Billie Eilish, icono de [email protected] centennials, y el cerebro artístico

Anoche actuó en Madrid (y anteanoche en Barcelona) Billie Eilish, una artista de 17 años que ha ganado el premio MTV como revelación. Es la primera artista que llega al nº 1 en Estados Unidos y Gran Bretaña nacida en el siglo XXI. Mi hija, mis sobrinas y sus amigas/17.000) disfrutaron a tope del concierto.

Billie es un icono para las centennials (las menores de 20 años). A diferencia de Ariana Grande, Bitney Spears, Avril Lavigne o Taylor Swift,posess un estilo que se ha atrevido a jugar de forma tan temprana y brutalmente descarnada con el lado más inquietante de la adolescencia, con los miedos juveniles más profundos, y los ubica en la era de las redes sociales. “Es el símbolo de la incomunicación entre generaciones, quizá una de las más acusadas desde el estallido del flower-power en los sesenta”, ha escrito sobre ella Nacho Serrano. La conexión de nuestras hijas con Eilish es similar a la de los jóvenes con Nirvana en los 90.

Su primer álbum fue ‘When we all fall asleep, where do we go?’ (Cuando dormimos, ¿a dónde vamos?). Antes del lanzamiento, más de 1.000 millones de reproducciones en Spotify. Su primera canción «Ocean eyes», la lanzó cuando tenía solo 14 años . De padres artistas, de esos que no confían en el sistema educativo y prefieren que sus hijos aprendan en casa. Su hermano fue el que co-escribió y produjo el álbum. Y el fenómeno estalló hasta convertirse en una estrella global.

Este es su gran éxito, ‘Bad guy’

I’m the Bad Guy…

Las fans quedaron encantadas, sin voz por todo lo que habían cantado en el concierto. “Billie Eilish define la ansiedad adolescente en el siglo XXI” (The Guardian). Una californiana con síndrome de Tourette que no lo oculta, para ayudar a quienes lo sufren. Se espera una colaboración de ella con la otra reina de la música actual, Rosalía. De momento, Billie Eilish tiene 36 M de seguidores en Instagram, 49 M de escuchas mensuales en Spotify y 500 M de visualizaciones de ‘Bad guy’. 2 millones de discos vendidos.

He estado leyendo ‘El cerebro artístico. La creatividad desde la neurociencia’, de la neurobióloga santaderina Mara Dierssen. La profesora Dierssen es una de las eminencias mundiales en investigación sobre el síndrome de Down. Además es soprano (con la coral de Santander) y vocalista del grupo pop-rock “From lost to the river” (De perdidos al río), cuyos ingresos en los conciertos se dedican a proyectos de investigación.

Hay pocas actividades tan propiamente humanas como la creatividad. Pero ¿cuál es el sentido biológico del arte? Mara Dierssen nos explica las “conversaciones neuronales” y disecciona el cerebro artístico, centrándose en las investigaciones de Semir Zeki (University College de Londres) sobre la “neuroestética”. ¿Existe el arte o la belleza universal? Sí, en la medida en que hay emociones universales.

La Dra. Dierssen explica en este texto la neurobiología de la visión (de la retina al cerebro, la corteza visual), y de la audición (Roberto Zatorre: neuroanatomía de la experiencia musical), se adentra en la creatividad humana (el cerebro necesita ritmos): el momento “¡ajá!” con el ejemplo de la composición musical. Y finaliza con las relaciones entre arte y locura (Guillaume Apollinaire, Georges Braque, Katherine Sherwood, De Kooning. Gustav Klimt, Van Gogh.

Un libro muy interesante. Cada vez sabremos más sobre la belleza artística y sobre las cualidades de quienes son capaces de crearla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.