Un verano con pocos océanos azules

Delicioso verano sin despertador, con sol sin agobios y disciplinado descanso.

La Fundación Europea de Educación Ambiental concede anualmente desde 1987 las “banderas azules” a las playa que lo merecen por su calidad. En Europa, hay 20 países con banderas azules (2.789 playas), en América 8 países (89 playas), en Asia 5 países (524 playas), en África 3 países 898 playas) y en Oceanía 1 país (8 playas).

Para el nuevo libro que estamos escribiendo, que va a buen ritmo, he recuperado el concepto de BOS, Blue Ocean Strategy (Estrategia del Océano Azul, acuñado en 2005 por los profesores del INSEAD W. Chan Kim y Renée Mauborgne, que en la última década se han situado en el Top 5 de los Thinkers50.. Analizaron movimientos estratégicos durante unos 150 años en los más diversos sectores y los dividieron en dos grupos: océanos rojos (mercados existentes, competencia feroz, dentelladas que provocan reducción drástica de márgenes), en el 86% de los casos y “océanos azules” (crear nuevos mercados, en loa que el ganador se lo lleva todo). Ocurre en uno de cada siete casos, pero genera el 61% de los beneficios. Y dominan los mercados durante 10 0 15 años.

Si vistas la página web de BOS ( https://www.blueoceanstrategy.com/ ), además de explicar el concepto, puedes ver algunos ejemplos de “océanos azules”, como el Cirque du Soleil, Marvel, Amazon, Apple, Salesforce, Nintendo Switch, Wii, Gillette, Skype, André Rieu o, en la política, Justin Trudeau. ‘La casa de papel’, de la que hablaba ayer en este Blog, sería también un ejemplo de “océano azul” (la serie de habla no inglesa más vista en Netflix).

La clave, para Kim Chan y Mauborgne, es la “Innovación de Valor”. Se trata decidir estratégicamente desde la dirección, qué es realmente innovador y abandonar todo lo que no sea de valor para el cliente, por mucho que “siempre se haya hecho así”. En este vídeo de apenas 8 minutos se explica el caso de Cassella Wines, el mayor éxito de la industria del vino en Australia y Estados Unidos, y el de 5-hour energy (bebida energética con el 93% de cuota):

En lugar de tratar de satisfacer a los clientes existentes, ¿por qué no nos fijamos en los que todavía no son clientes? ¿por qué no son clientes? ¿cuáles son sus frustraciones y cómo podemos satisfacerlas? Me encanta la herramienta que prefiero llamar “parrilla ERAC”: qué Eliminar, qué Reducir, qué Aumentar y qué Crear. He tenido el honor y el placer de trabajar con numerosos comités de dirección analizando y decidiendo qué eliminar, reducir, aumentar y crear. Requiere de valentía; sin embargo, como nos enseñó Albert Einstein, “es una locura hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes”. Estamos en momentos de desaceleración, en plena guerra comercial, en los que las márgenes se estrechan cada vez más; para ser de verdad disruptivos debemos pasar del “océano rojo” al “océano azul”. Un ejemplo de ello es el artículo de portada de la Harvard Business Review sobre la AI (Inteligencia Artificial), el reto no es la tecnología sino la Transformación Cultural.

En 2014, los profesores Kim y Mauborgne publicaron precisamente en la Harvard Business Review el artículo ‘Liderazgo de Océano Azul’ (Blue Ocean Leadership). Hay cinco diferencias entre el Liderazgo de Océano Azul y Rojo:

  • Foco. El Liderazgo “rojo” se centra en los valores, las cualidades y los estilos de comportamientos (¿encaja, no encaja?); el Liderazgo “azul” se centra en lo que los directivos deberían hacer y no hacer (empoderar, dar autonomía, inspirar, guiar).
  • Mercados: en el caso “rojo”, los jefes le dicen a su gente lo que tiene que hacer; en el “azul”, la orientación al mercado (sobre todo los nuevos clientes) es esencial y a ella se dirigen de forma prioritaria los profesionales.
  • Alcance; en los “océanos rojos”, el Liderazgo está en la Dirección (los jefes mandan y el resto obedece); en los “océanos azules”, ha de haber liderazgo (talento para influir decisivamente en los demás) a todos los niveles de la empresa, desde el contacto con el cliente.
  • Tiempo dedicado: en los “océanos rojos”, practicar el Liderazgo es algo extra a las actividades cotidianas (hacer presupuestos, revisar datos, reuninrse); en los “océanos azules”, el Liderazgo en el día es la clave (líderes-coaches gestionando la carrera profesional de su gente para que dé la mejor versión de sí mismos).

Más allá de la palabrería, la parrilla ERAC del Liderazgo suele coincidir en estos términos:

  • Eliminar: hacer las cosas como siempre se han hecho, resolver problemas operativos o apagar fuegos porque los colaboradores no tienen “empowerment”.
  • Reducir: Coordinar iniciativas de los mandos intermedios, dedicarse a tareas administrativas, llevar reuniones de mejoras operativas.
  • Aumentar: Tratar el bajo desempeño, actuar de coach con los colaboradores directos, comunicar la visión y el propósito de la empresa, crear una estrategia ilusionante, explicar la estrategia con toda claridad (porque la ejecución es el 90% de la misma).
  • Crear: el análisis de las tendencias del futuro y sus implicaciones para la empresa, desarrollar de verdad una agenda de la transformación (con KPIs ambiciosos y rigurosos), remover las trabas burocráticas.

Sentido común el de este Liderazgo para crear un Océano Azul, pero en absoluto práctica común. La prueba es que menos del 20% de los empleados se sienten “enganchados” al proyecto de su empresa y a los clientes, si desaparecieran el 91% de las empresas en España les daría igual.

España es el país con más banderas azules, en un total de 587 playas, más que Francia (400), Italia (293) o Grecia (430). Sin embargo, muy pocas empresas españolas lideran “océanos azules”.

La canción de hoy, de un grupo de Liverpool que siempre estará en nuestro recuerdo (un océano azul, medio siglo después). De The Beatles, Eleanor Rigby

All the lonely people
Where do they all come from?
All the lonely people
Where do they all belong?

John Lennon y Paul McCartney se conocieron en una fiesta en la iglesia de San Pedro de Wolton (Liverpool) en 1957. A pocos metros, la tumba de Eleanor Rigby, una sirvienta fallecida en 1939 a los 44 años.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.