Para sobrevivir, aprender juntos

Jornada en Burgos, en la Convención de los profesionales de RR HH de uno de nuestros principales clientes. Una empresa industrial de enorme éxito, en uno de los sectores más competitivos, que cuenta con 25 fábricas en todo el planeta, desde China, India y Sudáfrica a Estados Unidos pasando por la Europa del Este y por supuesto nuestro país. Es un honor y un placer que nuestra relación con esta organización trascienda proyectos puntuales y que nos consideren, como ha dicho esta tarde sus Director General de Recursos Humanos, “sus partners globales de talento”. Una enorme responsabilidad que agradecemos sobremanera.
El lema de la convención ha sido “Creciendo juntos” (Growing together”. Después de cuatro días de presentaciones estratégicas especialmente innovadoras, de todo tipo de actividades (incluida una gymkana por la ciudad del Cid), de la presencia activa de su presidente ejecutivo y su CEO (fue impresionante cómo sus directivos de todo el mundo estaban encantados de hacer fotos con él en el Photocall), hemos tenido el privilegio de impartir la conferencia de clausura (en inglés), “Growing together in the Future of Work” (Creciendo juntos en el Futuro del Empleo).
Hemos comenzado con una mini sesión de expectativas por los participantes (más de 50 profesionales que, tras un almuerzo al que habitualmente no están acostumbrados y cuatro jornadas muy intensas, mantenían un alto nivel de entusiasmo). Los que más les preocupa a la gente de RRHH de África, Asia, Norteamérica, Europa del Este y Occidental es la fidelización del talento (el talento es cada vez más escaso) y su atracción a través del Employer Branding.
Nuestra pretensión era mostrar (de cara al plan de acción, al cumplimiento del Plan Estratégico de nuestro cliente, dado que la ejecución es el 90% de la Estrategia) que atracción, desarrollo y compromiso del talento, todo el ciclo estratégico del talento, forman una unidad. No puedes ser una empresa realmente atractiva para el talento si no tienes una merecida fama de desarrollarlo (el talento que no se aprecia, se deprecia), no puedes desarrollar el talento con la efectividad que merecen los tiempos híperVUCA si no atraes a los profesionales con mayor learnability (sinceros deseos de aprender) y logras su compromiso. No puedes comprometer de verdad si no son las personas adecuadamente seleccionadas y saben/pueden/quieren crecer día a día. Se trata de un “trilema”, de una trinidad, con el firme propósito de crecer juntos y generar megasinergias (1+1=10).
Les he hablado del sentido del Talento actual (con la definición de José Antonio Marina, que incluye elegir bien las metas, manejar la información, gestionar las emociones y practicar las virtudes de la acción), del “fin del mundo tal como lo conocemos” (Marta Garía Aller), de la creación/destrucción de empleo por la robotización (2 por 5, en realidad destrucción de trabajo humano, creación de empleo de nuestro talento), de la aceleración de los datos, la información y el conocimiento (sextuplicaremos el mismo en los próximos tres años) de la muerte corporativa (con una esperanza de vida empresarial que se ha reducido al 20% en las últimas décadas) y de la gestión del talento como sinónimo de supervivencia, de las inquietudes de la alta dirección (crecer rentablemente, eficiencia, innovación, productividad y sostenibilidad) que no incluyen al talento en primera derivada (sin embargo, el talento individual y colectivo es la “causa prima” de todas ellas).
Todo ello, conectado con las cuatro megatendencias de cambio (Revolución Tecnológica, Clientes con superpoderes, Individualización de todo, Caída demográfica) y con las cinco “musas” (inspiraciones) que presentaremos públicamente el próximo día 21 de junio, la noche más corta del año, a medios de comunicación y empresas clientes con invitados muy especiales:
– La atracción del Talento
– Skills Revolution
– El Liderazgo Digital
– La Experiencia Talento
– El ecosistema digital
En fin, que está todo por hacer. Sólo si la alta dirección se implica de verdad en la tarea de convertir a su compañía en “talentocéntrica”, podrá triunfar. En cao contrario, se quejará de su “mala suerte”, de que [email protected] mejores profesionales no quieren trabajar para ella, no se quedan en la empresa, no crecen al ritmo del entorno. Alea jacta est!
Mi gratitud a Manu, Fernando y Cristina, que han hecho posible decisivamente nuestra participación en tan importante evento.

De vuelta a Madrid y de ahí en puente aéreo a Barcelona (en este día de nuevo gobierno de la nación, hemos coincidido con el ex presidente José María Aznar). La lectura ha sido el último libro de Antonio Damasio, pero eso te lo contaré manñana.

La canción de hoy, de Álex Ubago, ‘Si preguntan por mí’

_
“Sólo verte reír, lo que me hace feliz, mi alma (…)”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.