El Optimismo como hábito “Brain-Friendly”, por Luis Rojas Marcos

Ayer compré en una librería madrileña donde destacaban ‘Liderazgo Brain-Friendly’ el nuevo libro de Luis Rojas Marcos, ‘OPTIMISMO Y SALUD. Lo que la ciencia sabe sobre los beneficios del pensamiento positivo’.

Imagen

El Dr. Luis Rojas Marcos, nacido en Sevilla hace 77 años, marchó a Nueva York en 1968, donde dirigió la red de hospitales públicos de 1995 a 2002. Es profesor de psiquiatría de la NYU y Doctor Honoris Causa por varias universidades. Tuve el honor de conocerle en el primer congreso de Felicidad en el Trabajo de La Coruña, hace más de una década.

Luis Rojas Marcos: “Hay que decir más 'cuéntame', 'perdona' y 'te quiero” |  Sociedad | EL PAÍS

A través de sus experiencias vitales, el Dr. Rojas Marcos deja muy claro que el optimismo es una vacuna contra la desesperanza. “El optimismo es como una profecía que se cumple por sí misma. Las personas optimistas presagian que alcanzarán lo que desean, perseveran, y los demás responden bien a su entusiasmo. Esa actitud les da ventaja en el campo de la salud, del amor, del trabajo y del juego, lo que a su vez revalida su predicción optimista” (Susan C. Vaughan, Universidad de Columbia).

El autor nos introduce en las “formas de ver la vida”: la subjetividad y la sociedad y la cultura, y nos explica los ingredientes del optimismo bien entendido:

  • la esperanza global y activa
  • el locus de control interno y la confianza. “Somos las decisiones que tomamos” (Meryl Streep).
25 años de "Los puentes de Madison": 10 frases inolvidables - Duna 89.7 |  Duna 89.7
  • la memoria autobiográfica positiva
  • estilo explicativo de la realidad (Martin Seligman) favorable
Aprenda optimismo (AUTOAYUDA): Amazon.es: Seligman, Martin E. P.: Libros

El optimismo “en acción”, como dice Luis Rojas Marcos, nos proporciona bienestar físico y longevidad, bienestar psicológico, bienestar social (mejores relaciones) y bienestar laboral. Incluso el Liderazgo político depende del optimismo (LRM recuerda a Martin Luther King: “I have a dream; ¿cuál es el tuyo?). En los deportes puede marcar la diferencia. “La civilización es producto de la energía positiva humana”.

Los venenos del optimismo son la indefensión crónica (la depresión como pesimismo maligno), o el estigma de ingenuidad. Por ello un servidor habla de “optimismo inteligente” para diferenciarlo del naïf que no se enfrenta a la realidad.

Hemos de moldear nuestra forma de ver la vida, practicando la perspectiva optimista con estados de ánimo positivos. La ilusión por cuidar a nuestros hijos, por escribir un libro, por avanzar en nuestra carrera profesional, por amar y ser [email protected] es la energía para que consigamos la mejor versión de [email protected] [email protected]

Mi gratitud al Dr. Luis Rojas Marcos por ayudarnos a pensar y sentir en positivo.

Como sabes, el contagio del optimismo inteligente es uno de los 9 hábitos de una mente eficaz, del Liderazgo “Brain-Friendly”. Es un hábito de Desarrollo, como las conversaciones con personas tónicas y no tóxicas y el aprendizaje constante. Tenemos que definir bien nuestro optimismo (el test de Seligman nos permite medirlo y analizarlo), ser conscientes de lo que significa y nos beneficia, concretarlo y entrenarlo. Porque el pesimismo nos destruye.

Juan Carlos Cubeiro (@juancarcubeiro) | Twitter

Necesitamos el Optimismo inteligente más que nunca. En la guerra de Corea (1950-1953) un número demasiado elevado de soldados norteamericanos apresados se suicidaron porque se les “enseñó” a desestimar la autoridad (de sus superiores, de los expertos), sólo se les suministró malas noticias y se les abandonó a su suerte, aislados. Esta tercera guerra mundial en forma de pandemia utiliza armas muy similares.

Ya la he puesto otras veces; para cultivar el optimismo inteligente, una canción tan positiva como ésta de los Hombres G: “Me siento bien”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.