una importante sesión sobre el Futuro del Empleo en la Talent Tower) e internas, con un nuevo impulso de cara a las últimas seis semanas de la temporada y a la que comenzará, en Galicia, la última semana de agosto. Por la tarde, AVE a la ciudad alicantina, donde se entregan los premios Ejecutivos de la Comunidad Valenciana.
Me apasiona la Economía Conductual (Behavioral Economics), de la que comencé a escribir en 2012 en ‘Del Capitalismo al Talentismo’ y desde entonces nos ha aportado más de la mitad de los premios Nobel de Economía. En este Blog he resumido los libros recientes de Kahneman y Tversky, Dan Ariely, Richard Thaler, George Loewenstein, Colin Camerer, etc. Efectivamente, nuestras decisiones no son estrictamente racionales; incluyen componentes viscerales y afectivos muy interesantes. Es lo que José Antonio Marina llama “inteligencia en dos pisos”: la computacional (inconsciente) y la inteligencia ejecutiva (consciente). En medio, el umbral de la consciencia. Según Joe Dispenza, lo consciente puede ser la millonésima parte de lo inconsciente. Más que el cartesiano “pienso, luego existo” es “decido, luego existo”. Decido porque siento, porque quiero.
Tres ejemplos del mundo del fútbol estos días pueden aclararnos un poco la situación. Kiev, 26 de mayo de 2018. Final de la Champions League. El Real Madrid ha conseguido la tercera Champions consecutivo, un logro probablemente irrepetible. Bale, que ha jugado los últimos 30 minutos, ha decidido el encuentro y le han declarado MVP (Jugador Más Valioso) de la Final. Cristiano Ronaldo, el futbolista más determinante del torneo, en la final no ha marcado. Al término del encuentro, en plena euforia por la histórica victoria, se desata y alimenta las dudas sobre su futuro en el club blanco. Y marcha al Mundial de Rusia con su selección, Portugal, manteniendo el suspense. En realidad, la petición viene de enero: CR7 pide, para renovar, cobrar como Messi (el argentino percibe 40 M € de sueldo fijo; el luso, 21 M €). Para Cristiano, es “una falta de respeto” que Leo Messi y Neymar cobren casi el doble que él. ¿Lo necesita? En absoluto. Pero lo considera una cuestión de estatus. El club de Concha Espina ha contraofertado: 25 M € más variable, hasta los 30 M €. Pero no parece dispuesto a 10 M € más por un jugador de 33 años. Como sabes, el Real Madrid es un club Adidas y CR7 tiene contrato con Nike.
Zinedine Zidane se marchó inesperada y voluntariamente en lo más alto, en la gloria, tras haber ganado tres Champions y convertirse en uno de los entrenadores más laureados de su club en apenas 878 días. ¿Los motivos? Agotamiento psicológico, desavenencias en la preparación de la temporada, confección de la plantilla. Se ha ido al Mundial a disfrutar, descansar y pensar en su futuro (¿seleccionador de Francia?).
Julen Lopetegui Agote: es curiosa la carrera profesional del que fuera seleccionador de La Roja. Como portero, ganó una Liga y una Supercopa con el Real Madrid (1990) tras jugar 90’ en dos temporadas. Con el FC Barcelona, Copa del Rey, Recopa y dos Supercopas sin jugar ni un minuto (fue tercer portero). Destacó en el Logroñés (107 partidos) y en el Rayo Vallecano (112 encuentros). Con una internacionalidad sub 21, jugó 60’ con la selección de Javier Clemente (amistoso ante Croacia en el Luis Casanova de Valencia, 0-2) y fue como tercer portero al Mundial del 94. Como entrenador, con el Rayo Vallecano en 2ª entrenó 10 partidos hasta que le despidieron (el Rayo bajó a Segunda B). Con el Castilla, en 2ª B, quedó sexto. Tras su salida, comentarista deportivo y después coach del Oporto, donde se despidió abruptamente tras temporada y media. Llamado a la Federación, primero en las categorías inferiores (subcampeón de Europa sub 19 en 2012 y sub 21 en 2013) y después, tras Vicente del Bosque, a la absoluta en julio de 2016. 20 partidos dirigiendo La Roja (no ha competido ni en una Eurocopa ni en un Mundial) y requerido por el club con más títulos del mundo, 13 Champions. No te extrañará saber que el agente de Lopetegui es Jorge Mendes (que también lo es de Cristiano, de Mourinho y, en La Roja, de De Gea, Saúl, Rodrigo y Diego Costa).
Dos elementos comunes en los tres casos: el primero, el interlocutor, el poderoso presidente del Real Madrid. Florentino Pérez sabe muy bien que CR7 tiene contrato en vigor con el club hasta el 30 de junio de 2021, está tasado en 250 M € y tiene una clausula de rescisión de 1.000 (sí, mil) millones de euros. Creyó que Zidane no se iría tras la Final de Kiev. Y ha fichado apresuradamente a Lopetegui, a días del comienzo del Mundial, por lo que José Luis Rubiales, presidente de la Federación, ha tenido que destituir a Julen por coherencia con los valores de la institución. El ex seleccionador, que se apresuró a difundir la noticia por si el Real Madrid daba marcha atrás, esperaba competir en el Mundial antes de comenzar con su nuevo club.
El segundo denominador común es que, en los tres casos, el comportamiento era absolutamente predecible. ¿Por qué? Porque lo habían hecho antes (es su temperamento, su carácter y, a menos que deseen transformarse voluntaria y concienzudamente, su personalidad).
Zizou, como jugador del Real Madrid, lo dejó voluntariamente hace 12 años, a falta de una temporada por contrato. Sus razones eran que no podía dar el máximo nivel y renunció voluntariamente al salario anual al que tenía derecho. Cristiano Ronaldo pasó del Sporting de Portugal al Manchester United de Sir Álex Fergusson (con 18 años) y del equipo inglés al Real Madrid de Florentino (con 24). Buscaba nuevos retos y seguir aumentando su valor (CR007 vale más de 100 M € como Marca personal, con un crecimiento de valor anual de más del 20% y un contrato vitalicio con Nike). La carrera de Lopetegui (cuyo coach, el psicólogo Juan Carlos Álvarez Campillo, aprecio especialmente) ha sido más de saltos que de logros, como jugador y como entrenador.
¿Una pista? El eneagrama (o diversigrama, en términos empresariales? Cristiano, Zizou, Julen, ¿son más viscerales, más emocionales, más racionales? ¿Más extravertidos, introvertidos o equivertidos? El conciliador Zidane, el competitivo Cristiano (subtipo sexual), el reservado Julen. Recupero un artículo de El Economista (2006): “¿Es usted una gacela, un búho o quizá un buey?” www.eleconomista.es/gestion-empresarial/noticias/95760/11/06/Es-usted-una-gacela-un-buho-o-quiza-un-buey.html
Dime cómo eres y anticiparé cómo te vas a comportar, en bonanza y en estrés.

Vidas cruzadas. Dicen que CR007, Cristiano Bond, que lamentó la dimisión de Zidane (“orgulloso de haber sido su jugador”, tuiteó tras su salida), se ha quejado en el entorno de la selección portuguesa de “los mimados de Lopetegui”, desde Sergio Ramos (que recomendó su fichaje por el Real Madrid para sustituir a Zidane) a Isco (que “le apasiona”, según el propio Julen ha declarado), pasando por Marco Asensio, Lucas Vázquez, Nacho, Carvajal, Vallejo y Casemiro (que jugó en el Oporto). Veremos qué pasa tras el Mundial.

La canción de hoy, ‘Decisions must be made’, por el Brooklyn Tabernacle Choir

_

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.