Últimas novedades sobre el cerebro creativo

Maravillosa la celebración del 10º aniversario de EBS Business School en Cáceres, con dos conferencias de lujo (‘Neurotonterías, las justas’, por Marta Romo y ‘HUA’ por Antonio Moar), entrega de premios y la sorpresa del próximo Challenge, ‘El camino del samurai’, en Japón en agosto y septiembre de 2021. Mi profunda gratitud a ese mago del aprendizaje experiencial que es Carlos Ongallo.

A las 11,30 pm abandoné el Palacio de Congresos de Cáceres y, con la excelente conducción de Salustio, he llegado a las 5 de la mañana al hotel AGalia de Murcia. I CEO Congress, con la apertura por José María Albarracín (Presidente de a CROEM), Antonio Garamendi (Presidente de CEOE) y Fernando López Miras (Presidente de la Región de Murcia). Después, primera mesa de debate con directivas de Huawei (María Luisa Melo, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales) e IBM (Elisa Martín Garijo, directora de Innovación y Tecnología). Hemos hablado de las claves de la tecnología, de la relación con el talento, de la guerra comercial, de las cinco tendencias del futuro del empleo, etc. Mi gratitud a María Luisa, Elisa y al periodista Srgio Martín, espléndido maestro de ceremonias. En la jornada hemos escuchado a empresarios como Tomás Fuertes y Simón Pedro Barceló, a los presidentes de KPMG o Renfe, a las CEOs de Adif, Telefónica, Rodilla o Deliveroo, al DG de Bankia o al presidente de la FEb (Jorge Garbajosa). En total una veintena de ponentes de gran nivel. Mi enhorabuena y gratitud a Fernando y su equipo de organizadores.

He leído en una publicación reciente sobre los 12 bosques perfectos para este otoño: el hayedo de Montejo (Madrid), Montseny (Barcelona), la Sierra de Urbión (Soria), el castañar de El Tiemblo (Ávila), Muniellos (Asturias), la sierra de Cebolleras (La Rioja), la Tejera Negra (Guadalajara), el Parque Natural de Redes (también en Asturias), la Selva de Irati (Navarra), la Serra de O Courel (entre Lugo y Orense), la Sierra de Urbasa (también en Navarra) y el valle de Ambroz (Cáceres). Los “baños de bosque” son excelentes para el bienestar y la creatividad.

Hablando de ‘El cerebro creativo’, he estado leyendo el libro con ese título de Antonio Martín Araguz es doctor en medicina y cirugía (jefe de servicio de neurología del Hospital Central de la Defensa) y especialista en neurología e historia del arte. La creatividad como “capacidad del cerebro humano que hace posible el logro de encontrar soluciones eficientes e innovadoras ante nuevos retos”. El Dr. Martín Araaguz divide su libro en cuatro bloques:

  1. La naturaleza de la creatividad. El cerebro humano busca patrones y crea modelos universales a través de los sistemas perceptivos, emocionales y sociales. Nuestra creatividad intrínseca hace posible crear modelos del mundo. En 1926, el neurocientífico Graham Wallas secuenció el proceso creativo en cuatro etapas: preparación, incubación, iluminación y verificación. Posteriormente se ha añadido una quinta, previa a la preparación, llamada “de descubrimiento” (en el coaching es una alegría), que es la formulación del estado de conflicto entre lo que tienes y lo que quieres. El órgano de la creatividad es el cerebro (con sus 100.000 M de neuronas especializadas y un número superior de soporte o glía). Redes neuronales, neuroplasticidad, aprendizaje asociativo. La creatividad parte de una actividad precosnciente (potencial de preparacion), descubierta por Itzhak Fried en 2011. Bernard Baars nos habla de la consciencia como “espacio global de trabajo”. ¿Hay un hemisferio cerebral creativo? Sí, el derecho, si bien las funciones están menos localizadas de lo que se creía anteriormente. El autor cita las investigaciones de Brenda Milner (Montréal), Earl Miller y Jonathan Cohen, con estudios de neuroimagen funcional. Csikzentmihalyi (Fluidez) ha señalado que la creatividad no es aislada, sino que surge de la interacción entre el individuo, la cultura y el campo social. Los psicólogos Richard Haier y Rex Jung (California) han elaborado su Modelo PFIT (Integración Parieto-Frontal de la Inteligencia), con tres tipos de funcionamiento: deliberado, espontáneo (hechos y datos) y de fluidez (conocimiento implícito).
  2. Historia evolutiva de la creatividad humana. ¿Una explosión de innovación durante el paleolítico Superior en Europa? O tal vez antes. La creatividad es el resultado de múltiples factores. El género Homo fue desarrollando su ingenio, desde los huesos de animales (hace 3’4 M de años) al arte figurativo (hace 34.000 años). Los motores fueron la demografía y la complejidad conductual. Ayudaron el gran cerebro de los Sapiens frente a otros homínidos, las herramientas y la innovación técnica. “La capacidad para involucrarnos en tareas comunes complejas podría haber sido lo que separó a nuestra especie del resto de los primates” (Gary Stix).
  3. La base neuronal de la creatividad. ¿Es la neocroteza la que marca la diferencia? Sin duda. Y lo es por su organización columnar (el autor destaca a Rafael Lorente del Nó, discípulo de Cajal, “un genio a la sombra”). El tálamo es el integrador de la información que llega a la corteza. Neuronas piramidales, células de doble bouquet y neuronas de Von Economo. La antropóloga Katerina Semendeferi (Universidad de California en San Diego) ha estudiado el papel del neocórtex en la toma de decisiones: el crecimiento cerebral y la complejidad anatómica y funcional nos diferencian del resto de primates, pero hay algo más: vemos el mundo con otros ojos. Es la neuroestética, rama reciente de la neuroestética, creada por Samir Zeki en 2002 y que cuenta con expertos como Camilo J. Cela Conde o Marcos Nadal. “Los artistas son, en cierto sentido, neurólogos que exploran las potencialidades del cerebro, aunque con distintas herramientas” (Samir Zeki).
  4. Creatividad, entre la genialidad y la locura. El posibilitador supremo de la creatividad en el cerebro humano es, sí, la corteza prefrontal. “El hecho de esforzarse en ser creativo aumenta el nivel de creatividad”. El libro analiza a los savants, que son un tercio de los autistas (creatividad “sin alma”), a quienes sufren trastorno bipolar (como Van Gogh o Munch, analizados por la psicóloga Kay Redfield Jamison) o Alzheimer (como Willem De Kooning). Potenciación de la creatividad por EMT (Estimulación Magnética Transcraneal). En 2016, la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte ha mejorado un 7’4% el test de creatividad de Torrance mediante EMT. El neurocirujano Adam Green (2017) cree que el EMT nos elevará a mayores niveles de creatividad. “La creatividad es una cualidad que poseen todas las personas, pero que muy pocas desarrollan de manera eficiente”. Es, como concluye el Dr. Martín Araguz, la alta capacidad menos entendida y estudiada del cerebro humano, por lo que resulta un campo fascinante para hallazgos futuros.

Magnífico libro ‘El cerebro creativo’. Mi gratitud a Antonio Martín Araguz y a la colección de National Geographic sobre el Cerebro, que dirige el Dr. Javier DeFelipe (atención a su espléndido ‘El jardín de la neurología’, 2014).

La canción de hoy, ‘Cuando el río suena’ de David de María

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.