El propósito y el sueño europeo

Anoche me quedé a ver el debate de los cinco candidatos a la Comunidad de Madrid. En fin, sin comentarios. Roberto Bécares (en El Mundo) califica a los aspirantes como “Afilado” (Ignacio Aguado), “perdido” (Ángel Gabilondo), “rígida” (Isa Serra), “eficaz” (Rocío Monasterio) y “tenue, falta de contundencia” (Isabel Díaz Ayuso).

Semana que comienza en Madrid, para ir a Barcelona y Tarragona, hasta la graduación de mi hija Zoe el viernes. Acaba el IB (Bachillerato Internacional), después de 14 exámenes de seis asignaturas.

De la prensa de ayer, comienzo una vez más por José Antonio Marina y sus ‘Ideas’. En este caso, “el sueño europeo”. JAM nos recuerda que hace 15 años el sociólogo norteamericano Jeremy Rifkin publicó un libro con ese título. Su tesis, explicada convincentemente en 500 páginas, es que la visión de futuro del viejo continente es la contraimagen del “american dream”. El europeo es un relato común a partir de los derechos humanos universales y los derechos intrínsecos de la naturaleza. “No parece que los europeos valoremos lo que tenemos” (me ha recordado el contraste, en la serie ‘Huge in France’ de la que hablaba ayer, entre el “Sunny California” y París: el Arco del Triunfo, la torre Eiffel, Notre-Dame…). JAM acaba de leer ‘Les nationalistes a l’assault de l’Europe’ de Dominique Vidal. Un nacionalismo a la defensiva, basado en la identidad, basado en una “soberanía ficticia”. Mañana el profesor Marina, Líder Humanista 2019, nos ampliará estas ideas en su blog.

¿Quién sería el mejor jefe para el trono de Hierro?, por Carmen Sánchez-Silva. Tres docentes (Roberto Landeros, de la Universidad de Navarra; Norbert Monfort, de ESADE; Pablo Simón, de la Carlos III) optan entre la visionaria Daenerys Targayen, las autoritarias Cersei Lannister (con pánico a perder el poder) y Arya Stark (sin visión a largo plazo), el afiliativo Bran Stark y el participativo Jaime Lannister. Parece que olvidamos que el relato de George R, Martin es una historia medieval y no un caso de auténtico liderazgo. En la vida real (en la España actual) la madre de dragones llevaría la delantera.

En La Razón, Rosa Carvajal trataba el tema empresarial del Propósito: ‘El delirio de alcanzar el propósito profesional’. Tres de cada cuatro españoles cree que no ha alcanzado su reto profesional (el 25%, que no lo va a lograr nunca). Marta Romo considera que no se debe desvincular lo profesional de lo personal. “Hay que huir de los chutes de emociones”. Ovidio Peñalver recomienda que visualicemos los cinco mejores y peores momentos de nuestra vida. “De esa forma podemos ver qué nos hace disfrutar y qué no, qué nos hace vibrar en la vida, y así se nos hace más fácil proyectarnos en el futuro. Muchas veces nuestro plan profesional no es nuestro, sino de otros”. Un servidor hablaba de las razones para no cumplir nuestro propósito: incoherencia por falta de pasión y/o por falta de determinación. En el 90% de los profesionales, por ansiedad (un sueño desmesurado, una quimera) o por aburrimiento (no hay reto que nos emocione, que nos ilusione). Gracias, Rosa, Marta y Ovidio.

Sueño europeo, sueño profesional, reto personal (propósito). “La Innovación no surge por casualidad… surge de las personas con motivación y preparación para cambiar el mundo” (Marta Grañó).

La buena noticia del deporte es que Nadal ha ganado de nuevo, en Roma, a una semana de Roland Garros. La mala (al menos para sus seguidores) es que hará falta mucho “Liderazgo Zidane”. La portada de Marca hoy es clara: “Muy deficiente”.

La canción de hoy, ‘In my feelings’, de Nelson Freitas con Mikkel Solnado

https://www.youtube.com/watch?v=QBoDcUM33ZE

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.