Inteligencia Artificial: Superpotencias y antídotos

La semana ha comenzado con reuniones muy interesantes mantenidas con grandes profesionales a quienes admiro mucho, conscientes de que para potenciar el desarrollo del Liderazgo hay que medirlo adecuadamente, de una forma objetiva y científica, y forjarlo desde una combinación sinérgica de coaching y mentoring. Un proceso de acompañamiento que incluya el foco en objetivos SMARTER (Rubén Turienzo, Haz que suceda) y la aceleración del aprendizaje (Learnablity) aprovechando la tecnología (Humanidad Aumentada).

Ayer estuve leyendo el libro de Kai-Fu Lee ‘Superpotencias de la Inteligencia Artificial. China, Silicon Valley y el nuevo orden mundial‘, que se presenta esta tarde en Madrid’. Kai-Fu Lee, nacido en Taiwan, ha sido el CEO de Google China (antes había trabajado para Apple, Silicon Graphics o Microsoft) y dirige desde 2009 Sinovation Ventures, un fondo de más de 2.000 M $ para invertir en empresas tecnológicas chinas.

Resultado de imagen de kai fu lee superpoderes resumen

En esta conversación explica lo que son los “AI superpowers” desde el alma china:

Con más de 50 millones de seguidores en Weibo (el Twitter chino), Kai-Fu Lee es en su país una “estrella del rock” equivalente a Elon Musk en EE UU. Defiende que China lleva la delantera al Silicon Valley en IA (porque estamos en la era de los datos y la implantación), que ese gran país es un “Coliseo de imitadores” (gladiadores, todos contra todos) con mejor talento que en Estados Unidos (hacen que sus algoritmos conecten más rápido con la idea de negocio) y que por ejemplo los “robocars” (coches autónomos) funcionarán 5-10 años antes en China que en Estados Unidos. Te recomiendo su artículo de Forbes, con 6 razones para esa ventaja china en Inteligencia Artificial. Talento, Datos, Innovación práctica, Experiencia competitiva, Apoyo inequívoco del gobierno, espíritu de asunción de riesgos. Como podemos comprobar, para el Liderazgo (de un país en la carrera de la IA) el Talento y la Cultura marcan la diferencia.

China ha generado un “universo alternativo” en internet que desconocemos en Occidente (y que ya marca la Globalización 4.0), está superando a los estadounidenses en IA merced al “deep learning” (aprendizaje profundo o IA estrecha) y en la “cuarta ola” (la IA autónoma) tiene todas las de ganar. El ser humano coexistirá con la IA, y Kai-Fu Lee tiene un plan para ello (nuevo contrato social y revolucionaria perspectiva china sobre el empleo). Frente a la mentalidad de “varita mágica” del Silicon Valley, que todo lo resuelve, la simbiosis de mercado: sabiduría global.

“Cuando los inversores, empresarios y autoridades gubernamentales chinas se centran en una sola industria, pueden hacer temblar al mundo”. “Para 2030 China se convertirá en el centro de la innovación global en Inteligencia Artificial, liderando la teoría, la tecnología y sus aplicaciónes. En 2017, los inversores de capital riesgo chinos ya habían respondido a esa llamada, invirtiendo sumas récord en nuevas empresas de inteligencia artificial, que representaba el 48 por ciento de toda la financiación de capital riesgo en IA en todo el mundo, superando por primera vez a EE UU”. La relación entre financiación e innovación es clara. “La cultura de las startups chinas es el yin y el yang de Silicon Valley: en lugar de estar orientadas a una misión, están sobre todo comprometidas con el mercado. Su meta final es ganar dinero, y están dispuestas a crear cualquier producto, adoptar cualquier modelo, o entrar en cualquier negocio con el que lograr ese objetivo […]. No importa de dónde provenga una idea o a quién se le haya ocurrido. Lo único que importa es si se puede ejecutar y
obtener beneficios económicos. La motivación principal de los empresarios chinos impulsados por el mercado no es la fama, la gloria ni cambiar el mundo. Todas estas cosas son beneficios colaterales, el gran premio es hacerse rico, y no importa cómo conseguirlo”. “La maduración del ecosistema empresarial chino fue mucho más que la simple competencia con los gigantes estadounidenses. Después de que empresas como Alibaba, Baidu y Tencent demostraran lo lucrativos que podían ser los mercados de internet de China, nuevas olas de capital riesgo y de talento comenzaron a fluir en la industria. El mercado se estaba calentando y el número de empresas chinas crecía de manera exponencial. Puede que éstas se inspiraran en el otro lado del océano, pero sus verdaderos competidores eran otras compañías nacionales, y los enfrentamientos empezaban a asumir la intensidad de una rivalidad entre hermanos”. “Al sumergirse en las minucias de la entrega de comida a domicilio, reparaciones de
coches, bicicletas compartidas y compras en la tienda de la esquina, estas compañías están convirtiendo a China en la Arabia Saudita de los datos: un país que de repente se encuentra ubicado sobre el recurso fundamental que impulsa esta era tecnológica. China está muy por delante de Estados Unidos en tanto que principal productor mundial de datos digitales, y la brecha es
mayor a cada día que pasa”. “A mi modo de ver, esa voluntad de ensuciarse las manos en el mundo real separa a las compañías de tecnología chinas de sus pares de Silicon Valley”. “Con la campaña de innovación masiva, el gobierno chino dictó a pleno pulmón su aprobación incondicional a la iniciativa empresarial en internet. Surgieron carteles y pancartas por todo el país exhortando a unirse a la causa. Los medios de comunicación oficiales publicaron innumerables artículos en los que se alababan las virtudes de la innovación autóctona y se pregonaban los éxitos
de las startups del país”. “El debut sin precedentes de Alibaba en la bolsa de valores de Nueva York en 2014, echó aún más leña al fuego. Un grupo de vendedores de TaoBao tocó la campana de apertura de la oferta
pública inicial de Alibaba el 19 de septiembre, sólo nueve días después del discurso del primer ministro Li. Cuando el polvo se asentó en una furiosa ronda de negociación, Alibaba se adjudicó el título de mayor Oferta Pública inicial de la historia, y Jack Ma fue coronado como el hombre más
rico de China”. “El primer servicio O2O (Online to Offline), aparte de las empresas de transporte con conductor, que despegó de verdad fue la entrega de comida a domicilio […]. Para 2016, los veinte millones de pedidos de comida online diarios de China equivalían a diez veces el total de todo Estados Unidos”. Una transformación social y cultural provocada por WeChat (en la mitad de los móviles del país y en las cuentas bancarias de cientos de millones de usuarios). La IA exacerbará la desigualdad mundial. “Se han realizado pocos estudios de calidad sobre el impacto de la automatización en el gigante asiático, pero la opinión generalizada sostiene que el pueblo chino se verá mucho más afectado, con robots inteligentes que pondrán fin a una era dorada para los trabajadores de la “fábrica
del mundo” […]. Los expertos, como Martin Ford, autor del libro El auge de los robots, sostienen que esta gran base de trabajo manual rutinario podría convertir a China en la “zona cero de la disrupción económica y social provocada por el auge de los robots”. “No somos espectadores pasivos en la historia de la IA, somos sus autores”. “Las élites tecnológicas de China están
alineadas con los economistas tecnooptimistas estadounidenses que creen que a largo plazo, la tecnología siempre conduce a más empleo y a una mayor prosperidad para todos”. “Creo que la educación es la mejor solución a largo plazo para los problemas de empleo relacionados con la IA a los que nos enfrentaremos”. Un servidor también lo cree así.

“Preveo el surgimiento de un ecosistema de emprendimiento que considerará la creación de empleos en el sector terciario humanístico como un bien en sí mismo. Dirigirá el dinero a proyectos de servicio centrados en el ser humano que puedan incrementar y contratar a un gran número de
personas: consultores de lactancia para la atención posnatal, entrenadores especializados en deporte juvenil, recopiladores de historias orales familiares, guías de la naturaleza en parques nacionales o compañeros de conversación para ancianos”. Emprendedores en el STH (Sector Terciario Humanístico). “

«No quiero vivir en una sociedad dividida en castas tecnológicas, donde la élite de la IA viva en un mundo enclaustrado de una riqueza casi inimaginable, apoyándose en dádivas mínimas para mantener sedadas en su lugar a las masas desempleadas. Quiero crear un sistema que provea a
todos los miembros de la comunidad, pero que también utilice la riqueza generada por la IA para construir una sociedad más compasiva, amorosa y, en última instancia, humana. Lograr este resultado requerirá sin duda un pensamiento creativo y una formulación de políticas complejas, pero a menudo la inspiración que impulsa este proceso proviene de lugares poco probables”. “Nunca ha sido mayor el potencial de prosperidad humana; ni mayores las consecuencias del fracaso”.

Un libro apasionante que apoyan Ariana Huffington, Satya Nadella (CEO de Microsoft) o Alan Murray (presidente de Fortune).

Resultado de imagen de kai fu lee superpoderes resumen

También vinculado a la IA, hoy he estado leyendo ‘El antídoto‘ de Carlos Rebate. Responsable de Inteligencia Artificial en Minsait, conferenciante y autor de ‘Tu empresa secreta’ e ‘Infliencers’ (comentado en este Blog el 2 de noviembre de 2017), en su nueva obra nos prueba 12 técnicas para sobrevivir a la IA:

  1. Combate la Singularidad (el momento en el que los robots serán más inteligentes que nosotros, que Ray Kurzwell estima en 2045) con “singularidad” (ser percibido como ú[email protected]). “Al final, o eres diferente o eres barato” (Seth Godin).
  2. El gato de Schröedinger acude en tu ayuda. Incertidumbre: somos probabilidad.
  3. No pelees en su terreno favorito. “Si te comportas como una máquina, tienes las de perder”. Tu territorio es el pensamiento crítico.
  4. El corazón es la última frontera. “Mientras otros buscan lo que pueden obtener, un verdadero rey busca lo que puede dar” (El Rey León). Ejercita el cerebro del corazón.
  5. Déjales que crucen el valle inquietante.
  6. Explota tu polimatía. Haz varias cosas a la vez (Andrés Pérez Ortega lo llama “proyectos paralelos”).
  7. Conviértete en un centauro. Mejor ocupar la cabeza que el trasero.
  8. Mantén vivo tu ikigai (lo que da sentido a tu vida). Conócete a ti [email protected] para encontrar tu superpoder.
  9. Siempre te quedará Marte. Pensamiento espacial (conceptual).
  10. Entrena tu pensamientos exponencial. Canvas de TU Modelo de Negocio.
  11. Se acerca el invierno (Winter is coming). Pero tranquilo, porque el progreso está en manos del ser humano.
  12. Conviértete a la religión del futuro. Como dice Silvia Damiano, la fundadora del About My Brain institute, entramos en la “Imagination Age”, la era de la imaginación. ¿Hay algo más poderoso?

Prologado por Raquel Roca y Andy Stalman, el libro nos ofrece una docena de cartas para triunfar en estos tiempos digitales y sendas entrevistas de Carlos Rebate con 14 expertos y dos “bonus track”: el secreto para construir un futuro feliz (“el amor ahuyenta el miedo”, Aldous Huxley) y el pentágono de los sueños, como persona, profesional, emprendedor/a, [email protected] y contribuidor/a social.

Resultado de imagen de carlos rebate el antidoto

Mi gratitud a Carlos Rebate, [email protected] prologuistas y [email protected] [email protected] Un texto muy útil en estos tiempos de doble ciclo de Talento y Tecnología.

Resultado de imagen de carlos rebate el antidoto

El tema musical de hoy es la Rapsodia Húngara nº 2 de Franz Liszt

de la banda sonora de ‘La clase de piano’ (Au bout des doigts), película de 2018 en Movistar+. La historia del joven Mathieu Malinski, apasionado del piano que vive en un barrio marginal. Cuando uno de los pequeños hurtos que suele llevar a cabo con sus amigos le hace acabar en el calabozo, Pierre Geitner, director del Conservatorio Nacional Superior de Música y que le vio tocar en el metro, consigue sacarlo a cambio de servicios sociales. Pero Pierre tiene un plan diferente para Mathieu: ve en él a un futuro gran pianista y por ello le inscribe en el Concurso Nacional de Piano. Mathieu entra en un nuevo mundo cuyas reglas ignora, entre las clases con la intransigente “Condesa” (la mejor profesora) y su amiga Anna, de la que se enamora. Un precioso relato sobre el talento, el genio, el entrenamiento y la visión (el director confía en el alumno más que él mismo).

“La genialidad no es más que la infancia recuperada… a voluntad” (Baudelaire).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.