Dos faros para guiarnos

Ayer tuve el honor de participar en el Campus Party Virtual que se celebra desde el pasado jueves hasta hoy. 72 horas ininterrumpidas de actividades, 150 streamings en directo, miles de personas de 33 países viéndonoes y la participación de personalidades como el Premio Nóbel de La Paz Al Gore, el creador de internet Sir Tim Berners-Lee o el Chief Internet Evangelist de Google Vinton Cerf.

Image

En mi caso, hablé de ‘NeuroLiderazgo para el cambio educativo sostenible’ en tres bloques:

  • NeuroLiderazgo (el “talento para influir decisivamente en los demás” pasado por la NeuroCiencia). El paso de los gestores a [email protected] líderes y neurolíderes. Cómo se han desplazado el poder, la aportación, el foco, la cualidad, el conocimiento, el feedback y los pilares del gestor convencional al líder y ahora al neurolíder (modelo i4 de About My Brain), ante el riesgo de zombificación (Paul Krugman) o “economía frozen”,
  • El cambio educativo. Qué ha pasado TCV (Tras el CoronaVirus). La muerte de la distancia (Zoom acabó con las aerolíneas), el mazazo de la TD (Transformación Digital), la potencialidad y límites de la IA (Inteligencia Artificial), moonshot thinking (dispara a la luna, organizaciones exponenciales), el peligro de “seguir despachando” (también en la educación, despachando conocimientos), frente a la necesidad de plataformas-vínculos-generación de valor. Tras 100 años de paradigma jerárquico-burocrático, “esta crisis debe servir para repensar qué necesitan aprender los niños” (Carmen Pellicer). Foco en el Talento, que quiere Propósito, Proyecto, Learnability, una Cultura “Brain-friendly” y más Liderazgo (NeuroLiderazgo) que nunca. He puesto el caso de Jacinda Ardern, PM de Nueva Zelanda, y su vídeo de 2 minutos sobre los logros de su gobierno. Atraer el Talento con líderes sexys (como enseñan Cristina Mulero y Sandra Sotillo), valorar el Talento con test eficaces, desarrollar el Talento mediante conversaciones de carrera, sobrevivir desde la Transformación integral. Aventura, romance y aprendizaje. Todo ello desde cualidades imprescindibles de NeuroLiderazgo como la integridad, el criterio (inteligencia, curiosidad, humildad) y la conexión (empatía, resiliencia). TCV la reputación de los CEOs ha sufrido, según los datos del Foro Económico Mundial. Credibilidad (finales de junio de 2020) del 53% en las autoridades académicas, del 47% en los gobernantes, del 31% en ONGs y periodistas, del 29% de [email protected] CEOs. El sentido común no se ha convertido en “práctica común”.
  • El drama nacional de la falta de meritocracia y el desinterés por la educación que impactan en un mercado laboral rígido. Nuestra productividad es mucho menor que el de otros países occidentales, estamos un 25% peor que la media de la OCDE en matemáticas o letras, el doble de personas ocupadas con bajos estudios que la media europea. Porque la educación, lo único que puede mejorar el mundo (Nelson Mandela) no está ni entre las 12 prioridades en nuestro país. “La desventaja relativa en capital humano de la economía española aconseja un replanteamiento del diseño institucional del sistema educativo que incluya una revisión profunda del contenido del currículo y del propio sistema de aprendizaje. (…) En el ámbito universitario existe un amplio margen de actuación para mejorar en aspectos como los sistemas de selección del personal docente e investigador o el reforzamiento de la vinculación de la financiación del sistema a objetivos de excelencia.“, PAblo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, que no es precisamente un personaje de ‘La Casa de Papel’.

Mi gratitud a Sonia Díez, la referente en EducAcción, por invitarme a participar en este Campus Party virtual.

Cuando sabemos lo que tenemos que hacer, el problema no es de ignorancia sino de valentía, esa virtud entre la cobardía y la temeridad.

Hoy te propongo dos faros.

Alejandro Martínez Borrell nos ha regalado un artículo en Expansión que debería comentarse y aplicarse en todos los Comités de Dirección de nuestro país: “Fuerzas de disrupción en servicios profesionales“.

Alejandro Martínez Borrell (@AMBorrell) | Twitter

El presidente de Grant Thorton, una de las auditoras y consultoras de más éxito en estos momentos, se pregunta cómo serán las empresas y la economía TCV. “Para las firmas de servicios profesionales, el Covid-19 ha llegado en un momento de plena transición.” Su grupo ha tomado el pulso a la situación preguntándole a 5.000 directivos de 35 países. “Entre ellos, señalan la lucha por la atracción de nuevo talento, la revolución tecnológica, la consolidación de lo global, los nuevos modelos de negocios, con especial acento en la sostenibilidad y, finalmente, una creciente preocupación por los riesgos reputacionales. Cinco tendencias que también el sector de los servicios profesionales debería incorporar para mantener su competitividad y su oferta de valor añadido.”

Desde su posición de presidente ejecutivo, Alejandro reclama: “Necesitamos una nueva estrategia para la atracción del talento preciso y la actual situación nos da una gran oportunidad para diferenciarnos. Aquellas firmas que mejor apoyen a sus profesionales y equipos –y a otros stakeholders– de los nocivos efectos de esta crisis verán reforzadas sus posibilidades de contratación y retención a medio y largo plazo. Políticas activas en el desarrollo profesional, especialmente en el caso de las mujeres, y una atención activa por el bienestar de los empleados serán fundamentales.”

Y añade: “Un talento cada vez más escaso y valioso que obligará a las firmas a buscarlo allá donde se encuentre, en un nuevo impulso hacia la globalización. Es decir, se mantendrá la tendencia hacia la internacionalización no sólo como vía para ganar nuevos mercados e ingresos, sino también como un camino esencial para atraer talento y experiencia. Unos recursos profesionales a los que habrá que dotar de las últimas innovaciones y tecnologías para que puedan realizar su tarea con la máxima eficiencia y productividad. Innovación tecnológica sí, pero también mucho más que eso porque ésta debe abarcar al conjunto de procesos y servicios que ofrece una firma de servicios profesionales. Existe una creciente presión por construir una economía más sostenible y la tecnología puede y debe permitir pasar de los modelos tradicionales a nuevos modelos que requieren una participación de las personas más limitada. El mejor ejemplo de ello es el uso cada vez mayor de la tecnología blockchain para automatizar procesos fiscales o bots capaces de asesorar a clientes.”

¿Cuál es el impacto del Talento en los Modelos de Negocio? “Todo ello dará lugar a nuevos modelos de negocio con mayor especialización, algo que los servicios profesionales llevamos tiempo desarrollando y que seguirá creciendo en el futuro. Expertos independientes y ajenos a la organización servirán para cubrir los diferentes picos de demanda o tareas muy concretas. Unos cambios que comportarán menos profesionales internos a tiempo completo y un banco de expertos independientes actualizado y preparado para ser movilizado de forma rápida y eficiente.

Por otro lado, los proveedores de servicios profesionales para negocios han visto crecer especialmente su preocupación por los riesgos reputacionales que pueden impactar su operativa. Por ello, la mayor parte del sector está llevando a cabo una revisión de sus valores para alinearlos con las expectativas de la sociedad actual. Una estrategia que debe ir de la mano de una mejora del gobierno corporativo y un mayor control interno. Está por ver el impacto final que tendrá la crisis sanitaria en nuestra economía. Por ello, el sector de los servicios profesionales debería plantearse la siguiente pregunta: ¿cómo puede mi firma reinventarse para captar nuevas oportunidades en el mercado y enfrentarse al futuro con confianza y determinación? Estar muy atento a las señales que nos va marcando el propio mercado y ofrecer una respuesta rápida a las cinco principales tendencias disruptivas que nos deja la pandemia serán sin duda aspectos verdaderamente diferenciales.”

Talento, Modelo de Negocio, Reputación es el tríada de las organizaciones exponenciales, con crecimientos de más del 25% incluso ahora. Abstenerse las que añoren la “normalidad” sin estrategia, sin políticas activas de atracción, desarrollo y compromiso del talento, sin tecnología adecuada, sin cuidado de la reputación. Gracias, Alejandro, por guiarnos de tan valiosa manera.

Necesitamos otro faro para que nuestro vehículo funcione. Cada vez creo más en la educación como guía para un mundo mejor, de personas responsables y comprometidas. Organizaciones didácticas y un modelo educativo profesionalmente liderado.

Imelda Rodríguez Escanciano, la que fuera Rectora de la UEMC durante seis años (la Rectora más joven de la historia de España), que renunció voluntariamente por motivos personales y profesionales, nos regala hoy en El Día de Valladolid su artículo ‘Con exactitud matemática‘, una hoja de ruta con el mejor estilo de José Antonio Marina.

Imelda Rodriguez Escanciano (@irescanciano) | Twitter

La Rectora Rodríguez Escanciano (las autoridades académicas nunca pierden su tratamiento de cortesía) parte de una deliciosa cita de Juan Ramón Jiménez: “Si os dan papel pautado, escribid por el otro lado”, sugería el maestro de las letras Juan Ramón Jiménez. Desconocía, o quizás no, que estaba condensando en un verso el objetivo fundamental de la Educación contemporánea: dotar a los estudiantes de la capacidad de discernir. Un propósito que, hoy, en este escenario inimaginable de tal incertidumbre, triplica su trascendencia. Porque el gran reto que tiene la tarea educativa, desde el ciclo infantil hasta el universitario, es ser capaz de fomentar en nuestros jóvenes, con suma precisión, el pensamiento crítico, creativo y divergente (el que nos hace más tolerantes a las opiniones contrarias de los demás). Estas son las vigas maestras de la nueva Educación. Por eso es fundamental que las políticas educativas se desliguen de lo anecdótico (que suele estar estrechamente vinculado con lo ideológico), para centrarse en lo esencial: cómo aprenden nuestras niñas y niños, desde una innovación pedagógica arrolladora. Hay que dotar a nuestros extraordinarios docentes de recursos y herramientas ágiles que les permitan activar la vanguardia formativa, en todo su esplendor. Porque tienen la sagrada responsabilidad de orientar la vocación de las nuevas generaciones, las que asumirán el destino del progreso. Un progreso condicionado por saber prestar una atención rigurosa a los alumnos con necesidades educativas especiales. Este enfoque definirá también el nivel de consistencia de nuestro sistema político.” Efectivamente, enseñar a discernir es el gran reto que tiene la tarea educativa, desde la innovación pedagógica, para elevar la consistencia de nuestro sistema de libertades.

Es más. La autora nos inspira: “Eduquemos para el liderazgo. Sin demoras, ni atajos, ni tibiezas. Y comencemos a hacerlo por un valor inigualablemente fértil como es la paciencia. Una apuesta de futuro segura, con una doble función, pues permite individualizar adecuadamente el proceso didáctico (tomando en consideración el ritmo de aprendizaje de cada persona), y es además catapulta de la humildad, el valor concluyente para el triunfo laboral en esta nueva era, por su influencia en la decisiva destreza colaborativa. El estudiante que sabe manejar la paciencia está preparado para prevenir la frustración, para gestionar las emociones a su favor y para interpretar correctamente una realidad que está llamado a transformar. En este estilo educativo basan sus resultados las actuales potencias educativas mundiales, como Finlandia o Singapur. No cabe duda que la Educación Superior debe contribuir, decisivamente, a frenar la brecha de talento que sufre hoy el ámbito empresarial y emprendedor. Y esto requiere evolucionar los parámetros educativos existentes para asegurar lo primario: la constitución de personas íntegras, nuestra mayor fuerza social.” La paciencia, la perseverancia, de quien se sabe firme, con valores arraigados, que está haciendo lo correcto y el cuestión de tiempo que el árbol dé sus frutos.

Esta especialista en educación, comunicación política y Liderazgo apuesta por la valentía y la fluidez. “La Educación moderna, desde esta integridad, debe proyectar ciudadanos valientes (los que escriben por el otro lado), con fuertes habilidades digitales y humanísticas, propulsadas por un robusto raciocinio. Por eso urge enseñar más estratégica y enérgicamente el brío de los valores. Valores como la paciencia. No en vano, sostenía Franz Kafka, uno de los escritores más influyentes del siglo XX, que «todos los errores humanos son fruto de la impaciencia, una interrupción prematura de lo metódico». Hay que conocer qué tierra dará el mejor fruto. La serenidad, activadora de los nuevos principios del éxito, como el equilibrio y la confianza, es un arte practicado por los líderes más decisivos del mundo. Y así ha sido, incluso, en las distintas épocas de la historia. Que la Educación decidirá la medida de nuestro progreso es una evidencia plena, como lo es la fortuna de las personas íntegras. Evidencias con exactitud matemática, esas que nadie puede detener. Así ocurre con el agua, que siempre va donde quiere ir, como narraba la poetisa Margaret Atwood: «El agua es paciente, incluso su lento goteo acaba por desgastar una roca. Recuerda eso, recuerda que más de la mitad de ti es agua». Casi nada.”

Gracias por un artículo tan necesario. Nos debería alarmar no escribir por el otro lado.

Casi nada. Este maravilloso país nuestro, despreocupado por la educación contiene grandes Quijotes, oasis donde beber en el desierto de la ignorancia. En este caso, la Rectora Rodríguez Escanciano, cuyo AIPOC (método de Análisis de Imagen Política Contrastada) tanto éxito está logrando en Iberoamérica y claramente se visualiza en los ganadores de las elecciones gallegas y vascas de mañana, por ejemplo. Junto con Carmen Pellicer, la presidenta de la Fundación Trilema, y la mencionada Sonia Díez, configuran para un servidor las tres “Reinas Magas” capaces de transformar la educación en España de una vez por todas, el equivalente a la Sra. Merkel, Ursula von der Leyen y Christine Lagarde de nuestro sistema educativo de futuro. Desde la Firmeza Compasiva.

Hay esperanza y sana ambición cuando contamos con faros como Alejandro Martínez Borrell e Imelda Rodríguez Escanciano. Porque nos permiten avanzar decididamente en medio de la niebla de este momento megaVUCA.

Gracias a pensadores y líderes como [email protected], éste es el país de Isabel la Católica y Cristóbal Colón, de Ignacio de Loyola y Teresa de Jesús, de Cervantes y Velázquez, de Jovellanos y Mariana Pineda, de Catalina de Erauso y Blas de Lezo, de Emilia Pardo Bazán y Ortega y Gasset, de Gregorio Marañón y María Zambrano, de Picasso y Maruja Mallo, de Clara Campoamor y Antonio Machado, de Ramón y Cajal y Margarita Salas… la pintora Rosa Bonheur (1822-1879) representó en el cuadro ‘El Cid’ (1879) un león del Atlas como imagen de los valores reales de nuestro país: libertad, insumisión, valentía. Puedes degustarlo en El Prado en este “Reencuentro”.

El Cid - Colección - Museo Nacional del Prado

La canción de hoy, ‘Los ojos del faro’ por Algiva. Dedicada a quienes nos iluminan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.