La mayoría de edad de Zoe Cubeiro

Hoy mi hija Zoe cumple 18 años. Nada menos. Mayor de edad.

El 17 de noviembre de 1978, un Real Decreto rebajó en España la mayoría de edad de 21 a 18 años. Es la capacidad plena de obrar de una persona. Así ocurre en la gran mayoría de los países, pero no en todos: en Albania es a los 14 años, en Indonesia a los 15, en Kirguistán, Uzbekistán y Nicaragua a los 16 y en Corea del Norte a los 17; en Alabama y Nebraska (EE UU) y en Corea del Sur a los 19 años, en Japón y Thailandia a los 20, en Bahrein, Honduras, Madagascar, Puerto Rico, Singapur y el estado de Mississipi (EE UU).

El nombre de Zoe (vida, en griego) proviene de una película de 1989. “Historias de Nueva York”, tres mediometrajes dirigidos por Martin Scorsese (Vida al natural, con Nick Nolte y Patricia Arquete), Woody Allen (Edipo Reprimido) y Francis Ford Coppola (precisamente ‘Vida sin Zoe’). El nombre me encantó. El protagonista de ‘La sensación de fluidez’, primera edición publicada el 7 de abril de 1999, fue Leopoldo Zoe (Leopoldo se llamaba mi abuelo materno). No por casualidad, Zoe es una gran fan de la ciudad de los rascacielos. Hemos pasado en NYC la navidad y ella los dos meses estivales de 2018.

Desde el punto de vista del Talento (inteligencia que elige bien las metas, maneja la información, gestiona las emociones y practica las virtudes de la acción), Zoe Cubeiro cuenta con una excelente aptitud (merced a sus estudios, idiomas, conocimiento y aprovechamiento de las nuevas tecnologías), una estupenda actitud (lenguaje, inteligencia emocional y presencia) gracias al deporte y al asociacionismo SekMun, ANAEDE, MABEA) y un compromiso importante. Una cabeza “bien amueblada”, un corazón noble y generoso y el coraje que requieren estos tiempos híperVUCA. Es una “centennial” (menor de 20 años), preparada y comprometida.

Para que Zoe alcance la mejor versión de sí misma, la Dra. Emma M. Seppälä; Directora Asociada del Centro de la Compasión y el Altruismo de la Universidad de Stanford, nos propone distinguir los momentos puntuales de felicidad (que hemos de saber disfrutar) de la felicidad duradera, a largo plazo, que es vivir una vida de propósito, significado, compasión y altruismo. Y, sí, perseguir nuestros sueños, nuestros objetivos personales y profesionales.

La Dra. Seppälä escribió el libro ‘The Happy, la gratitud, ness Track’ (La pista de la felicidad) para compartir lo que la neurociencia nos ha enseñado sobre el tema de la felicidad. Hay seis mitos muy difundidos, que resultan ser falsos:

  1. No dejes de obtener logros. Para ser feliz, ve de un objetivo alcanzado al siguiente.
  2. No hay éxito sin estrés.
  3. Persevera a toda costa.
  4. Céntrate en tu propio nicho, hasta que te conviertas en [email protected],
  5. Parte de tus propias fortalezas, pon en juego tus talentos.
  6. Se trata de convertirte en el nº 1.

Todos estos falsos mitos, estas trampas, afectan a la salud y el bienestar. Es la felicidad la que lleva al éxito y no al revés. [email protected] [email protected] ponen en riesgo su salud, su productividad, las relaciones laborales y personales… La clave está en la consciencia, en “estar presente” en todo lo posible. La multitarea es una mala idea, Y la calma, el autocontrol (respiración, meditación), la gratitud, la autocompasión (frente a la crítica feroz a [email protected] [email protected]).

La vida, para ser feliz, no es cuestión de agobios, de ansiedad, de miedos, de estrés, sino de ilusión, de pasión, de entusiasmo, de determinación (Grit). Es importante tenerlo en cuenta.

Mi profunda gratitud a Zoe por todo lo que he aprendido de ella a lo largo de estos 18 años y sigo aprendiendo cada día. Estoy convencido de que sus mejores años están por llegar.

 

La canción de hoy, ‘Maniac’, de Michael Sembello (1983). De la película ‘Flashdance’ protagonizada por

JenniferBeals

Pasión, en este caso por el baile.

 

 

Un comentario sobre “La mayoría de edad de Zoe Cubeiro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.