Perdonar, Para dar

Amanece en San Juan, Alicante, mientras escribo esta entrada a las 7 de la mañana. Como sabes, nuestras capacidades cognitivas no se mantienen estables a lo largo del día. Algunos somos alondras y nuestra energía va decayendo a lo largo de la jornada. Otras sois búhos y tenéis vuestra mejor versión por la tarde/noche. Amaneceres y anocheceres. En palabras de Daniel Pink en su libro ‘¿Cuándo? La ciencia de encontrar el momento preciso‘: “El timing no lo es todo, pero es esencial”.

Cuándo? La ciencia de encontrar el momento preciso

Admiro la grandeza de las personas que son capaces de perdonar de verdad. Perdonar es una de las 12 actividades deliberadas para la Felicidad, según ha demostrado científicamente Sonja Lyubomirsky, a la altura de la gratitud, la fluidez o el optimismo inteligente, porque el resentimiento segrega cortisol, la hormona del miedo. Cometer errores es humano, forma parte de nuestra naturaleza. Perdonar es entusiasmo (“hay un Dios dentro de ti”), otorga trascendencia a nuestra forma de ser y de actuar.

Me fascina la etimología de per-donar (en inglés, “for-give”). El perdón como acto de generosidad. El Don como regalo, como presente, como entrega. El prefijo “Per” como consistencia, como ejemplaridad. Si amar es donar, dar, perdonar es permitir y potenciar seguir amando. La motivación de inicio se completa con la motivación de continuidad. “Debemos estar motivados” (José Antonio Marina). El deber es un recurso que entra en juego cuando la motivación desfallece. La alternativa, por orgullo, es perdernos algunos de nuestros mejores momentos de la vida.

Desde el discurso es fácil perdonar; desde la realidad es muy difícil, especialmente para las personas que somos emotivas. Las personas rencorosas (todas lo somos en alguna medida) comparten 10 rasgos dañinos: ni perdonan ni olvidan, no aprenden lo que debían del pasado, piensan que no se equivocan, son maniqueas (blanco o negro), muestran un orgullo insano, desean tener el control, se ofenden con facilidad, quieren tener la razón, adoptan un sentido dramático de la vida y se sienten mejores que los demás. El que esté libre de pecado…

FRASES sobre el PERDÓN - Buscafrases.es

Perdón o rencor. Una palabra creada por el poeta y filósofo epicureísta Lucrecio (99-55 a C), autor de ‘De rerum natura’. El participio de rancere, enranciarse, ponerse rancio, pútrido, desagradable.

Lucrecio y su pensamiento prohibido

Para Megan Feldman Bettencourt, autora del libro ‘El Triunfo del Corazón: Perdonar en un mundo rencoroso’, el Perdón nos beneficia emocional, espiritual, mental y físicamente, sin lugar a la menor duda. Robert Enright, profesor de la Universidad de Wisconsin-Madison que lleva décadas investigando el poder del perdón, ha demostrado que los pacientes con problemas coronarios que mejoran su capacidad de perdonar elevan la calidad de la sangre que llega a sus corazones y en consecuencoa reducen el riesgo de muerte súbita. Pensar en perdonar mejora el sistema inmunitario, la inteligencia emocional y las relaciones interpersonales.

Triumph of the Heart: Forgiveness in an Unforgiving World Idioma ...

Como en todo, equilibrio. Ni rencor ni “efecto felpudo” (doormat effect). Las personas que perdonan todo el tiempo, sin lograr que quien ha cometido el error modifique su conducta, gustan de hacerse las víctimas. Luchies, Finkel, McNulty y Kumashiro demostraron en 2010 que quienes sufren de “efecto felpudo” tienen muy baja autoestima y muy bajo concepto de sí mismas. El perdón, tan valioso, hay que ganárselo sin excusas.

When Is a Doormat Not a Doormat? | Psychology Today

Una buena relación es la unión de dos personas que perdonan. No es posible cooperar y crecer juntos desde el absoluto perfeccionismo. Perdonar es un acto generoso de empoderamiento y de responsabilidad.

El Dr. Neil Farber, médico y profesor de psicología en la Arizona State University, nos enseña que el perdón es un acto consciente y deliberado, un proceso que lleva tiempo, esfuerzo y energía, que busca la paz más allá de la justicia, que reconoce el daño para sanarlo, que cultiva la empatía activa, que ayuda a la felicidad, reduce el estrés y reconecta (especialmente con la persona que quieres) desde la auténtica amabilidad. El perdón no es olvidar, ni ignorar, ni ser ingenua, ni excusar, ni permitir que no haya arrepentimiento, ni meramente conversar o reconciliarse.

Neil Farber

Everett Worthington (Viriginia Commonwealth University), autor de varias obras sobre el perdón, recomienda usar el acrónimo REACH (alcanzar, en inglés):

  • Recordar el daño
  • Empatizar con la persona que te ha dañado
  • Actitud generosa
  • Compromiso real con el perdón
  • Humildad: Hold onto (Aferrarse) al perdón y mantenerlo
9789681342654: El Poder De Perdonar/ the Power of Forgiving ...

Como me recuerda mi amiga Liliana esta mañana, las cuatro grandes palabras del Hopponopono, la filosofía hawaiana, son: Perdón, Lo siento, Gracias y Te amo. Sin más.

Ho'oponopono – The Hawaiian Art of Forgiveness - Julie Bladon

Espero practicar más y mejor para llegar al inicio de la temporada con energías renovadas respecto al perdón.

‘Perdóname’ de Pablo Alborán con Carminho (2011) me parece la canción correcta para mejorar nuestra capacidad de perdonar.

Un comentario sobre “Perdonar, Para dar

  1. Una de las entradas más bonitas de tu blog de las que vengo leyendo últimamente. Ciertamente es liberador el acto de perdonar conscientemente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.