Dejemos el pesimismo para tiempos (mucho) mejores

Concluye la semana laboral en la que he estado en Murcia con Incoova, CROEM y Talentto y en Madrid con propuestas, clientes y preparando iniciativas del Human Age Institute. Muchas gracias a todas las personas que me habéis felicitado por el “fichaje” por Brandty como director de proyectos estratégicos, tal como ha anunciado Economía 3. Creo que en estos tiempos megaVUCA el Valor (lo que el cliente espera de ti) hemos de aportarlo desde la confianza y el compromiso; por ello me siento sanamente orgulloso de las plataformas de las que formo parte porque cuentan con grandes personas y profesionales maravillosos:

  • About My Brain Institute (gracias Silvia, Relmi, Ricardo y a todo el equipo) para medir desde el NeuroLiderazgo científicamente como presidente para Europa;
  • IDEO (gracias, Enrique, Mar y a todo el equipo) como responsable de Desarrollo Directivo;
  • el Human Age Institute de ManpowerGroup como consejero, con actividad mensual (gracias Loles, Julia, María y a todo el equipo);
  • Tallentto, la start-up líder en Lean Learning Digital, como CLIO: Chief Learning & Innovation Officer (gracias, Carlos, Juan y a todo el equipo) y
  • Brandty, “seducimos al talento”, para llevar proyectos estratégicos (gracias, Guzmán, Cristina y a todo el equipo).

Cinco plataformas valiosísimas, lideradas por cinco tándem a los que adoro, dedicadas a ayudar a reinventar las “Organizaciones nº 5“, como diría Loles Sala, en la que hago de “el tercer hombre”. Aquí debería sonar el tema de Harry Lime de la película del mismo título (Der Dritte Mann) de Anton Karas con los “dos Rudis”). A Carlos Pumares le gusta recordar que la escena de las alcantarillas de Viena la rodó Orson Welles, y no Carol Reed.

En estos tiempos de incertidumbre, la identidad cuenta más que nunca (¿verdad, Andrés Pérez Ortega, maestro de la Estrategia personal?). Me siento coach estratégico, individual y de equipo, midiendo el NeuroLiderazgo para su desarrollo; asesor (consultor es en nuestro país una palabra denostada, por la improvisación y la picaresca) de transformación cultural; conferenciante, con el ánimo de que las “charlas inspiradoras” sean la chispa de la transformación; consejero de la principal fundación para la empleabilidad y de start-ups innovadoras y una persona plenamente comprometida con la educación, apoyando lo mejor que se hace en habla hispana al respecto. Modestamente, en el tercer trimestre de este 2020 “raro, raro, raro”, quiero pensar que “Yo sé quién soy” (Cervantes, El Quijote). Esa es mi esencia, mi “ikigai” (lo que me apasiona, para lo que creo que valgo, útil para la sociedad, que aporta valor) del TaLCo: Talento, Liderazgo y Coaching.

TCV (Tras el CoronaVirus). El enviado especial de la OMS para la COVID-19, David Nabarro (Londres, 1949), pidiera en una entrevista que se deje de usar el confinamiento como método principal de control de la pandemia, diversos medios ha señalado que la Organización Mundial de la Salud ha cambiado de parecer. No es así. Desde marzo, la OMS ha advertido en diversas ocasiones sobre los efectos de los confinamientos masivos y desde entonces pide a los países que tomen medidas para evitar su prolongación en el tiempo. Ese “por mí que no quede” de ciertos políticos con escasa capacidad de Liderazgo real daña no sólo la economía (y por tanto, el empleo) sino la sociedad, con unos costes de salud mental que no somos capaces de evaluar. La solución es T3: Test, Tratamiento y Trazabilidad. “No hay que esconderse del virus, hay que eliminarlo“. “Las actuales políticas de confinamiento están produciendo efectos devastadores en el corto y largo plazo para la salud pública”.

Elemento multimedia de encabezado

Me gusta la frase que escuché a José Antonio Marina, nuestro filósofo de cabecera que nos ha regalado el Proyecto Centauro: “Dejemos el pesimismo para tiempos mejores”. Nadie ha estudiado el pesimismo (y por tanto, el optimismo) como Martin Seligman, que los define como “estilos explicativos de la realidad”. Porque la realidad es tan profunda y compleja que nos la explicamos, tanto el pasado como el presente y el futuro. ¿Lo bueno es provisional, depende de la suerte o se prolonga en el tiempo por nuestra responsabilidad? ¿Asumimos el porvenir con esperanza o desesperanzadamente? ¿Cómo estamos de autoestima? Te animo a medir tu nivel de optimismo con el test de Seligman y desarrollar sus “Fortalezas del Carácter”, porque las personas optimistas viven -vivimos- de media 12 años más que los pesimistas. Un “bonus track”, como diría el monologuista Dani Delacámara, sumamente interesante.

La relación entre el Optimismo y la Salud está científicamente demostrada, como señalamos Silvia Damiano y un servidor en el nuevo libro ‘Liderazgo Brain-Friendly‘ que estará en librerías el próximo míércoles 21 de octubre. Un meta-análisis de 15 estudios con 230.000 personas analizadas revela que la actitud optimista influye en la reducción de ataques al corazón, infarto o angina de pecho de forma significativa. Con una esperanza de vida de 85 años, un 15% de diferencia es enorme.

Gratitud y Optimismo. ¿Decimos más de 50 veces “gracias” de forma sincera a lo largo del día? ¿Reforzamos en nuestro diálogo interior el optimismo inteligente? ¿O nos dejamos llevar por la “infoxicación”, por la basura mediática? ¿Apostamos por el miedo o por el amor? Te sugiero que leas el artículo de la Dra. Jennifer Landsford (Universidad de Duke) sobre ‘Cómo informar a los niños de las noticias‘ publicado ayer.

Lo mejor está por llegar (“The best is yet to come”), de Grover Washington Jr con Patty Labelle. “Give me the sun, I’ll give you the moonlight. Love will set us FREE”.

2 comentarios sobre “Dejemos el pesimismo para tiempos (mucho) mejores

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.