Valor Compartido: la empresa y la fundación

Fin de semana de Champions League en Madrid (unos 100.000 fans del Liverpool, “You’ll never walk alone”, y del Tottenham), de Feria del Libro y en mi caso de descanso, lecturas, piscina, cine y Kilómetros de Pizza (la pizzería gourmet del cinco veces campeón del mundo) en Las Tablas.

Ayer en Movistar estuve viendo la comedia francesa de 2018 ‘Enamorado de mi mujer’ (Amoureux de ma femme), dirigida por Daniel Auteuil y basada en la obra de teatro de Florian Zeller, con Sandrine Kiberlain, Gerard Depardeiu, el propio Daniel Auteuil y Adriana Ugarte (que habla un estupendo francés y está bellísima en la cinta). Es la historia de un veterano editor que invita a cenar a casa a un viejo amigo con su nueva pareja, una preciosidad mucho más joven que ellos. Este es el trailer:

También estuve viendo, en Netflix, de la segunda temporada del programa de David Letterman, ‘Mi próximo invitado no necesita presentación’ (My next guest needs no introduction), su diálogo con Melinda Gates. Como sabes, Letterman (nacido en 1947) hizo durante 33 años (1982-2015) y más de 6.000 programas uno de los mejores “Late shows” de todos los tiempos. E programa de Netflix se estrenó en enero de 2018 con Barack Obama.

Es una maravilla la calidad de la entrevista y el talento filantrópico de Melinda Gates (que está “de promoció”, como diría Broncano de ‘La Resistencia’, con su libro ‘No hay vuelta atrás’, comentado en este Blog el pasado viernes). No te la pierdas.

El planteamiento de la Fundación Bill y Melinda Gates es que “todas las vidas tienen igual valor” y por ello son “optimistas impacientes” que trabajan para reducir la desigualdad, especialmente en el ámbito de la salud. La principal causa de muerte son los partos no higiénicos en el tercer mundo: Melinda Gates apuesta por los anticonceptivos y la planificación familiar (en la entrevista mencionada, Melinda Gates, católica practicante, antepone la justicia social a su espiritualidad), el empleo digno, el liderazgo y el empoderamiento femenino, los grupos de autoayuda. La Fundación Bill y Melinda Gates destina 50.000 millones de dólares anuales a activistas en el terreno para combatir la desigualdad en el mundo.

Las cifras hablan por sí solas: dos tercios (el 63%) de los 750 M de [email protected] en el mundo son mujeres; el trabajo no pagado de las mujeres equivale al PIB de China (10-12 billones de dólares, más de diez veces el PIB español), 214 millones de mujeres no disponen de anticonceptivos, cuando el parto es la primera causa de muerte entre las jóvenes de 15 a 19 años en los países en vías de desarrollo; si las mujeres pudieran crear granjas, se reduciría el hambre en el mundo en casi el 20%. De seguir así, la equidad de género tardará más de dos siglos (202 años). Basta ya. El plan de acción es Donar (nuestro dinero y/o nuestro tiempo), Elevar (Lift): empoderando a las mujeres sobre el terreno y Compartir las mejores prácticas.

“Cuando actuamos juntas, nos elevamos. Y en el mundo que construimos juntas, todo el mundo se eleva” (Melinda Gates). Es el momento de despegar.

El libro de Melinda Gates y su entrevista por David Letterman me han hecho pensar sobre el doble papel de las empresas en el Talentismo. De un lado, Microsoft, que con Satya Nadella, su tercer CEO,”ha vuelto”. En 2018 elevó un 22% el valor de su acción porque Nadella, que estuvo en Davos y en Madrid a finales de enero de este año (fue un placer escucharle en primera persona) apuesta de verdad por la empatía, por una cultura de inclusión, por invertir en lo nuevo a costa de las “vacas sagradas” de los negocios tradicionales. Leer su libro ‘Hit Refresh’ (aquí traducido por ‘Pulse Actualizar’) me parece imprescindible para quienes nos apasiona el Liderazgo (mi gratitud de nuevo a Sarah Harmon, country manager de LinkedIn, que me lo dio a conocer y me lo regaló). El mundo empresarial de hoy no se entiende sin el modelo de Netflix (economía de la suscripción) y la Transformación de Microsoft.

Por otro lado, la Fundación Bill & Melinda Gates (https://www.gatesfoundation.org/es/ ), creada en 2000 (fusión de la Fundación William H. Gates y la Fundación Gates para el aprendizaje) por el fundador de Microsoft, Bill Gates, cuya CEO es la oncóloga Susan Desmond-Hellman, centrada en la Salud y la Educación. La mayor fundación privada del planeta, galardonada en 2008 con el Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Prácticamente ha erradicado la polio (quedan unos 30 casos en el mundo) con Rotary Internacional.

Ya no se trata de “devolver a la sociedad” (como me dijo el otro día una persona muy relevante de la Responsabilidad Social Corporativa, “cuando devuelves algo es que se lo has quitado”), sino de aplicar aceleradamente el Valor Compartido: un ecosistema con personas sobre el terreno (heroínas y hérores de los que habla Melinda Gates en su libro) y otras que consiguen los fondos para que las cosas ocurran, para que la transformación sea real, para que ganemos la batalla a la desigualdad.

Como he comentado en este Blog en otras ocasiones, para mí el mejor Informe de Valor Compartido (y no sólo a nivel nacional) es el de Ilunion, que puedes leer aquí: https://rsc.ilunion.com/

Con las cartas del presidente del grupo social ONCE, Miguel Carballeda, del presidente de Ilunion, Alberto Durán, y de su CEO, Alejandro Oñoro, Ilunion se define como un grupo competitivo y diversificado cuya misión es “desarrollar acciones empresariales innovadoras que favorezcan la inclusión laboral de personas con discapacidad”. Un proyecto único para la economía inclusiva desde la gestión responsable (económico-financiera, de personas, medioambiental y de comunidad). Sus grupos de interés son cinco: clientes, empleados, proveedores, administración pública y la sociedad en su conjunto.

Recordarás que los valores de Ilunion son Compromiso, Solidaridad, Confianza, Equidad, Profesionalidad, Humildad, Comunicación, Respeto, Responsabilidad, Confidencialidad, Honestidad. #11valores

Mi gratitud a Fernando Riaño (Ilunion), que tanto me ha enseñado y me

Creo firmemente en el equilibrio entre los valores económicos (la facturación, el margen, el EBITDA) y los valores sociales (el empleo y la empleabilidad, la libertad, el desarrollo) a través de procesos eficientes e innovadores y de la excelencia (superar las expectativas del cliente). Sin equilibrio, la empresa se desliza peligrosamente por la ladera…

Se presenta una semana fascinante: el Congreso del Club de Excelencia (gracias, Ignacio, Mercedes, Miquel, Nayra y a todo el equipo por la labor que realizáis), el MABS con ponentes de enorme prestigio (gracias, Nico), el evento de Blockchain de SUMA Agencia Tributaria en Alicante (gracias, Manuel y a todo tu equipo), además de sesiones de coaching estratégico, conferencia ante empresarios y directivos en Albacete, proyectos de Modelo de Liderazgo y de desvinculación… El aprendizaje se acelera, y de qué forma.

La canción de hoy, ‘I love being with you’ por Diana Krall

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.