Energía, Talento y el arte de modelar tu Empleo

AVE de las 6,10 de la mañana (el primero que sale de Atocha) hacia Barcelona. Por la mañana, recibimos en L’Espai del Talent a [email protected] estudiantes de la Universidad Blas Pascal de Argentina (sita en la bella ciudad de Córdoba). Montse Moliner, Natacha Rodríguez y un servidor compartimos varias horas con [email protected] para hablar del Ciclo Estratégico del Talento, de nuestra Visión de la Transformación Digital (que, si no está acompañada de la Transformación Cultural acorde, deriva en Digiticidio) y por supuesto de las cinco tendencias del Futuro del Empleo: Talent Magnet, Skills Revolution, Talent Experience, Talent Hybrid Ecosystem y Digital Leader. En esta Globalización 4.0, la de la Cuarta Revolución Industrial, compartir ideas con Millennials tan brillantes de un país hermano al que adoro es un lujo imprescindible. Mi gratitud a quienes habéis organizado este encuentro.

Por la tarde, en Tarragona, he hablado de la ‘Energía en una nueva Era’ para [email protected] 100 principales [email protected] de una de las mayores empresas de nuestro país, en plena Transformación. La nueva era, claro está, es el Talentismo, una nueva época en la que el Talento es el motor de transformación. Talento que debe ser definido eficazmente (como inteligencia que elige bien las metas, maneja la información, gestiona las emociones y practica las virtudes de la acción) para atraerlo, desarrollarlo y comprometerlo.

¿Y la energía? La Real Academia de la Leangua la define como “eficacia, poder, virtud para obrar” y como “capacidad para realizar un trabajo” (se mide en julios). En este punto me gusta recordar al físico teórico Richard Feynman (1918-1988), cuando declaraba que no tenemos la menor idea de lo que es la energía. “Energía” proviene del latín y del griego: “ergón” es acción, trabajo.

Como el Talento se compone de Capacidad (Aptitud más Actitud) por Compromiso en el Contexto adecuado, la energía aparece precisamente en el Compromiso, que es la energía que le ponemos al proyecto. De hecho, la combinación de cuatro energías: física, mental, emocional y de valores. Solemos seleccionar por Aptitud (Conocimientos, Habilidades) que se recogen en el CV o en nuestro Plan de Marketing Personal y, de forma más profunda, por Actitud (profesionalmente, mediante una Behavioral Events Interview, mal traducida por “Entrevista de Incidentes Críticos”, de detección de competencias).

El Compromiso es algo más dinámico. Como nos enseñó la profesora Silvia Damiano en su libro ‘Implícame’, el Engagement (implicación, compromiso) es cuestión de tres E en inglés: Enjoy (Disfrute), Empowerment (Autonomía) y Emotional Connection (Conexión Emocional). No por casualidad, las tres claves de la motivación intrínseca según Daniel Pink: Propósito, Autonomía y Maestría. Dos genios llegando a las mismas conclusiones por distintos caminos.

Las cinco tendencias del Futuro del Empleo tienen mucho que ver con el Compromiso, con la Energía. Una Marca es atractiva, más allá de su Propuesta de Valor al Talento (condición necesaria pero no suficiente) porque busca personas comprometidas y ofrece compromiso, a través de una experiencia de talento única, en diversidad de género, generaciones y capacidades (ecosistema único) aprendiendo continuamente (revolución de las competencias) con líderes digitales que activan la energía en conversaciones de carrera.

Por el principio de conservación, la energía no se crea ni se destruye sino que se transforma. Energía potencial, latente, que transformamos en energía cinética. Si la Digitalización activa la energía de [email protected] profesionales, la empresa sobrevive y triunfa; si se usa para “apagar su energía”, la empresa decrece y acaba muriendo.

¿Cuál es el KPI (el indicador clave) de la energía? El entusiasmo. Me encanta la palabra (en griego, “hay un Dios dentro de ti”). Me encanta el concepto: “Nada grande en la vida se consiguió jamás sin entusiasmo”, Ralph Waldo Emerson; “El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiamso”, Sir Winston Churchill”. Me encantan sus componentes: emoción, inspiración, motivación y creatividad (Bo Bennett).

Sin embargo, hay casos como el de Gareth Bale (todavía jugador del Real Madrid), que se ha sincerado en ‘State of Play’, la película de BT Sports que se estrena el próximo 29 de mayo. “Los futbolistas somos robots”. “En el fútbol somos sólo robots, no puedes elegir el calendario como en el golf o en el tenis. No puedes elegir lo que hacer y cuándo hacerlo. Nos dicen todo: dónde y cuándo estar, a qué hora hay que comer, a qué hora entrenar. Es como si perdieras el control de tu vida de alguna forma“. “Cuando eres un niño, no tienes tantos pensamientos en la cabeza, puedes disfrutar con tus amigos, reírte. Cuando llegas a ser profesional, hay todo tipo de presiones, críticas y se pierde ese sentimiento”. El galés, que cobra 14 millones de netos de euros netos al año, se siente alienado.

Ayer tuve el placer y el honor de participar en la presentación en Madrid del nuevo libro de Belén Varela, ‘Jobcrafting’. Belén, que como presidenta de AEDIPE Galicia lanzó los primeros congresos de Felicidad en el Trabajo en A Coruña y Santiago, nos recordaba que apenas el 10% de las personas con empleo muestran un alto nivel de compromiso. En España, el dato es aún más terrible: el 6%. Imaginemos un Comité de Dirección de un par de docenas de profesionales en las que [email protected], tal vez dos, muestra entusiasmo.

El concepto de JobCrafting es de Amy Wrzesniewski (Yale School of Managament). Puedes ver un vídeo en el que explica la idea:

“Jobcrafting es lo que hacen los profesionales para rediseñar sus propios roles, lo que eleva el compromiso, la satisfacción en el empleo, la resiliencia y la prosperidad” (Justin Berg, Amy Wrzesniewski, Jane Dutton, 2010). Se trata de conectar el empleo de nuestro talento (ya sabes que “trabajo” siempre es una tortura, porque “trepalium” era el instrumento de tortura en el Imperio Romano) con el propósito, con el significado.
http://justinmberg.com/berg-dutton–wrzesniewski_2.pdf

Belén Varela considera que el talento es un zumo de naranja que puede estar congelado, desparramado, evaporado… En su libro ‘JobCrafting’, nos propone una metodología sumamente útil para diseñar “nuestro vaso” (tareas y relaciones, en términos de intensidad), conocer nuestro “zumo” (desde los momentos del día en los que tenemos mayor o menor energía, según seamos búhos o alondras; el ejercicio físico, el sueño, la alimentación; la fortalezas de nuestro carácter (VIA, de Seligman y Petersen); las “vitaminas laborales” (Peter Warr); la capitalización en eventos positivos (Christopher Langston), como en caso haber asistido esta semana a las presentaciones de libros de Ami Bondía y Belén Varela; el gajo de pasión y la chispa de vitalidad; el lenguaje positivo (Luis Castellanos); la recuperación, desafíos, novedad, variedad… Belén Varela nos ofrece hasta 15 formas de “aprovechar nuestra naranja”.

Y el “exprimidor”, planificando a cinco días, cinco semanas y cinco meses.

Belén Varela ha inventado para el JobCrafting decena y media de palabras (ayer repasamos algunas, como Compotencia, Escuchatoria (tan importante o más que la Oratoria), Gractitud (Actitud hacia el agradecimiento), Paraqueídas (el “paracaídas” del propósito) y Signidad (Dignidad por Significado, por Propósito).

“No hay nada más poderoso que una idea cuyo tiempo ha llegado” (Víctor Hugo). Este es el caso del JobCrafting para el Talento. Para activar la energía. Para generar entusiasmo.

¿Y si [email protected] líderes digitales, a través de conversaciones de carrera, hicieran “jobcrafting” con sus colaboradores, con [email protected] integrantes de sus equipos? Es una idea que incorporaré como coach estratégico.

Mi gratitud a Belén, Marta, Maite, Luis, José María, Almudena y a [email protected] [email protected] participantes en la deliciosa sesión de ayer.

Si quieres saber los secretos de las personas que amamos lo que hacemos, te recomiendo este TED del psicólogo Shane Lopez

Craft your Job, Convierte tu empleo en una obra de arte.

Si quieres una “playlist” de canciones que te ayuden a generar entusiasmo, aquí van mis recomendaciones: ‘I’m still standing’ de Eton John, Stronger (What doesn’t kill you makes you) de Kelly Larson, ‘I will survive’ de Gloria Gaynor, ‘Eye of the tiger’ de Survivor, ‘New York, New York’ de Frank Sinatra, ‘Ain’t no mountain high enough’ de Marvin Gaye y Tammi Terrell, ‘The show must go on’ de Queen, ‘Unwritten’ de Natasha Bedingfield, ‘Express yourself’ de Madonna y ‘Firework’ de Kate Perry

You just gotta ignite the light
And let it shine
Just own the night
Like the Fourth of July’Cause baby you’re a firework
Come on show ’em what your worth
Make ’em go “Oh, oh, oh!”
As you shoot across the sky-y-y

Bonus Track: el maravilloso ‘Don’t stop me now’ de Queen

What kind of SUPERSONIC man (or woman) are you?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.