Aprendizaje social y polarización política

Ayer estuve viendo el primer episodio de la sexta temporada (y última, al parecer) de ‘House of Cards’, ya sin Kevin Spacey y con todo el protagonismo para Robin Wright, que es la presidenta Underwood y viuda de su antecesor en la Casa Blanca. La temporada promete, en términos de Liderazgo Femenino, con Diane Lane y Greg Kinnear como contraparte del poder económico. Reconozco que me gustan especialmente las series sobre la naturaleza del poder y he hablado de ellas (Scandal, basada en las experiencias de Judy Smith en Washington, personificadas en Olivia Pope; The Blacklist; The followers…). ‘Hpuse of cards’ es la última que me queda de esta temática. Acepto sugerencias.

He estado leyendo en la web de Psychology Today el artículo del Dr. Damon Centola (publicado antes de ayer) sobre Aprendizaje Social y Polarización. El profesor Centola, de la Universidad de Pennsylvania, es experto en “contagio de comportamientos” (así se titula su libro, ‘Cómo se expande el comportamiento’).

El autor parte del estudio de la NASA sobre el Ártico (con datos de 30 años) que constata la reducción de la capa de hielo por efecto del calentamiento global. Los datos son incontestables y, sin embargo, los escépticos al cambio climático los han interpretado de la forma contraria, como si no hubiera nada de qué preocuparse. ¿Qué causa la polarización?  No la comunicación entre partidos (en EE UU, el 90% de republicanos y demócratas coinciden en el calentamiento de los polos), sino en el contexto informativo, altamente ideologizado. Así lo demuestra el propio Centola, con Douglas Guielbaut y Joshua Becker en un estudio publicado en los PNAS (Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias).   Es la “preparación política” (political priming) lo que causa el sesgo partisano. O conmigo o contra mí. Las redes sociales actúan como filtros para percibir la información. Facebook o Twitter, opina el Dr. Centola, se lo tiene que tomar muy en serio.

También en Psychology Today, el artículo ‘¿Compiten las mujeres en política de forma diferente?’ de la Dra. Rosalind Barnett y de Caryl Rivers. De Nueva York a Nebraska y de Arizona a Wisconsin, hay un alto número de candidatas en las próximas legislativas de EE UU. ¿Copian en su estilo a los hombres o van por libre? La antropóloga Sarah Hardy cree que las mujeres son “competitivas, independientes y asertivas sexualmente”, como corresponde a las hembras primates que protegen a su prole. De floreros, nada. Y cuentan con la ventaja del lenguaje. La psicóloga Janet Hyde (Universidad de Wisconsin) considera que las mujeres no son reticentes en la lucha dialéctica, sino lo contrario. Es el “síndrome de la abeja reina” (Cecilia Harvey) lo que ha dificultado más las promociones de las mujeres en la empresa. El ataque entre pares, entre iguales. Tyler Okimoto y Victoria Brescoli (Universidad de Yale) han demostrado que cuando los candidatos (hombres y mujeres) respetan la búsqueda de poder del adversario, les ven como más [email protected] y competentes (y posiblemente se superan). En Arizona, Kyrsten Selema (demócrata) ha retado a Martha McSally a dos debates televisados (uno ya se ha producido). Puedes verlo en

La canción de hoy, ‘Woman like me’, de Little Mix con Niki Minaj

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.