Por qué hay tantos hombres incompetentes en la Dirección (y cómo arregrarlo)

Lo lamento por los aficionados del Atlético de Madrid (entre ellos, mi madre y mis tíos; mi abuelo materno era amigo de Vicente Calderón). Ayer la Juventus pasó por encima del equipo colchonero, con tres goles (prometidos) de Cristiano Ronaldo. Una lección sobre la mentalidad ganadora y la cultura de la derrota en el fútbol, en la empresa y en la vida.

Hoy, Management Talk del Club de Excelencia en Gestión (CEG) en la sede madrileña de iberCaja (Almagro, 46) con varias de las empresas excelentes según el Modelo EFQM. Almuerzo con dos grandes amigos, Jorge y José Antonio, dos de las mejores mentes de nuestro tiempo. Sesión de Coaching Estratégico con el CEO de uno de los mayores empleadores de nuestro país, referente en Economía Inclusiva. Y presentación del nuevo libro de la creativa Diana Orero. Mi gratitud a [email protected] [email protected]).

He estado leyendo el nuevo libro de Tomás Chamorro-Premuzic, ‘Por qué tantos hombres incompetentes llegan a la Dirección (y cómo arreglarlo’ (Why so many incompetent men become leaders? (and how to fix it) de Harvard Business Review Press, 2019. Tomás Chamorro es el Chief Talent Scientist de ManpowerGroup, da clases de Business Psychology en el University College de Londres, en Columbia (NYC) y pertenece al Entrepreneurial Finance Lab de Harvard.

En el libro, nueve propuestas:

  1. Por qué la mayoría de los líderes son ineptos. En las mayores 500 empresas del S&P, el 44% de la fuerza laboral son mujeres, el 36% de los mandos intermedios, el 25% de [email protected] [email protected], el 20% de [email protected] [email protected] y el 6% de [email protected] CEOs. La mujer es una gran solución al mal liderazgo (a los jefes tóxicos, en realidad).
  2. Confundimos la Confianza con la Competencia. La Competencia es lo bueno o malo que somos en algo (objetivamente considerado, por resultados). La Confianza (Confidence, que no Trust) es lo que opinamos de [email protected] [email protected] El exceso de confianza (Overconfidence) puede ayudar a promocionar a un directivo, pero no mejora su competencia. Las mujeres pecan mucho menos de “overconfidence” que los varones. Ernesto Reuben y su equipo (Columbia, 2012) demostraron que los hombres sobreestimaban en un 30% y las féminas en un 15% (¿será la testosterona?).
  3. Por qué ganan los “malotes”. Los narcisistas se autopostulan para ser líderes con mayor facilidad, atribuyen las derrotas a los demás… La ciencia demuestra que hay más narcisistas varones que mujeres. Los narcisistas no suelen ser buenos líderes por falta de humildad, escucha activa, empatía. Los directivos narcisistas en general no aceptan el coaching y se desarrollan poco (o nada) como líderes. Nos encantan los psicópatas porque parece que toman decisiones con más facilidad (las opiniones de los demás no les importan). Tomás pone el ejemplo del delincuente Bernie Maddoff.
  4. El Mito del Carisma. El autor cita a Margarita Mayo (IE Business School) y el conflicto entre humildad y carisma, así como a Herminia Ibarra (Insead) y el problema de las mujeres con el carisma. El carisma tiene un lado oscuro, como Ronald Deluga (Bryant University) ha demostrado con los presidentes de EE UU
  5. La Ventaja Femenina. El EQ (Cociente emocional) ayuda a la mujer en su empleabilidad. En términos de Liderazgo Transformador y de Efectovidad personal, las mujeres cobran ventaja.
  6. Cómo son realmente los líderes: Capital intelectual, Capital social y Capital psicológico. Tomás insiste en que una valoración científica del Liderazgo muestra tanto las fortalezas como el lado oscuro (descarriladores).
  7. Aprende a desconfiar de tu instinto. Hay problemas con las entrevistas. Las nuevas tecnologías permiten analizar y medir mejor el Liderazgo de cada uno.
  8. Cómo pueden mejorar los líderes. Seis claves: algunas cosas son difíciles de mejorar, el buen coaching funciona, cuidado con las fortalezas, la auto-consciencia (selfawareness) resulta esencial, no es fácil luchar contra nuestra naturaleza, la coachabilidad (dejarse entrenar) es parte esencial de nuestro potencial.
  9. Midamos el impacto del Liderazgo. Aunque sea difícil. establecer el ROI es importante.

Un libro en la vanguardia del Liderazgo. La objetividad es esencial. Gracias, Tomás (y a Vicenç por el regalo).

La canción de hoy es ‘Sussudio’, de Phil Collins

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.