Personalidad: Somos constructores de la realidad que percibimos

For the love of a princess, de Braveheart

Una tupida niebla esta mañana en Tarragona. AVE de vuelta a Madrid, tras participar en la Convención de Líderes (qué importantes son estos eventos para avanzar en una visión compartida del futuro y en la ejecución, todos a una, de la estrategia) de una de las principales empresas de nuestro país. Para un servidor, el KPI (indicador clave) del éxito de una intervención como la de un servidor ayer. sobre la energía (el compromiso, el engagement) que deben mostrar [email protected] directiv#s y [email protected] [email protected] profesionales de una organización para el éxito de una organización en una nueva era, la del Talentismo, fue que en la clausura (la mía fue la última conferencia, tras dos días de presentaciones de los miembros de la Dirección) los distintos DGs se refirieron al Talento, al Compromiso, al mundo VUCA, al Equipo (sinergias), a que la mejor versión de la empresa está por llegar… Y además, el CEO vino a verme espontáneamente para agradecer mis palabras y para saber cuáles podían ser los siguientes pasos. Del discurso a los hechos, porque la ejecución es el 90% de la estrategia, es donde radica toda la diferencia.

Y cena en el puerto de Tarragona, en El Serrallo. El restaurante, “El Taller” (www.eltallertgn.com); un local no muy grande de comida mediterránea con toques asiáticos y peruanos (ceviche, causa limeña). Atención a la propuesta de Óscar y Jorge: más Nikkei, más Huiman, más Serrallo. Gracias, Gemma, por la iniciativa. Atención a la iniciativa de Gemma Gasulla (MésDona) con Marta Grañó, Mamilab (www.mamilab.es). Apostando por nuestras madres crecemos como empresas. Soy Mami, Soy Talento, Soy MamiLab. El Talento Maternal es una ventaja competitiva para las empresas (véase ‘Inteligencia Maternal’ de Katherine Ellison, periodista con premio Pulitzer). Como dice el proverbio judío, “Como Dios no podía estar en todas partes, creó a las madres”.

En el tren he estado leyendo un libro magnífico, ‘Personalidad. Significados personales y sentido de identidad’, de Guillem Feixas y Viaplana (colección Neurociencia y Psicología). El Dr. Feixas i Viaplana (Santa Perpetua de Moguda, 1961) es catedrático de Psicología de la Universidad de Barcelona, investigador (epistemología constructivista en psicoterapia) y psicólogo clínico con amplia experiencia.

“La personalidad humana es más compleja que el modelo psicológico más complejo que se haya elaborado sobre ella” (Dr. Vicente Pelechiano, catedrático de la Universidad de La Laguna que estudió durante más de 40 años la personalidad y elaboró un tratado de 800 páginas sobre la misma).

El autor parte de la Grecia clásica y la tipología de los humores (aire, sangre, bilis negra y bilis amarilla) que hoy es una anécdota histórica pero nos ha hecho creer que la personalidad es inmutable. El sustrato biológico (genética y epigenética) es el temperamento. Gordon Allport (1961) habla del temperamento como susceptibilidad a la estimulación emocional, fuerza o rapidez de respuesta habituales, estado de ánimo prevalente (fluctuaciones, intensidad). En un estudio de 2003, los temperamentos (con niños de 3 años) eran “de buen ajuste” (autocontrol y autoconfianza), descontrolados (el 12% de los niños), inhibidos (9%) y confiados (el 32%). A los 26 años, el temperamento se mantenía.

Los rasgos de personalidad parten del temperamento, más la interacción con el medio ambiente. Los cinco grandes son Extraversión (versus Introversión), Neuroticismo (vs Estabilidad emocional), Apertura a la experiencia (vs Cerrazón), Afabilidad (vs Antagonismo) y Consciencia (vs sin propósito, “desnortado”). Los rasgos son dimensiones, no tipos de personalidad. Los efectos de los rasgos en el bienestar y la salud se consideran probados. Theodore Adorno describió en 1950 la personalidad autoritaria como de alto convencionalismo, rigidez, agresividad, hostilidad y muy fuerte voluntad de poder. La alexitimia es la incpacidad para entender, expresar y gestionar las emociones. La “triada oscura” es el narcisismo, el maquiavelismo y la psicopatía (recientemente se ha sumado la crueldad). Según el Dr. Brian Little, podemos trascender nuestros rasgos de personalidad (por ejemplo, él es introvertido pero actúa como extravertido provocador cuando es conferenciante) con “rasgos libres”.

El self (identidad personal) como narrativa. “Empleamos narrativas (o roles) socialmente construidas para otorgar sentido al flujo de nuestra experiencia y darle una forma y un significado”. Función integradora y sentido de identidad. Un hilo de continuidad con giros narrativos (turning points). Según Krahe (1992), la conducta es el resultado de un proceso continuo de feedback entre la persona y la situación en la que se encuentra (“yo soy yo y mi circunstancia”), el individuo es agente activo e intencional en el proceso, los factores cognitivos (de pensamiento) y motivaciones son determinantes esenciales de la conducta y respecto a la situación, el significado que ésta tenga para el individuo (cómo se la explica) es lo determinante.

Para el desarrollo de la personalidad, el apego (attachment, de John Bowly) con cuatro estilos: seguro, evitativo, ansioso/ambivalente y desorganizado, que nos dan un “Modelo Operativo interno”. El papel del trauma (Liotti y Farina, 2011). La resiliencia (‘Nunca es tarde para tener una infancia feliz’, de Ben Furman, 2013).

Somos constructores de la realidad que percibimos. “La imagen que cada ser humano tiene del mundo es, y permanece así para siempre, una construcción de su mente, y no puede probarse que tenga otra existencia” (Erwin Schrödinger, 1967). El autor nos remite a Humberto Maturana (1996), a Vaihinger (discípulo de Kant) y al evolucionismo moderno: el cerebro se adapta al entorno para sobrevivir. La personalidad se construye, desde el ciclo de la propia experiencia: desde la anticipación y el encuentro a la validación y la revisión de la misma. Las emociones intensas nos indican la necesidad de cambio. Por eso, “no hay nada más práctico que una buena teoría” (Kurt Lewin). Tenemos un mapa personal, que no es el territorio, que guía nuestra existencia. Y construimos socialmente nuestra realidad. Ken Gergen (2015) propone que la unidad de análisis sea la relación.

La dinámica del cambio. Si la personalidad es “el conjunto de predisposiciones y patrones de pensamiento, emoción y acción que devienen relativamente estables”, la transformación no es fácil. Hay una necesidad psicológica de continuidad, y por tanto resistencia al cambio. Los constructos de una persona se pueden analizar con procedimientos sistemáticos, como la técnica de la rejilla y el escalamiento, o con una entrevista más informal. Hemos de analizar los constructos congruente y discrepante, el polo actual y el deseado. La resolución del dilema es la clave del crecimiento y la transformación personal (“el proceso de cambio como una delicada negociación entre significados personales”).

En conclusión: el Dr. Guillem Feixas considera la personalidad como una evolución (dinámica) interactiva y relacional hacia la madurez. En tiempos de obsesión por lo material, esta apelación hacia la realización, el bienestar y la vida plena resulta muy refrescante.

Gran libro. Mi graitud al autor, Guillem Feixas i Viaplana, y a esta colección de textos de vanguardia.

Mi reconocimiento y gratitud a Eduard Punset, gran divulgador que se nos ha ido (anoche emitieron de nuevo ‘El convidat’ en el canal 33) y a la nueva premio Princesa de Asturias de las letras, Siri Hustvedt: “El feminismo es humanismo”.

El tema musical de hoy, ‘By your side’ de Sade. Escuchado esta mañana en el AVE.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.