Poder, emociones e influencia real

Veremos qué nos depara esta semana, que promete emocionante y concluye en unas nuevas elecciones generales.

De la prensa de ayer, ‘Por qué me he ido, al final, de Venezuela’, de la periodista Maolís Castro. La precariedad de la vida cotidiana resulta asfixiante. https://elpais.com/internacional/2019/11/02/america/1572731759_608244.html

También en El País, Kiko Llaneras explica, de cara a las elecciones del 10N, las cuatro claves: el auge de Vox (el partido que más crece: un 83% repetirá, atrae a un 17% del PP y un 14% de Cs, la 2ª fuerza entre quienes no votaron el 28A), las fugas hunden a Ciudadanos (sólo fideliza al 40% de su electorado: un 14% votará a Vox, un 12% al PP y un 5% al PSOE), formar gobierno será aún más complicado (44% en la izquierda y 43’2% en la derecha), Cataluña puede impulsar a Vox (el 30% de votantes del PP, el 15% de Cs, el 8% del PSOE y el 4% de UP cree que es el más capacitado para resolver el conflicto). Curioso país el nuestro. En contraportada, Míriam González (ayer portada de YoDona). Según la fundadora de Inspiring Girls, “intento siempre ayudar como me han ayudado a mí. No creo en ese mundo en el que cada uno protege sus contactos. Vamos a un mundo cada vez más abierto”.

En El Mundo, Carmen Rigalt analizaba la figura de Iván Redondo (jefe de gabinete del presidente en funciones) y Lucía Méndez el debate entre candidatos de esta noche. “Un debate que vale una campaña. Cinco líderes en busca de indecisos. https://www.elmundo.es/espana/2019/11/02/5dbd75c0fdddff615a8b45ca.html Según la redactora jefe de opinión del diario, Iglesias (por su talento televisivo) y Abascal (por ser la novedad) encaran con comodidad la cita; Rivera huye del descalabro; Casado necesita ser creíble en su perfil presidencial y Sánchez sigue con su maratón televisivo. Sin riesgo no hay innovación (ni éxito). Me temo que esta noche asumirán pocos riesgos y jugarán a no perder más que a ganar la mente y el corazón de los españoles.

En La Razón, Elena Magariños comentaba que la Excelencia es un gran polo de atracción del talento, con la opinión de Ignacio Babé, CEO del Club de Excelencia en Gestión. Al 90% de los españoles le gustaría trabajar en empresas socialmente responsables, éticas y alineadas con sus valores personales. Se trata de satisfacer no sólo a los accionistas (shareholders) sino a todos los grupos de interés (stakeholders). El tema de Davos 2020.

Sudáfrica, que ganó el Mundial de rugby en 1995 (Invictus) lo ha vuelto a hacer en 2019, en Japón frente a Inglaterra, que ganó en semifinales a los All Blacks, La magia, de nuevo.

Respecto al fútbol, tenemos “la Liga que nadie quiere ganar” (Marca). Me temo que el cansancio de los coaches de los equipos favoritos tiene mucho que ver. Zidane lleva 3 + 2 temporadas (sin “transformaciòn cultural”): 170 partidos. Valverde, cuatro años en el FC Barcelona (desde mayo de 2017): 128 partidos. Simeone, 10 temporadas (290 partidos).

Concluyo con José Antonio Marina (ya sabes que tiene libro nuevo, ‘Historia Visual de la Inteligencia’, un gran regalo para las navidades) y sus ‘Ideas’. JAM define el Poder como un fenómeno fascinante, atractivo y repulsivo a la vez, que se ejerce de muchas maneras con pocos mecanismos, con apenas cuatro herramientas: capacidad de dar premios, de infringir castigos, de cambiar creencias y de cambiar emociones. Estas dos últimas son las que (presuntamente) emplean los políticos en campaña electoral.

En su holograma 24, el maestro Marina https://biografiadelahumanidad.com/genealogia-del-presente/el-poder-y-las-emociones/

parte del poder impuesto por la fuerza y cita a Napoleón (“Sólo se puede gobernar a un pueblo ofreciéndole un porvenir. Un líder es un mercader de esperanzas”). Klaus Fischer ha estudiado el adoctrinamiento nazi y nos recuerda que Baldur von Schirach (1907-1974) fue el gran educador, desde las Juventudes Hitlerianas. La ley de 1936 obligó a [email protected] [email protected] niñ@s alemanes/as de 10-18 años a pertenecer a las Hitlerjugend. Su lema era “Blut und Ehre” (Sangre y Honor) y practicaban la camaradería, la actividad física, el contacto con la naturaleza, formar líderes para el futuro y el nacionalismo a ultranza (“Hitler manda, nosotros obedecemos”).

Funciona el odio (Marina cita a Amin Maalouf y sus “identidades asesinas” o Amartya K. Sen y la relación entre identidad y violencia), con masacres como la de Ruanda (1994) o la antigua Yugoslavia. Y funciona la propaganda, como demostró el sobrino de Sigmund Freud, Edward Bernays (1891-1995) en su libro del mismo título de 1928. Cinco años antes había publicado ‘Cristalizando la opinión pública’. Para Bernays, las 8 etapas de las relaciones públicas son:

  • Definir los objetivos
  • Investigar a los públicos
  • Modificar los objetivos para conseguir las metas realmente alcanzables
  • Decidir la estrategia a realizar
  • Crear y desarrollar el mensaje
  • Programar detalladamente la acción y la organización necesaria para ejecutarla
  • Especificar el plan táctico y su programación temporal
  • Desarrollar las tácticas previamente contemporáneas

Harold Lasswell (1902-1978), pionero de la psicología política, hizo su tesis doctoral sobre la propaganda en la IGM. Entre sus influencias, Freud (por supuesto),pero también George Mead (conductismo social), el pedagogo John Dewey y el activista social y sexólogo Havelock Ellis. Nos enseñó que “las respuestas humanas a los medios de comunicación masivos son uniformes e inmediatas”. Las élites crean mensajes preestablecidos “para una masa no pensante”. La comunicación como un acto unidireccional con cinco preguntas: quién, qué, por qué, a quién, con qué, que supone un quíntuple análisis (de control, contenido, medio, audiencias y consecuencias). Con Lasswell nació el concepto de intencionalidad y, aunque internet parece haber roto su paradigma, la falta de pensamiento crítico lo ha reforzado. La “captología”, creada por el profesor de Stanford B. J. Fogg, es la ciencia de la persuasión digital. Marina nos pone al corriente de los trabajos de Nyr Eyal (consultor de start-ups) con su libro ‘Enganchados’ (Hooked), Dean Eckles (antes en Nokia y Facebook, Dr. por Stanford y ahora en el MIT): las experiencias de 14-24 influyen decisivamente en nuestro pensamiento político (la tensión opinión paterna-rebeldía), Daniel Yankelovich (en tiempos de “pereza cognitiva” no se cultiva el buen juicio político) y por supuesto de mi admirado Jonathan Haidt (NYU), que en ‘La transformación de la mente moderna’ nos advierte del peligro de la ausencia de debates y de pensamiento crítico (en las universidades de EE UU y aquí).

Ya sabes que me apasiona el Liderazgo, entendido como “Talento para influir decisivamente en [email protected] demás desde la credibilidad, la autoridad moral y el ejemplo”. Un Talento que, como ha definido primorosamente el propio Marina, es la inteligencia que elige bien las metas, maneja la información, gestiona las emociones y practica las virtudes de la acción.

Como estamos en la recta final de la campaña electoral, comparemos ese Liderazgo (imprescindible para España) con el “debate a 7” del pasado viernes. Si no quisiste/pudiste verlo, lo tienes en RTVE a la carta: http://www.rtve.es/alacarta/videos/especiales-informativos/informativo-debate-siete/5431299/

Merecemos (potenciales) gobernantes que conozcan y practiquen modelos de NeuroLiderazgo como el i4 de Silvia Damiano: líderes inspiradores, integradores, imaginativos e intuitivos. Veremos esta noche si los “jefes de filas” (todos varones, de similar edad, de personalidad conciliadora más que ilusionante) lo hacen mejor.

¿Cómo ser un gran líder digital? Te recomiendo este artículo de Jesús A. Lacoste https://jalacoste.com/lider-digital La Cultura Digital es innovadora, ágil, analítica, proactiva, empoderada, inspiradora y arriesgada. Estamos lejos de que nuestro país tenga una cultura (un modo de hacer las cosas) plenamente digital.

“Los estados de ánimo son los auténticos estados de opinión. Los electores que dudan pueden decidir con sus emociones, no con las razones que esgrimen los que pontifican. Votarán lo que sientan, no lo que piensen”, ha escrito Antonio González-Rubí en su libro ‘Emociones políticas’.

‘Besos’, de El Canto del Loco (Dani Martin) es lo que te propongo hoy:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.