La fascinante relación entre el cerebro y la música

Martes de primera sesión de Coaching Estratégico con el CEO de una de las marcas más reconocidas y de mayor calidad de nuestro país. Acaba de llegar a su nuevo rol, fichado externamente, y tiene muy claro que va a dar su mejor versión. No todos necesitamos un/a coach; sólo quienes voluntariamente desean mejorar de forma considerable. Por tanto, es una cuestión de humildad (si no nos dejamos acompañar por un/a coach, es que de humildes tenemos muy poco).

Me gusta mucho la Biblioteca de Neurociencia y Psicología y te he hablado en este Blog de varios de sus títulos. En este caso, Cerebro y Música. Entre la neurociencia, la tecnología y el arte’, de Víctor Maojo. El Dr. Maojo, Catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid y Director del Grupo de Informática Biomédica (GIB) de la misma universidad, ha dirigido más de 30 proyectos y cuenta con más de 150 publicaciones internacionales.

El autor divide su obra en cinco apartados:

A. El Origen de la música. “Y el octavo día, el hombre tocó la flauta”. Música proviene del griego: “El arte de las musas”. Pitágoras fue el primero en estudiar los aspectos científicos de este arte. Leibniz dijo que la música encierra un ejercicio de matemáticas ocultas. Heinrich Schenker: La música es un reflejo de nuestra alma. La música ha acompañado a los homínidos desde los orígenes más remotos. Para Platón, la formación musical es la base de la formación ciudadana, porque “con la música el alma se eleva a otro nivel”. Es un lenguaje: para Robin Dunbar (Oxford), la música es muy anterior a otros lenguajes. Los elementos básicos de cualquier sonido son ritmo, volumen (intensidad), contorno, duración, timbre y localización espacial.

B. La armonía electroquímica de las neuronas; una orquesta filarmónica cerebral. Levitin ha descrito lo que ocurre cuando escuchamos música: se involucran las células capilares de la cóclea, en el oído interno, y envía señales eléctricas al córtex auditivo primario. El hipocampo juega un papel importante en el aprendizaje y en la memoria musical. El oído consta de 3 partes: externo (recibe los sonidos), medio e interno. Los hemisferios (derecho e izquierdo) se dividen en cuatro lóbulos: frontal, parietal, temporal y occipital. Se han incorporado tecnologías médicas en la investigación musical: EEG, Potenciales evocados, test de Wada, MEG. Los intérpretes musicales son capaces de comunicar (al menos) cinco emociones: felicidad, enfado, tristeza, ternura y miedo. Susann Eschrich (Hannover): recordamos más lo que más nos impacta.

C. Psicología, Fisiología y Música: Edipo no tenía oído. Pavlov, Freud, Wittgenstein. El trac o pánico escénico. La fisiología (cuerdas vocales). Los colores musicales.

D. Aprendizaje musical y creación. Neuronas espejo, mecanismos conscientes y automaticos. Atletas musicales. Creación musical. ¿Elige la música a los músicos? El caso de The Beatles (Paul y John componían por separado, pero su creatividad decayó cuando el grupo se disolvió). Inteligencia Artificial.

E. Patologías y locuras musicales. Demencia en Ravel, Gershwin, jovialidad en Mozart, sordera en Beethoven. depresión en Rossini, esquizofrenia en Nijinsky… Savant o Síndrome del sabio. Drogas y Rock & Roll. Musicoterapia (desde Felipe V) y musicofobia Desvaríos wagnerianos de los nazis. La creatividad del mal (Mussolini, violinista).

Un libro delicioso éste del Dr. Victor Maojo. Mi gratitud hacia él y hacia el director de la colección (57 libros), el Dr. Tomás Ortiz Alonso, catedrático de Psiquiatría de la UCM. Puedes consultar la colección en https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html

Como sabes, la expresión “la música amansa a las fieras” procede de Orfeo y su lira, en la antigua Grecia. Investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison y de Maryland han demostrado con gatos que efectivamente es así. Muchos seríamos incapaces de disfrutar de la vida del mismo modo si careciéramos de música a nuestro alrededor.

La canción de hoy, ‘Don’t know why’ de Norah Jones:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.