10 dilemas a resolver para que sobreviva tu empresa… y tu empleo

Esta mañana a la 1 pm he tenido el honor y el placer de impartir el primero de los webinars con ORH y Talent Solutions sobre ‘Liderazgo para la Recuperación’, o como prefiero llamarlo, Liderazgo TCV (Tras el CoronaVirus). El primero de estos “redenarios” (seminarios en red) ha sido sobre Liderazgo y Emociones. Ya sabes que el 90% del Liderazgo es pura inteligencia emocional, la capacidad de gestionar nuestras emociones y tratar con las emociones de los demás. Como el Liderazgo es el talento para influir decisivamente en los demás desde la autoridad moral, el ejemplo y la credibilidad, la inteligencia emocional conecta la elección de las metas y el manejo de la información con la práctica de las virtudes (valores vividos) en hábitos saludables: es el nexo clave. Y lo será aún más TCV.

En estos días de confinamiento, de Responsabilidad Social Personal, estamos escuchando a algunos médicos expertos, a demasiados políticos y muy pocos economistas conductuales. Y sin embargo, más de la mitad de los premios Nobel de economía de la última década pertenecen al “Behavioral Economics”. Por ejemplo, los últimos: Esther Duflo, Abhijit Banerje y Michael Kremer, por su enfoque para aliviar la pobreza. No pensaron en el ser humano como animal perfectamente racional, sino en lo que funciona desde los comportamientos. TCV lo importante no es lo que las personas digan, sino lo que hagan.

Hay 10 dilemas que la gran mayoría de las empresas resolverán, desde sus comportamientos, de forma equivocada. Si desde la Dirección de Recursos Humanos (DRH), la Dirección General o [email protected] CEOs se hace desde la forma correcta, las empresas están salvadas y la empleabilidad de sus profesionales garantizada.

  1. ¿Orientación a las personas o al negocio? Casi el 100% de las organizaciones dirán que las dos cosas, pero no se comportan así. ¿Por qué? Porque desde la práctica en más de 500 años el capitalismo se ha comportado separando una cosa de la otra. Pensemos en la familia Médici, desde Giovanni di Bicci de Medici (1360-1429), cabeza del banco familiar desde 1410. Para limpiar la usura, que era pecado, convirtió Florencia en un gran museo. Pensemos en la ‘Adoración de los magos’ de Botticelli (1475) donde aparecen cinco Medici, o la ‘Cabalgata de los Reyes Magos’ de Benezzo Gozzoli, en la capilla del Palazzo Medici: https://www.youtube.com/watch?v=B9lZgrLAsUw Cosme el Viejo, Pedro su hijo y Lorenzo el magnífico, su nieto. El negocio por un lado, el arte por otro. Lo mismo podemos ver, en el siglo XX, en ‘El Lobo de Wall Street’ (2013), de Martin Scorsese, basada en las memorias de Jordan Belfort. Hace casi 25 años que se proclamó la “guerra por el talento” y casi en paralelo, el “cuadro de mando integral” (Norton y Kaplan) que conecta el talento con los resultados, la marca personal (Tom Peters) y la inteligencia emocional (Daniel Goleman) hasta la llegada del talentismo. Sin embargo, vivimos una década (1997-2007) de “exuberancia irracional” como la llamó el economista conductual y premio Nobel de Economía Robert Shiller y el estallido de la burbuja, como han explicado economistas como Emilio Ontiveros (‘Excesos’) y Josep Oliver. ES EL MOMENTO DEL TALENTO, que está en las cinco tendencias del Futuro -ya presente- del empleo.
  2. ¿Shareholders (accionistas) o Stakeholders (grupos de interés)? Milton Friedman (1912-2006), premio Nobel 1976, nos “enseñó” que la única Responsabilidad Social de las empresas era maximizar el beneficio para el accionista. Un tipo peligroso, que también influyó en que EE UU dejara el patron oro (Nixon shock) y convirtiera a China en la fábrica del mundo. Edward Freeman (1951) establece la teoría de los stakeholders (grupos de interés) en 1984, año orwelliano. En Davos 2020 se ha hablado de pasar del capitalismo unidimensional al multidimensional, como en la Business Roundtable del verano anterior. El nuevo modelo EFQM 2020 lo consagra: Dirección (Propósito y Cultura), Ejecución (sostenible, con los grupos de interés), Resultados (multidimensionales; estratégicos y operativos). “Porque la Reputación, que tardas 20 años en construir, te la cargas en minutos” (Warren Buffet). He puesto el ejemplo de Elizabeth Holmes, CEO de Theranos, que parecía “la nueva Steve Jobs”, cuyo documental ‘La inventora, sedienta de sangre en el Silicon Valley‘ (2019), basado en el libro de John Carreyreou, podemos ver en HBO. Ejemplo positivo: Southwest, compañía rentable desde su fundación en 1973: primero los empleados, después los clientes (Herb Kelleher). En 2019, 3.400 M $ de Bº a los accionistas, 544 M $ extra a sus empleados.
  3. ¿Inspiración o Desesperación? Tony Robbins, el gurú con una fortuna personal de unos 500 M $, nos diría que elijamos la inspiración; sin embargo, el 90% de las empresas y de las personas elegirá la desesperación ( y eso que “el ganador se lo lleva todo”) por puro secuestro amigdalar: la segregación de cortisol, la hormona del miedo. Vayamos a la “Fluidez” (concepto de Csikzentmihalyi): si nuestra gente está ansiosa, reskilling, como necesitan más de 1.000 M de empleados en el mundo; si está aburrida, démosle proyecto, reto, desafío. En eso consiste el auténtico Liderazgo.
  4. ¿Enganche (engagement) o mera aceptación? El engagement es, junto con la confianza, el gran predictor de los resultados. Me he referido al Q12 (las 12 preguntas) de Gallup, a la jerarquía (desde el campamento base a la cumbre), al impacto (desde el absentismo a la productividad) y a la diferencia con las complacientes encuestas de clima. Sólo el 13% de los profesionales en el mundo y el 6% en España se sienten “enganchados”. Sin embargo, hay esperanza: en los Top Employers es el 70%. Corremos el serio riesgo de que TCV el “enganche” sea aún menor. Recuerda que el 70% de la involucración o compromiso depende de cómo se comporten los líderes: disfrute, conexión emocional, empowerment (las 3 E de Silvia Damiano).
  5. ¿Confianza o desconfianza? La confianza es el gran predictor del engagement (76%). Tanto Paul Zak (‘Neurociencia de la confianza¡) como José María Gasalla nos han enseñado mucho sobre la Confianza. Me he referido al barómetro de la Confianza de Edelman y a las 9 claves para que un líder sea confiable: Vulnerabilidad (reconozco mis errores), Comunicación (emisión de mensajes y escucha atenta), Humildad, Paciencia, Transformación y Persistencia, Sinceridad y Apertura.
  6. ¿Equipo o Silos? Me he referido a La Roja como “equipo de leyenda” (el ciclo de 2008 a 2012), a las 6 claves de un Equipo de VERDAD y a la necesidad imperiosa de Coaching de Equipo, empezando por el Comité de Dirección. Desde lo conductual, el dilema del prisionero denota las disfunciones de un equipo (Lencioni).
  7. ¿Selección meritocrática o “pseudonepotismo”? Dado que nuestro mercado laboral es tan rígido (el nº 61 en flexibilidad) y poco meritocrático (69º del mundo) sufrimos una “tormenta perfecta del empleo” que TCV se va a extremar (“the worst of the storm”). Somos los 116º del planeta en prácticas de selección y desvinculación. Si la empresa no cuenta con un partner adecuado, apaga y vámonos. Porque la ignorancia es muy atrevida.
  8. ¿Agilidad o seguridad? Tenemos la inercia de un handicap: la burocracia weberiana y el taylorismo. Ahora disponemos de la tecnología, pero en muchos casos no de la cultura corporativa “ágil”. Impera el capataz, el controlador, el desconfiado; así no se puede.
  9. ¿Imaginación o rutina? El Talentismo es la “era de la imagnación” (About My Brain), sin embargo el cerebro trata de ser eficiente y consumo mucho oxígeno y glucosa, como ha demostrado el profesor de Harvard Daniel Gilbert en ‘Tropezar con la felicidad’. Sólo las empresas imaginativas llegan a la disrupción, la que es de valor para el cliente. ¿Cómo provoca el/la líder la imaginación? A través de “brainstromings”, fomentando la participación de verdad, haciendo preguntas y no yendo de “sabelotodo”, con conversaciones de carrera… con una voluntad real. En las crisis, como decía Einstein, la imaginación es más importante que el conocimiento.
  10. ¿Valores enunciados o valores vividos? Están de moda las PDO (en inglés, Organizaciones Guiadas por el Propósito). Sin embargo, aunque el 84% de las empresas lo tiene claro, en menos de dos tercios (62%) es auténtico y en menos de la mitad (46%) genera engagement. Los valores enunciados no son valores vividos (virtudes). Sí, las emociones sirven a un propósito y señalan nuestros valores (Susan David); lo importante es cómo actuemos. He puesto como ejemplos positivos a Inma Shara y José Manuel Zapata en el mundo de la música y el impresionante proceso de transformación llevado a cabo por José Mª Cervera en Makro.

Este virus, el Covid 19, resetea el Capitalismo. Pone el Talentismo en su lugar. Nos obliga a reinventar la experiencia de talento y a hacer “tets rápidos” de Liderazgo, Equipo, Talento y Aprendibilidad (LETA). O LETA o letal, porque el Liderazgo, como bien sabes, es la clave de bóveda del aprendizaje y la atracción, de la confianza y el compromiso, del clima laboral y por tanto de las ventas y el margen. Desde las sanas emociones. Liderazgo para organizaciones emprendedoras, ágiles, o la desaparición.

Caso práctico de plena actualidad: ¿cuál es el denominador común de los países que mejor están gestionando la crisis sanitaria? Taiwan en Asia, Alemania, Nueva Zelanda en el Pacífico; Islandia, Finlandia, Noruega y Dinamarca.

Seven countries' female leaders effectively managing the coronavirus crisis

Sí, son dirigidos por mujeres. Liderazgo Femenino. De eso hablaré en el redinario del martes que viene. Sinceridad, Decisión, Tecnología y Carino = Firmeza Compasiva. Entretanto, te recomiendo el artículo de Avivah Wittenberg-Cox ayer en Fortune: https://www.forbes.com/sites/avivahwittenbergcox/2020/04/13/what-do-countries-with-the-best-coronavirus-reponses-have-in-common-women-leaders/#2ff793173dec

Mi gratitud a Maite Sáenz y su equipo de ORH, a María José, Orestes y su equipo de Talent Solutions.

Hoy la canción se la dedico al padre de mi amiga Alicia, cardiólogo que está luchando como un Quijote frente al coronavirus por la salud de muchos compatriotas. Es “la tendresse” en la versión de Marie Laforet, que los franceses usan como himno, más elegante que nuestro pachanguero “Resistiré”, dicho con todos los respetos.

“Sin ternura no podré vivir jamás”. TCV, la Ternura Contagia la Vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.