Eibar, donde el trabajo bien hecho vence a lo imposible

Ayer viví una magnífica experiencia de Talento en la muy ejemplar ciudad de Eibar. Fundada como “Villanueva de San Andrés de Eibar”, recibió el título de constitución de Villa en 1346. Se la llama “Armera” por su actividad económica principal, la manufactura del hierro. Situada en la comarca del Bajo Deva, en el valle del río Ego, está rodeada por los montes Arrate, Akondia y Urko al norte y Galdaramiño e Illordo al sur. 27.406 habitantes; hermanada con Yecla (Murcia) y Vilariño de Lama Má (Orense). Nombrada por el Gobierno de España “Ciudad de la Ciencia y la Innovación” en 2010.

Dice una copla sobre Eibar:

En éuskaro rincón escondido

hay un pueblo, olvidado tal vez,

donde impera por ley el trabajo

que es orgullo sin ser altivez.

Tal es el “espíritu eibartarra”: en su equipo de fútbol, en sus empresas, en sus instituciones educativas (especialmente en la Armeria Eskola) y en la ciudad en su conjunto.

Mi gran amigo Joxe Mari Ulazia Ibarzabal tuvo la amabilidad de recogerme en el aeropuerto de Loiu (gracias, Miguel, por llevarnos y traernos) y de ahí a Ipurúa, mítico campo de la Sociedad Deportiva Eibar, que lleva cinco temporadas en la Liga Santander.

Como anfitriones, nada menos que Mikel Larrañaga y Unai Artetxe. Mikel Larrañaga es VP de la Fundación y primer alcalde democrático de Éibar (su bando en defensa del euskera en 1982 es mítico). Puedes ver un vídeo sobre Mikel de 2015, en circunstancias difíciles para el club, en el que se comprueba su honestidad e hidalguía:

Unai Artetxe es el Director de Comunicación de la SD Eibar. Un experto en Marcas, Design Thinking, e-commerce y social media, que está llevando el relato (Storytelling) del equipo a donde antes nunca había estado. Prueba de ello es la noticia del Financial Times hace dos días como una de las empresas que más crece de Europa (más del 44% anual en los últimos tres años; ingresos de 60 M € apostando por patrimonio y no por jugadores caros). En palabras de Jon Ander Ulazia, CEO del club, “la forma de gestionar de nuestras abuelas”. El club ha destinado 40 M € a remodelar el estadio (que es municipal, no propio) y a la nueva ciudad deportiva, a cinco minutos de Ipurúa.

Hemos visitado el txoko, donde los jugadores comen juntos varias veces a la semana (allí he podido saludar al entrenador, José Luis Mendilíbar, con quien tuve el honor de debatir en una jornada de APD en San Sebastián con la presidenta de la SD, Amaia Gorostiza Telleria), los vestuarios, la zona donde las familias (esposas, hijos de los jugadores) ven el partido juntas, el terreno de juego… Allí se puede leer ‘Otro fútbol es posible’: posible, rentable, digno de elogio y de sano orgullo.

Y otro lema que puede leerse en Ipurúa: “Ezina ekinez egina” (lo imposible, vencido). Una plantilla (22 jugadores, una edad media de 29 años) que no llega en valor a los 70 M € (el portero Dmitrovic, los laterales Cucurella y Rubén Peña y el medio centro Joan Jordán están tasados en 10 M €; el delantero centro, Sergi Enrich, en 7’5 M €) ha ganado esta temporada 3-0 al Real Madrid (con un valor de mercado de su plantilla de casi 1.000 M) el pasado 24 de noviembre; a la Real Sociedad (2-1), al Leganés (1-0), al Espanyol (3-0), al Girona (3-0) y al Celta de Vigo (1-0). Está en la zona media de la tabla, a 8 puntos de los puestos europeos.

Diferentes modelos. Hace diez años, en 2010, el Éibar y el Ontiyent se jugaron el ascenso a segunda división. El conjunto eibartarra, entonces entrenado por Manix Mandiola, perdió en El Clariano 2-1 y en Ipurúa 0-1 y quedó eliminado. El Ontiyent, creado en 1931, desgraciadamente desapareció ayer. Estaba en Segunda B y adeuda hasta cinco meses a sus jugadores.

Toda una experiencia la vivida en Ipurúa. En el Museo de la entidad, trofeos, banderines y la camiseta firmada por las jugadoras del CD Tacón. Como dice Ana Rossell Granados, “lo imposible sólo tarda un poco más”.

El pasado mes de septiembre la Sociedad Deportiva presentó el proyecto ‘Construyendo Valores’ (Balioak Eralkitzen) ante más de 500 jugadores y técnicos. Los valores del Eibar son Respeto, Compromiso, Disciplina, Humildad, Solidaridad y Honradez. Cada mes se trabaja un valor y el club evalúa a los jugadores de todas las categorías en esos valores dentro y fuera del campo (en septiembre, por ejemplo, se evaluó el Respeto). Si las acciones refrendan los valores, la recompensa es la Cruz de San Andrés. Así con los 18 equipos del Eibar, cuatro de ellos femeninos.

De la Sociedad Deportiva Eibar a una de las empresas más humanistas del valle del Deba, Urkotronik. “La cima es sólo la mitad del camino”. Más de 35 años escalando hacia la excelencia en vending y hostelería. Nos recibió su CEO y socio fundador, Carlos Abad, miembro de la Asociación de Antiguos Alumnos de Armeria Eskola. Tuve el honor de firmar en la “pizarra de amigos” con las siguientes palabras: “Naturaleza y Tecnología en una empresa netamente humana. Eskerrik Asko”. Y comprobé la integración del equipo humano.

Carlos Abad es una gran persona y se nota. Los valores de Urkotronik (valores vividos, virtudes, valores de verdad) son el Trabajo en Equipo, la Capacidad de Adaptación, la Vocación de Servicio y la Mejora del Entorno en el que vivimos. Creada en 1983, “bajo la atenta mirada del Monte Urko”, Urkotronik apoya a la Escuela de Armería, el Instituto de Máquina Herramienta, la UNI Éibar, entidades deportivas como el Urbat Urkotronik (waterpolo) o el Elgoibar FT, además de deportistas individuales.

Y de Urkotronik a la Armeria Eskola, que cumplió su primer centenario en 2012 (tuve el honor de participar aquel 13 de julio en una mesa redonda con el ex-presidente de MCC Antonio Cancedo, el ex-lehendakariIbarretxe y el entonces presidente de ADEGUI Eduardo Zubiaurre). Ayer celebraba la IV Feria de FP ABIAN y la Asamblea de la AAA (Asociación de Antiguos Alumnos), que me había pedido que les hablara de TALENTUALDIA (El Momento del Talento). En el salón de actos, los responsables de las 66 empresas que forman parte de la Asociación y que dan empleo a más de 10.000 profesionales y de ocho entidades asociadas, entre ellas la SD Éibar y los alcaldes de Éibar (Miguel de los Toyos) y de Ermua (Juan Carlos Abascal).

Tras las palabras de Ainara Arrate y Natividad García (presidenta de la Asociación), de Imanol Urreisti Ulazia (director de Armeria Eskola) y de Manu Egaña Txopitea, Director de Personas y Organización del grupo Kirol, que contó dentro del proyecto Lehiagune de convertir Éibar en la referencia mundial en mecatrónica de precisión.

José Mari Ulazia hizo una de las presentaciones más entrañables que me han hecho nunca, hablando no del Curriculum sino de los valores (según él, que predico y practico), como el Humanismo, el Equipo, la Educación, la Vocación de Servicio y la Generosidad. Y finalmente la mención a mi hija Zoe, que es mi mayor ilusión.

TALENTUALDIA, el momento del Talento. Siete años después de iniciado el Talentismo (la nueva era en la que el Talento es lo más valioso, el motor de Transfomación), la escasez de talento es mayor que nunca (47% en el mundo, 24% en España) y lo será más cada vez. ¿Qué podemos hacer? Definir bien el Talento (siguiendo a José Antonio Marina), conectarlo con la idea de Valor (valor de uso, valor de cambio, valor signo-símbolo), aprovechar las cinco tendencias del futuro del empleo: Éibar y sus empresas han de ser “imán de talento”, conseguir que sus trabajadores vivan una “experiencia de talento” en un ecosistema híbrido (diversidad de género, generaciones, personas con otras capacidades) con líderes digitales (ya sabes: la “tiranofobia” de los Millennials) y aprendiendo constantemente (la revolución de las competencias).

El Excmo. Alcalde de la muy ejemplar ciudad, Miguel de los Toyos, me regaló el libro ‘Viaje por el país de los recuerdos’ de Toribio Etxebarria Ibarbia, que ha sido mi lectura hoy. Un libro costumbrista del Éibar que este gran humanista, Toribio Etxebarria (1887-1968), amó desde la distancia del exilio (estuvo en Caracas, México, Irlanda e Inglaterra). En 1987 fue nombrado Hijo Predilecto de Éibar.

En esta edición bilingüe, el historiador Luis Castells Arteche repasa “El viaje sentimental de un humanista eibarrés”. Y el autor, tras un prólogo que en realidad es un epílogo, nos sumerge en la aurora social sobre el Ego (se refiere al río que cruza Éibar), los tiempos del neófito y los tiempos de milicia, los problemas nacionales (entre ellos, la creación de la Escuela de Armería, antes de la I Guerra Mundial), la posguerra (la deshumanización de la política, el horror de fracasar como profetas), la II República y la guerra civil. Esta edición es la del cincuentenario de la muerte de Toribio Etxebarria y de la publicación de la obra, tras casi 30 años de exilio. Una obra preciosa, unas memorias tan emotivas como impactantes que nos hacen vivir un periodo no tan lejano de la historia, cuyas lecciones deberíamos haber aprendido para que el dolor no sea en vano.

Natividad Garcia, presidenta de la Asociación Armeria Eskola, me hizo entrega del galardón “Ondo egindako lana” (Por el trabajo bien hecho). Un gran honor viniendo de una villa que se enorgullece especialmente de esta virtud. Sano orgullo sin altivez.
Llevo desde ayer el pin de la Cruz de San Andrés, emblema de Éibar y símbolo de la humildad, del tesón, del ingenio, del sano orgullo… del trabajo bien hecho en definitiva.

Mi profunda gratitud a Joxe Mari, Nati, Carlos, Eduardo, José Luis, Imanol, Miguel, Juan Carlos y a todos los miembros de la Asociación. Me fui ayer con una gran experiencia de talento, imborrable, sobre lo que significa la Excelencia en toda la extensión de la palabra.

Queda pendiente volver pronto a Éibar a visitar su Museo y celebrar cuando toque la permanencia de la Sociedad Deportiva en la primera división de la Liga.

Estáis los miembros de Armeria Eskola entre “Mis personas favoritas”. Así se llama la última canción de Alejandro Sanz, con Camila Cabello (un recuerdo a mi amigo Nico Castro, que seguro que ha sido de los primeros que la ha escuchado):

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.