De los CEOs que marcan a las madres que se desmarcan

Espectacular la presentación ayer del libro #MarcaCEO y embajadores de la Marca de Cristina Mulero, con el título ‘Empresas con Alma; Marca y Reputación personal en la era digital’. Guzmán Martínez, su socio en Brandty (dos años más convirtiendo a sus clientes en socios en la atracción de talento) ejerció de exquisito maestro de ceremonias. El acto constó de tres diálogos y las palabras de la autora.

El primer diálogo entre Andrés Pedreño, DG de Alicantec, y Celia Sánchez San Juan, CEO de 1millionbot. Andrés ha sido DG de Universia, Rector de la Universidad de Alicante (1993-2000) y es uno de los tecnólogos más humanistas que he tenido el privilegio de conocer. Celia ha vuelto a España después de trabajar en grandes multinacionales como Orange, Siemens y Adidas. Forman un tándem excepcional de pasión por la ciencia y por el talento. “El talento define el nuevo terreno de juego”, comentó Andrés. Como Javier García Martínez (catedrático de la UA) y Nuria Oliver (Vodafone), son de los mayores portentos tecnológicos con los que cuenta Alicante.

La segunda conversación fue la mantenida entre Laura Brotons, People & Talent Manager de Vivagym y Vicente Ballester, CEO de Clavei. Una empresa tecnológica centrada en el talento y una cadena de éxito de gimnasios (95 en Iberia, 52 en España, más de 300.000 socios).

Tras una breve exposición de 10 minutos por mi parte sobre los 7 pecados capitales del CEO (más la acidia, la falta de valores), el CEO de VickyFoods (antes DulceSol) Rafa Juan y un servidor mantuvimos un diálogo sobre la importancia de la presencia de los CEOs en las redes. Como ha comentado Pilar Llácer (EAE) hace unos días, del Top 50 de los CEOs menos del 25% está en LinkedIn. El de VickyFoods es un magnífico ejemplo de visibilidad, por su valentía, su honestidad, su coherencia y su generosidad.

Cristina Mulero se refirió a la importancia de “los rostros antes que los logos”, a personas que estaban en el libro como Manuel Bonilla (el programa de embajadores de la marca de SUMA Agencia Tributaria es de los mejores del país), José Mª Cervera (exDG de Makro), Toni Palazzo, Sarah Harmon (exCEO de LinkedIn, hoy en Habitissimo), Marta González Ledesma (Coca Cola) e Ignacio Rivera (CEO de Estrella Galicia, el CEO de mayor reputación en nuestro país). La autora se refirió a la importancia de la Confianza, del Employer Branding, de la Vulnerabilidad (Brené Brown).

Una velada maravillosa, acompañados por la música en directo de Benjamin Sun. Uno de los maestros que mejor puede componer la banda sonora de tu empresa, de tu equipo, de tu vida.

Mi gratitud a Cristina y Guzman, a todo su equipo de Brandty, a Andrés, Celia, Rafa, Laura, Vicente… y a las decenas y decenas de [email protected] que estuvieron en el evento (desde la fantástica Liliana Brando, una de las mejores coaches que tenemos, a la gran María José Alaminos, pasando por Suni Sánchez Zaplana, su sobrino Mario, Juan, etc). Fue un momento mágico.

Diez razones por las que hay que leer el libro ‘#MarcaCEO y embajadores de Marca. Por qué preferimos rostros a logos’ de Cristina Mulero:

  1. El prólogo de Sarah Harmon. Rezuma profundidad, sentido y sensibilidad por una CEO humanista que está a la última.
  2. Porque es el fin de las marcas tal y como las conocemos. “Los jóvenes de 20 años ya no recuerdan el mundo antes de Google” (Marta García Aller). No puede haber empresa social sin empleados sociales, y viceversa.
  3. Porque aclara conceptos providenciales, como Employer branding, Marca personal, Empleoyer advocacy. Cuando los empleados son los portavoces, resultan ocho veces más creíbles.
  4. Porque estamos en un nuevo “ciclo estratégico del talento”. Desde la acogida (welcoming) a la desvinculación. El compromiso y el engagement son condiciones imprescindibles para ser un/a buen/a embajador/a de marca.
  5. Por el employee advocacy. Cuestión de confianza. ¿Sabe Google antes que tú si te vas a divorciar? Cristina Mulero revela el proceso y los requisitos para convertirnos en embajadores de marca.
  6. La MarcaCEO (el/la CEO como “canciller” de la marca). El Liderazgo como Marca (huella) aporta una perspectiva diferente y logra mejores resultados. Los CEOs sociales atraen más y mejor al talento. Cristina tiene la amabilidad de incluir una reseña del caso ‘Liderazgo Zidane. El genio que susurraba a los milenials’.
  7. Por las herramientas y medios a aplicar para el employee advocacy: Omnicanalidad, Inbound marketing, Inbound recruiting. Entorno offline: elevator pitch, storytelling (la autora se refiere a ‘El método Bravo’ de la gran experta Mónica Galán Bravo), el networking. Entorno online: LinkedIn, Twitter, Facebook, Youtube, Instagram (el contenido es el Rey).
  8. Por la fragilidad de la marca y la vulnerabilidad de los embajadores. Incertidumbre, riesgo y exposición emocional (Brené Brown). la creatividad de los embajadores de marca (Cristina se refiere al libro ‘Vamos’ de Marta Grañó y su modelo CIMA). Los embajadores como anfitriones y la “netiqueta” (Yolanda Sáenz de Tejada). Las marcas y personas con valores (José Antonio Marina, Adela Cortina).
  9. Porque Cristina Mulero dialoga con CEOs del nivel de Manuel Bonilla (“En equipo todo es posible”), Marta Muñoz Ledesma (Coca-Cola: ha creado en las redes una comunidad propia), Ignacio Rivera (Estrella Galicia: “la reputación es ser fiel a lo que dices y cumplir tus compromisos”), Vicente Ballester (CLAVEi: las personas somos cada vez más escépticas a trabajar en empresas sin rostros), José María Cervera (ex CEO de Makro: el talento convencido, comprometido y visible puede hacer más por una marca que el más original, atrevido e innovador de los logos). Laura brotons (Pavigym: una empresa sólida de employer branding da a la empresa fiabilidad en un entorno competitivo).
  10. Porque nos regala una herramienta (el Canvas) para que tu gente sea tu marca.

Un tema esencial, un análisis sólido y excelentemente documentado e investigado, un conjunto de aplicaciones prácticas para llevarlo a cabo. Un texto de estas características no existía antes ni en castellano ni en inglés.

AVE de Alicante a Madrid, breve parada en Atocha y otro AVE a Barcelona, para participar en la presentación del libro ‘¿Somos malas madres?’ de Marta Grañó. El pasado 19 de noviembre, cuando tuvo lugar la primera de sus presentaciones en Madrid, me referí a este texto: ‘Ventajas y temores de las madres trabajadoras, también fuera de casa‘. Un libro tan ameno como útil, para madres y padres, para profesionales, para la sociedad en su conjunto.

Los libros de Cristina y de Marta tienen el denominador común de la importancia de la Confianza (propia y en los demás, de dentro a fuera). Para dejar una imagen como marca, como huella, para no sentirnos culpables como madres de trabajar fuera.

Confianza que, en términos musicales, asocio a la banda sonora de Forrest Gump (Alan Silvestri)

Acaba de publicarse una obra sobre ‘Psicología del alto rensimiento. Desarrollar el potencial hacia el auténtico talento‘, de Rena F. Subotnik, Paula Olszewski-Kubilius y Frank C. Worrell. Un análisis del talento en la disciplinas académicas, el arte, la medicina e ingeniería, los deportes… Un libro basado en parte en la investigación de Benjamin Bloom et al de 1985. 35 años después, hemos comprobado que Bloom estaba en lo cierto: la grandeza viene de dentro. Lo importante es la pasión y la perseverancia (hemos de estar muy [email protected] si nos las han inculcado en los primeros años de vida). Y contar con buenos coaches y mentores es crucial.

El Dr. Jonathan Wai (Universidad de Arkansas) se refiere a esta novedad editorial en Psychology Today: ‘¿De qué va el desarrollo de la grandeza?’

CEOs que se atreven (desde la valentía, que es el justo medio aristotélico entre la cobardía y la temeridad), madres que se autorrealizan y dan mayor seguridad a sus hijas y las hacen más felices, porque son más felices. La Confianza como Fe en [email protected] [email protected] y en [email protected] demás.

Como sabes, “marca” viene del protogermánico “marko”, territorio fronterizo. Los bárbaros atacaron el imperio romano y se quedaron con las tierras (“marcaron” los territorios). En el latín clásico era “margo”, margen. El deportista marca cuando obtiene un tanto (un gol, una canasta) y por tanto rinde.

“Desmarcarse” es separarse de un grupo, por ejemplo el de las madres trabajadoras que se sienten culpables. La culpa es un concepto jurídico (dolo, mala fe), religioso (pecado) y psicológico (“acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por el daño causado”). No debe haberla en las madres que son profesionales como alternativa a amas de casa.

Liderar es marcar (la pauta, hacer equipo, ilusionar) y desmarcarte (del rebaño)-

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.