Lecciones del “Dr. Atracción” aplicables a la empresa

En la web de Psychology Today, he estado leyendo varips artículos del Dr. Jeremy Nicholson, especialista en psicología social y de la personalidad, autor de Atrtraction Doctor (El Dr. Atracción). Entre otros, el Dr. Nicholson ha tratado asuntos como:
– ¿Son los hombres más prestigiosos o los más dominantes quienes resultan especialmente atractivos para las mujeres? Kruger y Fizgerald (2011) demostraron que los dominantes (agresividad) se ven más masculinos y los prestigiosos (conocimientos, status) más femeninos. Los dominantes son más atractivos a corto plazo; los prestigiosos, a largo plazo. La atractividad de los primeros es física; la de los segundos, psicológica.
– ¿Qué se busca en una pareja? Según Fletcher (1999), hay tres dimensiones subyacentes en las preferencias: Calidez-confiabilidad (apoyador, amable), Vitalidad-atractivo (deportivo, atlético) y Estatus-recursos (seguridad financiera, clase social). Shackelford, Schmitt y Buss (2005) avanzaron en el modelo, con cinco tipos de intercambios: Amor vs Estatus/Recursos, Dependencia/Estabilidad vs Salud/Físico, Educación/Inteligencia vs Casero/Niños, Sociabilidad vs Religión. Los hombres suelen elegir a una mujer bella y sana a la que le guste el hogar y tener hijos; las féminas optan por un varón con estatus, inteligente, dependiente, estable, bien educado. No hay diferencia de género en sociabilidad o religión similar.
– ¿Es mejor pedir una cita o que te la pidan? Finkel y Eastwick (2009) demostraron que… depende. Para los hombres, mejor pedirla. Para las mujeres, lo contrario. En ambos casos, hay costes y beneficios. Quienes más se involucran, sienten que obtienen más rendimiento. La posibilidad de rechazo es un riesgo; la oportunidad es una posible ventaja.
– ¿Cómo evitar malas relaciones? Dixit and Nalebuf, en ‘El Arte de la Estrategia’ (2008) tratan la “teoría de juegos”. Si la relación no te beneficia, es toxica. El Dr. Nicholson se refiere al “índice mágico” de 5 emociones positivas por cada emoción negativa de Gottman y Silver (2015). Las buenas relaciones son gratificantes por sí mismas.
– ¿Es mejor perdonar o castigar los errores? McNutty (2011) demostró que hay dos teorías para responder a esa pregunta, la de la reciprocidad (el perdón es clave para el cambio de comportamiento) y la del aprendizaje operativo (el comportamiento sólo cambia si hay consecuencias). En un estudio de cuatro años, McNutty comprobó que las personas que perdonan viven mejor sus relaciones. Son menos neuróticas y más agradables. Lo más sabio, apunta Nicholson es perdonar a la primera y no hacerlo si el comportamiento se repite (“la otra mejilla”).
– ¿Por qué no creer en la “media naranja”? Más del 70% de las personas creen que están destinadas a “la otra mitad”. La investigación de Knee (1998) demostró que quienes sostienen esa creencia sufren de peores relaciones. Básicamente, porque buscan el flechazo, el apasionamiento desde el primer minuto. Quienes cultivan la relación van avanzando en ella. Los partidarios de la “media naranja” perdonan menos y se frustran con más facilidad.
– ¿Cómo conectar en una cita? Es cuestión de “rapport” (ser una persona auténtica, empática, cálida). El “rapport” es la sintonía o conformidad. Con alguien nuevo, demostrando interés por la otra persona. Para mantener las relaciones, desde la honestidad, comentando cómo te sientes y cómo se siente la otra persona.
– ¿Pueden los hombres y las mujeres ser sólo amigos? Bleske y Buss (2000) investigaron el tema. A los hombres les cuesta más (22% frente al 11% de las mujeres) tener sólo amigas. Sin embargo, hay una “friend zone” de intercambio justo en el que puede haber amistad. En muchos casos, responde el Dr. Nicholson, la respuesta es “no”, no pueden ser sólo amigos.

Te recomiendo visitar http://attractiondoctor.com/

Hablando de mujeres y hombres, ayer José Antonio Marina publicó en la sección ‘Alma, Corazón y vida’ de El Confidencial un estupendo artículo sobre el nuevo gobierno y las mujeres: ‘Las mujeres al poder’ www.elconfidencial.com/autores/jose-antonio-marina-716/ En él escribe: “Menciono ‘sexo’ en vez de ‘género’, porque esta última noción incluye la cultura, y lo que nos interesa conocer es la etapa previa. En el campo del ‘management’ empresarial hay más estudios sobre el modo de gestionar femenino, pero no me parecen lo suficientemente sistemáticos. Tal vez se deba a desconocimiento mío, por lo que les agradeceré que me envíen información que pueda corregir mi ignorancia.
Se lo preguntaré, además, a mi amigo Juan Carlos Cubeiro, que es quien mas sabe de ese asunto. Las biografías que conozco de mujeres que han alcanzado el gobierno no muestran diferencias en el modo de gobernar. Tal vez pondría el caso de Elsa Fornero, ministra de Trabajo de Italia, que al explicar los recortes se echó a llorar. Supongo que quiso expresar que los recortes eran necesarios, pero que eran una tragedia.” Tenemos una conversación pendiente sobre el tema, querido José Antonio.

La canción de hoy es del grupo ‘Fairchild Atraction’: ‘A smile in a whisper’

_
“Words are unable to speak of love
like a smile in a whisper does”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.