Dos genios: Picasso y Andrea Bocelli

Llegamos a Pereira, capital del eje cafetero en Colombia, más allá de la medianoche hora colombiana. 10 horas de vuelo desde Barajas al aeropuerto de El Dorado, conexión con Pereira (más de hora y media de retraso para un vuelo de 25′) y por fin en el hotel a eso de la una de la madrugada. Mi gratitud a Luisa y el equipo de organización de Cotelco y a los ponentes del Congreso: Fernando, Jimmy, Giselle y Víctor, con quienes compartimos la etapa final del viaje.

En el vuelo estuve leyendo ‘Reinventing Capitalism in the Age of Big Data’, de Víktor Mayer-Schömberg y viendo una película y una serie.

La película, ‘La música del silencio’, a partir de la autobiografía de Andrea Bocelli. Escrita y dirigida por Michael Radford, la protagonizan Antonio Banderas, como “El Maestro” (que consigue que Bocelli, un estudiante de derecho que tocaba y cantaba en locales nocturnos, eleve su talento) y Jordi Mollá, en el papel de Sandro, el padre de Andrea. Nacido en Pisa en 1958 con glaucoma congénito (la ceguera se hizo total a los 12 años), ha grabado 10 óperas completas y vendido más de 70 M de discos en todo el mundo.

Al final de la película, con sus propias palabras en italiano, Andrea Bocelli nos dice:

“Querida Verónica,

queridos hijos míos.

Cada vida es una historia maravillosa, digna de ser contada.

Todas las vidas son una obra de arte, y cuando no lo parece, sólo hay que iluminar la estancia que la contiene.

El secreto es no perder nunca la Fe, y confiar en el plan de Dios que ha hecho el mundo, revelado en los signos en los que él nos muestra el camino.

Si aprendes a escuchar, te darás cuenta de que cada vida nos habla de Amor.

Porque el Amor es la clave de todo lo que mueve el mundo.

El Amor es la energía oculta de cada nota que canto.

Y sobre todo recordad que la casualidad no existe; es la ilusión de hombres superfluos y arrogantes que han sacrificado a la razón la verdad de todas las leyes.

Una película muy humana y de la que se puede aprender mucho.

 

La serie Genius (en su primera temporada, dedicada a Albert Einstein), lo hace en la segunda a Pablo Picasso. Vi cinco capítulos (de algo menos de una hora) de los 10 que consta ‘Genius: Picasso’, de National Geographic, protagonizada por Antonio Banderas, que interpreta magistralmente al mayor artista del siglo XX.  Un recorrido por sus impulsos creativos y sus distintos amores. Desde los primeros años en Málaga (su casa natal, la iglesia de Santiago donde fue bautizado, la plaza de la Malagueta a la que iba a corridas de toros con su padre), sus años en Madrid y  Barcelona (lástima que no se haya incluido su etapa coruñesa, en la que tantó aprendió), sus primeros años en París, la etapa de ocupación nazi de la capital francesa (Picasso se quedó en París para preservar su obra y porque creía firmemente que los nazis no se atreverían a a arrestar a un artista de su magnitud).

Los productores (Ron Howard, Brian Grazer, Ken Biller) tuvieron claro desde el primer día que a Picasso lo debía interpretar Antonio Banderas, otro malagueño que salió de su ciudad natal para triunfar (en este caso, en Hollywood). Durante 78 días, Banderas se quitó las cejas y el rostro para que Davina Lamont, prestigiosa artista de maquillaje, creara una prótesis de silicona (el resultado es admirable). Y atención al diseño de vestuario de Sonu Mishra.

A Picasso se le ha llamado “el Mick Jagger español”, por su relación con las mujeres. A los 13 años, con Ángeles Méndez, a quien dedicó su primer dibujo. En París, con Germaine (la mujer que le destrozó el corazón a su amigo Casagemas, por la que éste se suicidó). La etapa azul representa ese estado de depresión. Fernande Olivier, después de una etapa agresiva con su anterior pareja a la que servía de modelo (según se cuenta en la serie, de Fernande estuvo perdidamente enamorado; “el amor destruye; el artista crea”). Es una de las “señoritas de Aviñón”; en 1911, ella le fue infiel, hasrto del “niño precoz”. Eva, amiga de Fernande, que murió de cáncer. Olga Pavlova, en Roma (1917). Marie Therese, con quien tuvo una hija (se suicidó en 1977 tras enterarse de la muerte del artista). Dora Maar (su segunda amante y su “magdalena”, a la que lloraba sus frustraciones); acabaron en 1945, tras la Guerra. Francoise Gilot (con quien tuvo dos hijos, Claude y Paloma). Jacqueline, su dominante y último gran amor (se suicidó en 1986).

La segunda temporada se estrenó en abril de este año. Sumamente interesante.

En la tercera temporada, Genius tratará de Mart Shelley, la creadora de Frankenstein. Me apunto.

Mi reconocimiento al “Maestro” que entrenó a Bocelli (y aprobó su dueto con Zucchero) y a los profesores de Picasso, en Málaga (su padre), La Coruña (Isidoro Brocos, profesor de dibujo), Barcelona (Els quatre gats), París (Juan Gris y la escuela española: Bores, Viñes, Joaquín Peinado, Ginés Parr, Manuel Ángeles Ortiz), la amistad con Matisse, Gertrude Stein… El Genio, como Talento supremo, se cultiva y mucho.

Mi gratitud a Antonio Banderas, espléndido alter ego de Picasso y maravilloso como maestro de Bocelli.

La canción de hoy, de Andrea Bocelli con Zucchero Fornaciari, ‘Miserere’:

En 1989, Zucchero le dio la oportunidad para cantar juntos (tuvo que esperar dos años padesde la oferta inicial). En ese momento “nació una estrella”. El resto es historia.

 

 

 

Un comentario sobre “Dos genios: Picasso y Andrea Bocelli

  1. Juan Carlos: Bienvenido a Colombia. Feliz estadía, muchas bendiciones del Señor y éxitos en tus intervenciones en el Congreso de Cotelco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.