Belleza, Educación y el ascenso de las mujeres directivas



“La belleza es la magnitud y el orden”, en palabras de Aristóteles. Anoche estuve viendo un capítulo de ‘En pocas palabras’ (Explained) en Netflix, sobre la Belleza (la selección sexual, más allá de la selección natural). Muy recomendable. “El placer es la motivación que impulsa la selección de los animales”. Cuestión de dopamina y del sistema opioide. Interesante el concepto de Default Mode Network (Red Neuronal por Defecto), que explica la atracción y el gusto por la experiencia estética. Te recomiendo este breve vídeo (7 minutos) sobre la Belleza:

Y antes disfruté del partido de Rafael Nadal, final de la Copa Davis. España es la 13-15º economía del mundo, la 25ª en innovación y competitividad, la 43ª en Calidad Directiva, la 61ª en Mercado laboral y la 116ª en Selección y Desvinculación de Talento. Sin embargo, somos los primeros en Salud, en Calidad de Vida y en Deporte (tres aspectos interrelacionados). Magníficos Quijotes como Nadal, Gasol, La Roja (de fútbol y baloncesto) o La Armada. Mi gratitud a los grandes deportistas españoles, empezando por Don Rafael.

El sábado, en La Contra de La Vanguardia, Ima Sanchís entrevistaba a Rubén Turienzo: “He aprovechado las oportunidades; hay montones, pero no las vemos”. Rubén nos habla de su barrio, Carabanchel; de sus padres y sus primeros trabajos; de cómo le engañó su socio; de que fue chófer de Alfonso Guerra; de sus trabajos para Red Bull, Ikea o en Honduras. “La mayoría de las personas no alcanzan sus expectativas porque se rinden y no planifican”. Rubén defiende la suma de éxitos pequeños e insiste en que el éxito no es azar, es hacer. https://www.lavanguardia.com/lacontra/20191123/471792220860/he-aprovechado-las-oportunidades-hay-montones-pero-no-las-vemos.html

De la prensa de ayer domingo, empiezo por la política. Lucía Méndez (El Mundo) escribía sobre el ‘Desengaño, amargura y voluntarismo en La Moncloa’. “El presidente ha explicado a sus barones que no hará concesiones a ERC en nada fundamental”. Porque usted y yo sabemos cómo va a terminar esto.

Martí Saballs, en el mismo diario, reflexionaba sobre Fomento del Trabajo (la patronal catalana aglutina el 70% del PIB de la comunidad autónoma) y Sánchez Llibre, que “hace política sin querer de política”.

“El ocaso de Merkel sumerge a Alemania y a Europa en la incertidumbre” (Carmen Valero). “La crisis como normalidad” (Silvia Román): Chile, Colombia, Bolivia, Líbano, Irak… la mecha de la ira social ha prendido. ¿Fin de ciclo?

José Antonio Marina, que tanto y tan bien ha defendido el pacto educativo, nos dice que “ya no lo necesitamos”. ¿Por qué? Porque la educación (no mencionada por los partidos en campaña electoral) es parte de la polémica ideológica (la concertada, la religión, la integrada, calidad y equidad, familias y Estado). Los GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft) serán educadores globales y China avanza. Más que un pacto escolar, necesitamos un “Pacto para la sociedad del aprendizaje”. El maestro Marina cita al Nobel Stiglitz (yo creo que JAM lo explica mejor). Nos dejaremos el alma por ese pacto, te lo aseguro.

En El País, Moisés Naím se atreve con ‘La tóxica televisión chatarra’. El movimiento anticorrupción ‘Mani Pulite’ (Manos Limpias) abrió la puerta de la política a Silvio Berlusconi. Un estudio de Rubén Durante, Paolo Pinotti y Andrea Tesei (El legado político de la televisión de entretenimiento) han publicado un artículo en la prestigiosa The American Economic Review en el que demuestran que quienes vieron Mediaset de niños tienen mayor propensión al populismo. No es para tomárselo a broma.

Marc Basset entrevistaba al economista Thomas Piketty: “Propongo un impuesto que permita dar a todo el mundo 120.000 euros a los 25 años”. En su nuevo libro, ‘Capitalismo e ideología’, propone la superación del capitalismo. “Hay que desarrollar un régimen de propiedad social y temporal que repose en una fiscalidad fuertemente progresiva”. En contra, economistas liberales como Carlos Rodríguez Braun: “El empobrecimiento que causan socialistas de izquierdas y de derechas jamás se limita a una minoría privilegiada” (Un doble engaño). El periodista Joaquín Estefanía piensa que con la actual hiperconcentración de riqueza la democracia peligra (El precio de la desigualdad). Es una pena que tanto Piketti como sus detractores eliminen de la ecuación el talento y su desarrollo (la educación, en definitiva). La verdadera equidad empieza en la igualdad de oportunidades (educativas).

En El País Negocios, Pablo X. de Sandoval se refería a Marc Benioff, fundador de Salesforce, ‘El evangelista del buen capitalismo’. Cree que una empresa carece de valor si no sirve a sus principios. ¿Será el Jack Welch del siglo XXI, del “juego infinito”, como diría Simon Sinek? Lo iremos viendo. El profesor Jesús Fernández-Villaverde (Universidad de Pensilvania) se refería a ‘El drama del cambio demográfico’, que nos llevará a crecimiento 0 del PIB (estancamiento secular, Alvin Hansen) y aún mayor desigualdad. Antón Costas reflexionaba sobre la “mucha tecnología y poco progreso social” (que provoca que las sociedades anden malhumoradas). Colombia crece (al 3’5%) pero su desempleo también. Y Susana Carrizosa se refería al documento ‘La mujer en puestos clave de las empresas del IBEX’ (Atrevia y Eje&Con) con un decálogo para conseguir el ascenso de las ejecutivas:

  • Medite su decisión de ser directiva (es un trabajo a tiempo completo)
  • Crea en usted (no se boicotee)
  • Pida ayuda a su empresa (diga lo que quiere)
  • Diga adiós a los sesgos inconscientes
  • Comunique en ambos sentidos (lo que da y lo que pide)
  • Busque programas de mentoring
  • Considere formarse en STEM (Tecnología, Ciencia, Ingeniería, Matemáticas)
  • Olvídese del “síndrome de mala madre” (y sustitúyalo por el “síndrome de madre ejemplo”, aconseja Carmina Ganyet (Colonial), prologuista del nuevo libro de Marta Grañó ‘¿Somos malas madres?’
  • Haga networking en su empresa
  • Aporte visibilidad a su talento

En Fiinlandia, país sobresaliente en PISA, los alumnos ya son responsables de su progreso (Elisa Silió, desde Helsinki). ¿Por qué cambiar un modelo triunfador? Porque el mundo no para. A cada plaza de educador se presentan 9 candidatos. Los niños aprenden más cuando quien lo cuenta es un compañero.

Actores y actrices, entre la alfombra roja y la cola del paro (Raquel Vidales y Gregorio Belinchón). Sólo el 4’3% de ellos se empleó en el sector (2016). ‘El mundo ensaya la renta básica’ (Luis Doncel): experimentos de Brasil y Canadá a Alemania y Finlandia, pasando por Kenia. “Imaginad que Lincoln hubiera hecho una prueba piloto de 20 años de abolición de la esclavitud” (Daniel Reventós).

En Tu Economía de La Razón, la inquietud de las empresas españolas por Iberoamérica (la desigualdad está provocando graves tensiones); Ian Hunter, el genio del MIT con 200 patentes y 25 empresas creadas; el congreso DreamForce organizado en San Francisco por Salesforce, con Marc Benioff y Obama: “La gente puede sentirse superada por la tecnología”; la necesidad de reinventar el negocio cada cinco años (Paco Bree) y dos espléndidos artículos de Rosa Carvajal: ‘Convierte el trabajo que tienes en el trabajo que quieres’, en el que se refiere al “Jobcarfting” (libro de Belén Varela, comentado en este Blog, concepto acuñado por Amy Wrzesniewski y Jane Dutton que conviene implantar). “El talento es líquido, y como tal corre el riesgo de congelarse, de evaporarse, de adoptar la forma de su envase o de derramarse si el contenedor es demasiado pequeño” (Belén Varela). Y ‘Liderazgo autocrático, el menos deseado por los trabajadores’, en el que cita al gran Roberto Luna (que se refiere al “síndrome del sacrificio” de Richard Boyatzis) y a un servidor: el jefe autócrata (que en realidad no tiene nada de auténtico líder) provoca el absentismo, la falta de compromiso y la fuga de talento. Más de un tercio de los profesionales de nuestro país sufre un estilo autocrático, si bien debería ser algo a extinguir.

Tras el éxito de la Davis, hoy toca ‘We are the champions’. Un himno nacido el 7-X-77, la canción más pegadiza de la historia, la mejor canción de todos los tiempos (elegida en 2005), inicialmente para el Manchester United. Esta es la versión de Robbie Williams con Brian May y Roger Taylor, para la banda sonora de ‘Destino de caballero’. En las giras de Queen era la penúltima canción y ‘We will rock you’ (cara B del disco original) la última.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.