Los 10 mitos de la mente

Hoy, a disfrutar de la Final del Mundial de Baloncesto en China, entre España y Argentina.Hace 20 años que no jugábamos una final sin Pau Gasol, pero las cosas son así. La selección ha llegado lo más lejos posible, a pesar de las considerables bajas. Pero la labor de equipo y el talento de Sergio Scariolo como entrenador lo han conseguido.

En la portada de la revista Psychology Today (en papel del mes de septiembre, ‘Los 10 mitos de la mente’. Junto al avance de la Neurociencia, una serie de “mitos urbanos” que muchos dan por ciertos y no son verdad.

https://www.psychologytoday.com/us/articles/201908/10-myths-about-the-mind

  1. El orden de preferencia. La personalidad no viene definida por si uno es el primogénito, el segundo al nace o el benjamín. Tomás Lejarraga, Renato Frey, Daniel D. Schnitzlein y Ralph Hertwig, en una investigación para el Instituto Max Planck revelaron que, efectivamente, no es cierto. Radica Damian (Universidad de California en Davis) y Brent Robarts (Universidad de Illinois), también en 2015, llegaron a la misma conclusión.
  2. La adicción al sexo como excusa de infidelidad. Rara vez existe, si alguna vez. No es una adicción registrada en el DSM-5. Mark Gruffits, psicólogo de la Trent University en Nottingham, experto en adicciones, no la considera tal. Ni el profesor Allen Frances, de Duke, que dirigió un equipo de investigación para el DSM-IV.
  3. El hemisferio dominante: derecho o izquierdo. Hemos convertido una metáfora en una falsa realidad. Stephen Kosslyn, profesor emérito de Harvard, nos enseña que el lenguaje está distribuido en ambos.
  4. El estilo de aprendizaje (visual, auditivo) para “personalizar” la educación. El psicólogo Harold Pashler y sus colegas de la Universidad de California en San Diego publicaron en 2009 que no es así. Susan Gelman (Universidad de Michigan) ha demostrado que ésta es una creencia limitante. Shayllene Nancekivel (Universidad de Carolina del Norte en Greensboro) señala que esta distinción en realidad genera estrés.
  5. Inteligencias múltiples: la inteligencia interpersonal o la musical no son equivalentes a las que miden el IV (cociente intelectual). La bella teoría de Howard Gardner, de Harvard, en los 80 no tiene evidencias científicas. Así lo explica Ricard Haler, profesor emérito de la Universidad de California en Irvine, en su libro ‘La Neurociencia de la Inteligencia’. Gardner hablaba de “evidencia empírica”, pero no de “evidencia experimental”.
  6. Las 10.000 horas de práctica. La práctica deliberada, concepto de Anders Ericsson (1993) a partir del estudio de los violistas del conservatorio de Berlín, popularizado por Malcolm Gladwell en ‘Fueras de serie’ (Outliers) es tan simplista como erróneo. Brooke Mcnamara, hoy en Case Western Reserve University, en un meta-análisis de 2014 demostró que apenas explica el 1% del rendimiento. Hay grandes maestros de ajedrez con 3.000 horas de práctica y otros con 20.000 horas.
  7. El cerebro masculino y femenino. La neurocientífica Georgia Hodes (profesora de Virginia Tech) ha analizado la respuesta al estrés en chicas y chicos adolescentes. Puede haber diferencias, pero no en el cerebro al nacer.
  8. El gen de la depresión. No hay ningún gen de la depresión, la esquizofrenia ni ninguna enfermedad mental. Kevin Mitchell, neurogenetista del Trinity College en Dublín, señala que tener un padre o madre depresivo influye más.
  9. Las cinco etapas del duelo. Las personas no sufrimos el duelo de una forma secuencial y predecible. El marco de Elizabeth Kunler-Ross puede resultar útil, pero no es científico. George Bonnano, profesor de psicología clínica en Columbia, considera que los seres humanos hemos de reconciliar los recuerdos. Y aunque sólo el 10% lo hace así, el resto puede sentirse mal por “haberse saltado una etapa”.
  10. El estilo de afecto (attachment). Jay Belsky, profesor de desarrollo infantil de la Univeridad de California en Davis, señala que la correlación es muy modesta. Cgris Farley, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaigne,ha llegado a la misma conclusión.

Excelente artículo de Matt Huston, editor asociado de Psyvhology Today. Todos estos mitos tan repetidos poseen el denominador común de la neuroplasticidad, de la importancia de la educación. Lo genético puede ser una predisposición; las buenas noticias, como nos enseñó D. Santiago Ramón y Cajal, es que “somos los arquitectos de nuestro propio cerebro”. Libertad y responsabilidad mental.

La canción de hoy, de Annie Lennox, “You belong to me”

I’ll be so alone without you
Maybe you’ll be lonesome too and blue

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.