Felicidad incompleta: Por qué Dani Delacámara mató al Rey León

Anoche fuimos a ver el espectáculo de Dani Delacámara en el Teatro Reina Victoria, ‘Yo maté al Rey León’. Tercera vez que he visto a Dani Delacámara durante el mes de marzo, porque fue el maestro de ceremonias de los premios Genio de Vocento en Gijón y actuó en la presentación del libro de Margarita Álvarez, ‘Deconstruyendo la Felicidad’.

Dani Delacámara es un cómico impresionante y en plena forma. A sus 51 años, este licenciado en Periodismo es uno de los pioneros de ‘El Club de la Comedia’ y ‘Paramount Comedy’ como monologuista y estuvo 20 años con Luis del Olmo en ‘El jardín de los bonsais’ (él bromea al principio del espectáculo con el mérito de que con esta carrera profesional no le conozca nadie). Tiene además una amplia experiencia como docente (ha sido profesor de la Reina Letizia) y es conferenciante (Cómo hablar en público, utilizando técnicas Zen). Desde 2002 ha llevado al teatro espectáculos como ‘Dios es una mujer’, ‘Spain is different’ o este ‘Yo maté al Rey León’.

Como espectador considero que Dani estructura su función (divertidísima: no paras de reír en más de hora y media) en tres ejes: el poder de la música (en los recuerdos, en los estados de ánimo), el tragicómico hecho de que los que estamos “en la segunda mitad de la vida” (más de 40 años) seremos la primera generación que nos iremos de este mundo sin mandar (mandaron nuestros padres y ahora nos mandan [email protected] [email protected]) y que hemos de “matar”, como él ha hecho, al Rey León.

¿A qué se refiere Dani Delacámara con “matar al Rey León”? A dejar la Felicidad sólo en el Hakuna Matata (“Vive y sé feliz”). Una frase en swahili popularizada en la peli de Disney. Estaba en una canción de Them Mushroom de 1982 y en otra de Boney M de 1984, hasta la canción de Tim Rice con música de Elton John de 1994. Una suticata (Timón) y un facóquero (Pumba) le enseñan al cachorro Simba que debe ser un pasota por la selva. El tema musical fue nominado al Óscar, como también (de la misma cinta) ‘The circle of life’, pero perdieron ante ‘Can you feel the love tonight?’ (estoy de acuerdo con la elección de los miembros de la Academia de Hollywood hace 25 años).

Más allá de la comicidad, Dani Delacámara tiene toda la razón. ‘Hakuna Matata’ es un paréntesis para Simba entre su lugar en el ciclo de la vida (cuando es presentado en sociedad por Rafiki, al inicio de la película) y su responsabilidad como gobernante. Ya sabes que me gusta repetir la definición aristotélica de Felicidad: “Experiencia global de placer Y significado”. Tan dañino es el exceso de placer (el hedonismo de Hakuna Matata) como el de propósito (el perfeccionismo y el exceso de competitividad). Toda una lección de vida.

Una reflexión la de Dani más actual que nunca. En el último Foro Económico Mundial de Davos (22-25 de enero de 2019), el presidente de Sudáfrica, Ciryl Ramophosa, sucesor de Mandela, no fue precisamente por el ‘Hakuna Matata’, sino por la responsabilidad con su nación, Si tienen las capacidades, la preparación, la tecnología, ¿qué les falta? Creérselo. Como a tantas personas, equipos, empresas y sociedades. Lástima que cuando Simba recuerda a su padre, Mufasa, y asume su plena responsabilidad como líder, los de Disney no le pidieran una canción memorable a Elton John. Lo que suena es el maravilloso ‘This Land’ (Esta tierra) de Hans Zimmer, un temazo para nuestra dignidad y asunción de responsabilidades

Gracias, Dani, por hacernos reír tan inteligentemente.

De la prensa de ayer, el dúo M&M (Marina & Montero) y algunas sorpresas adicionales.

El maestro José Antonio Marina se preguntaba si los políticos han de ser de ciencias o de letras. JAM ha lanzado una nueva campaña, “Objetivo: generar talento político”, a la que me apunto desde el Liderazgo y el Coaching. Tipifica el talento político en sociedad gubernamental y sociedad civil; entre ambos debería haber permeabilidad (más de la actual, sin duda). Cita a Thomas Sowell en su ‘Conquista y Cultura’: es desastroso que los políticos sean “intelectuales” y no hayan desarrollado una actividad productiva (la teoría desgajada de la realidad puede conducir al horror). Ni a Marina ni a un servidor nos gusta el término “intelectual”, por pretencioso y excluyente. Marina es filósofo, pensador, y está siempre en temas muy prácticos, como las ciudades con talento (reducir drásticamente el fracaso escolar), el pacto por la educación o generar talento político. Sobre si los políticos deben ser de ciencias o de letras, me ha recordado un valioso artículo (creo que de la revista TIME) que señalaba hace años la diferencia entre los políticos estadounidenses (la mayoría, licenciados en Derecho) y los gobernantes chinos (ingenieros en su mayoría). Los anglosajones se dedicaban básicamente a pleitear; los orientales, a crear infraestructuras. Se non è vero, è ben trobato.

Rosa Montero proponía ‘Alzar el vuelo’ en sus ‘Maneras de vivir’. Lo inquietante de la edad es que te convierte en un/a superviviente. Desaparecen los amigos, familiares, amados… y nos quedamos solos. Concluía con una cita del poeta mexicano Elías Nandino: “morir es alzar el vuelo. Sin alas. Sin ojos. Y sin cuerpo”.

También en El País Semanal, una entrevista de Quino Petit al prestigioso periodista iberoamericano Andrés Oppenheimer: “El movimiento anti-robotización sustituirá al antiglobalización”, impulsado por demagogos populistas. Hemos perdido la capacidad de sorpresa ante los avances tecnológicos. “Venezuela tiene ahora la mejor oportunidad de que a Maduro no le quede otra que negociar una elección libre con observadores que va a terminar con su salida”. Martín Caparrós nos describía la Ciudad de México, “la ciudad desbocada”, con vagones de metro para mujeres desde el 2000, para evitar abusos y tocamientos y una inseguridad que preocupa al 75% de la población (una ciudad que adoro, con bellos mercados, museos espléndidos y un ritmo palpitante). Y el regreso de Chillida-Leku, el santuario artístico de Eduardo Chillida en Hernani (Gipuzkoa), 8 años después de su cierre por inviabilidad económica. Borja Hermoso nos invita a dar la “bienvenida a la casa del padre”.

“A la ciencia española le falta un superhéroe” (Ángela Ribeiro, experta en robótica, CSIC), por Javier Lorenzo. Por supuesto que sí: un modelo, un ejemplo a seguir. ¿Por qué Onza, los productores de ‘El ministerio del tiempo’, no hace una serie sobre Margarita Salas, Severo Ochoa o Ramón y Cajal? (sí, sé que hubo una con Marsillach de 1982, pero nadie se acuerda de ello).

En Innovadores, la Big Idea 2019; tecnología a escala humana. En #SomosMujeresTech, la voz de 11 directivas del sector tecnológico que hablaron de economía circular, inclusión financiera, salud, identidad, educación y equidad de género. Mi gratitud y reconocimiento a Ana Llopis (ideas4all), la consejera Emma Fernández, María José Miranda (NetApp), la profesora Mónica Vilas, Noelia Lázaro (Packlink) Paloma Real (Mastercard), Patricia Núñez (Lenovo), Pilar Torres (Amazon), Rita Estévez (Experian) y la asesora Rosa Díez. El Talento, en el centro. “Lo que diferencia a una empresa de otra son las personas, y sobre todo su talento” (Isla Ramos, CEO de Save the children). “Es imposible innovar si non eres emprendedor/a” (Susana Rodríguez, CEO de Cantabria Labs), entrevistada por Juan Delgado. Y Rosa Carvajal, sobre los mejores lugares del mundo para trabajar (Alemania, Bahrein, UK, Emiratos, Suiza, Suecia, Singapur, EE UU, Canadá y Hong Kong) según el “Expat Explorer” de HSBC y la Diversidad, con un informe de BCG que recomienda pasar de las buenas intenciones a los hechos (las empresas más diversas son más rentables y productivas).

En El País Negocios María Fernández nos aconsejaba el modelo de las empresas mutantes. Cambiar de piel antes de que sea demasiado tarde (Kodak, los SMS). Como ejemplos, Repsol (que ya no es sólo una petrolera), Apple (TV), Bancos con empresas emergentes, Ferrovial que vende su división de servicios para centrarse en infraestruccturas. Diversificación imprescindible; sin embargo, como decía Manuel Manquiña en ‘Airbag’, “el conceto es el conceto”. Me gusta lo que ha hecho Satya Nadella en Microsoft; que las vacas lecheras (negocios rentables en declive) apuesten por lo emergente (con gran potencial).

Y recupero a John Carlin, ahora en La Vanguardia. “Si Shakespeare volviese a la vida hoy se sorprendería de lo vigente de Hamlet en su país natal”. https://www.lavanguardia.com/opinion/20190331/461358253566/brexit-hamlet-shakespeare.html

La canción de hoy, ‘Blinded by rainbows’ de The Rolling Stones (gracias Diego por la recomendación).

En honor a Dani Delacámara, Amadeus mejorando la música de Salieri

¡Jajaja!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.