Miguel Delibes y la Marca CEO

Ayer a partir de las 18 h disfruté vía YouTube de la presentación en el Círculo de Economía de Alicante de la presentación del libro ‘Marca CEO y Embajadores de la Marca’ de Cristina Mulero, con dos invitados de excepción, Javier García Martínez y José María Cervera.

MarcaCEO y Embajadores de Marca. Por qué preferimos rostros a logos |  Editorial Circulo Rojo

Nacido en 1973, Javier García Martínez es uno de nuestros mejores investigadores.  Catedrático de Química Inorgánica en la Universidad de Alicante, es el próximo presidente de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada, precisamente en estos momentos. Ha publicado extensamente en las áreas de nanomateriales y energía y es autor de más de veinticinco patentes. En 2005, Javier fue galardonado con la Medalla Europa, otorgada anualmente al destacado químico europeo menor de 35 años, y recibió la Medalla de Plata del Premio Joven Químico Europeo en 2006. En 2007, Javier recibió el Premio TR 35 de la Tecnología del MIT. En 2014, Javier recibió el premio Rey Jaime I y en 2015 el Premio de Investigación Emergente de la American Chemical Society. Desde 2010, es miembro del Consejo de Tecnologías Emergentes del Foro Económico Mundial, que lo reconoció como Líder Global Joven. Javier es miembro de la Royal Society of Chemistry, miembro de la Global Young Academy y miembro de la Mesa de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada. Además dirige Celera, la aceleradora de talentos.

José María Cervera Lucini, el CEO que obró el milagro en Makro (de los números rojos a 40 M € de beneficio), es uno de los mejores directivos españoles. Un líder con valores, auténtico, que sabe muy bien lo que hay que hacer y que TCV ha servido de puente entre la hostelería (un sector que adora) y el gobierno. Espléndido conferenciante y asesor, además es un gran amigo. “Soy, por encima de todo, un ser humano en el más amplio sentido del término”, escribe en LinkedIn. “Humano en la equivocación y el acierto, en la adversidad y el éxito, en el aprendizaje y la enseñanza, en el liderazgo y la templanza. Mi trayectoria vital ha sido también humana, con más picos que valles y todo ese recorrido me ha reafirmado en la convicción de que la mejor forma de ser feliz es querer serlo y la mejor forma de contagiar felicidad es querer hacerlo”.

José María Cervera

Gran presentación, con Guzmán Martínez, DG de Brandty, como maestro de ceremonias. Cristina, Javier y José María estuvieron especialmente brillantes. Puedes ver el evento en Youtube.

He estado leyendo ‘El libro de Miguel Delibes. Vida y obra de un escritor’ (Editorial Destino, donde publicó la casi totalidad de su obra). Un delicioso recorrido por la trayectoria del escritor vallisoletano, uno de los principales de nuestra época, cuyo centenario estamos celebrando.

Infancia en Campo Grande (familia numerosa, hijo del director de la Escuela de Comercio y nieto de un prestigioso abogado), de educación francesa (su abuelo materno era sobrino del compositor Léo Delibes), asustadizo y futbolista: “Fui un neurótico precoz que pasaba sin transición y sin causa de la exaltación a la melancolía”. Aficionado a la caza, a la bici, a la naturaleza. Su padre leía El Quijote todos los veranos. Estudió Comercio y Derecho, conoció a Ángeles de Castro (1939) y se enamoró perdidamente de ella. Comenzó como caricaturista en El Norte de Castilla (1941), simultaneó la docencia y el periodismo. Se casaron el 23 de abril de 1946. El 6 de enero de 1948 ganó el Premio Nadal, que andaba en su cuarta edición. De 1950 es El Camino, novela en la que encuentra su propia voz. Para Delibes, “la novela, antes que divertir -para eso están el cine comercial y la televisión- debe inquietar”. Cronista de viajes: Chile, EE UU, Portugal, Italia, Alemania, Francia, Praga… Diario de un cazador obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1955 y Siestas con viento sur el Premio Fasthenrath (1957). De La hoja roja (1970) vendió más de un millón de ejemplares. Director de El Norte de Castilla a principios de los 60 (dimitió). Las ratas como desafío y desquite. Cinco horas con Mario (1966), que se estrenó en teatro en noviembre de 1979. Académico de la Lengua desde 1973, con discurso de ingreso en el 75 (el fallecimiento de su querida Ángeles le sumió en una profunda depresión: “Ha muerto la mejor mitad de mí mismo”). De 1973 también es El príncipe destronado y de 1981 Los santos inocentes. Recibió junto con Torrente Ballester el Premio Príncipe de Asturias en 1984, en 1983 el doctorado Honoris Causa por la Universidad de Valladolid, en 1985 el título de Caballero de las Artes y las Letras de Francia. En el 94, el Premio Cervantes. De 1998 es su última novela, El hereje. El final de una biografía literaria de medio siglo y casi sesenta libros publicados.

¿Qué hizo Delibes para “desarrollar su Marca”? En una entrevista de Joaquín Soler Serrano, ‘A fondo‘ (1976), el presentador le lanza una primera pregunta: “Señor Delibes, ¿es usted realmente tan huraño, tan melancólico, tan poco deseoso de comunicarse con las gentes y con las ciudades?”. Don Miguel le responde: “Mucho que temo que sí. La hurañía es algo que me ha caracterizado desde niño. Pero no en el sentido de retirarme y no querer conversar con las gentes; me gusta conversar, lo que no me gusta es conversar a codazos”.

Joven profesor y caricaturista, sus plataformas fueron la Universidad (la Escuela de Comercio) y la prensa (El Norte de Castilla), como caricaturista, redactor, subdirector y director. Ganó el Nadal con 38 años, el Nacional de Literatura con 35. A partir de los 50 fue académico de la Lengua y con 64 el Príncipe de Asturias.

Me parece especialmente interesante la relación de Miguel Delibes, un lenguaje que complementaba el suyo, la literatura. Apasionado por el séptime arte, siendo director del diario creó un cine club que se inauguró con Ciudadano Kane. En 1962 Ana Mariscal adoptó El camino, en 1977 Antonio Mercero El príncipe destronado (‘La guerra de papá’) en 1977 y El tesoro en 1990. Antonio Giménez Rico Las ratas en 1997. Diario de un jubilado (‘Una pareja perfecta’) de Francesc Beltriu es de 1997. El disputado voto del señor Cayo es de 1990. Los Santos Inocentes, su mayor éxito cinematográfico, data de 1984. En 1993 la Seminci otorgó a Delibes la Espiga de Oro.

Un libro bellísimo, muy completo, bien estructurado, que repasa la vida y obra de nuestro gran literato.

La canción de hoy, de otra pucelana ilustre, doña Concha Velasco (1939) ”A tu manera”

Y como comenzamos el fin de semana, ‘Everybody’s gotta learn something’

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.