Los cuatro signos de una relación que funciona

Esta mañana he tenido el placer de participar en el programa ‘Endavant’ (Adelante) de GlobalLleida con la Universitat de Lleida, para hablar de ‘Liderazgo y Emprendimiento. De la transformación digital a la transformación humanista’. Mi gratitud a Marisa Benítez como organizadora y a la profesora Marta Grañó por haberme propuesto.

Jornada Endavant, emprèn amb talent

Siguiendo con las Ferias de FP dual, ayer participé (virtualmente) en las de Almería y Navarra. Mi agradecimiento a los organizadores de ambas. Este otoño también estaré en las de Málaga y Madrid, todo un honor.

En la web de Psychology Today, que suelo leer frecuentemente, me he encontrado con el artículo de la Dra. Susan Krauss Whitbourne ‘Cuatro maneras de probar la salud de una relación‘.

Susan Krauss Whitbourne, Author at Fulfillment DailyFulfillment Daily

La profesora emérita de la Universidad de Massachussets en Amherst y autora del libro ‘En busca de la plenitud’ (In Search of Fulfillment) se refiere a la investigación de Marcela Otero y sus colegas de la Universidad de California en Berkeley publicada este año en Emotion, según la cual en una pareja la ausencia de signos negativos no significa la aparición de emociones positivas.

Otero, Wells, Chen, Brown, Connelly, Levenson y Fredrickson, autores del estudio, lo llaman “resonancia positiva”. Utilizando un modelo de ampliación y construcción de emociones, estos investigadores han demostrado que las emociones positivas se van acumulando a través del tiempo, fortaleciendo el vínculo.

La resonancia positiva se produce cuando se combinan cuatro comportamientos:

  1. Mostrar humor al mismo tiempo.
  2. Mover la cabeza simultáneamente.
  3. Utilizar términos de cariño.
  4. Hablar con un tono de voz afectivo.

El nivel 1 se produce cuando una pareja muestra alguno de los cuatro comportamientos. El nivel 2, cuando ambos miembros de la relación se ríen juntos, hacen de espejo uno del otro, se hablan cariñosamente tanto en palabras como en tono de voz. Son “episodios repetidos de resonancia positiva que promueven sentimientos de unicidad, orientación al otro, perspectiva conjunta y vinculación interpersonal”.

BPL | Team

Se trata de experimentos inductivos. No quiere decir que, si actuamos como “espejo”, forzamos el humor y las palabras cariñosas con un tono de voz acorde la relación va a fluir. Hemos de distinguir la causa del efecto. Las relaciones autotélicas (satisfactorias por sí mismas) provocan felicidad mutua, sincronía y congruencia.

Mi gratitud a la Dra. Susan Krauss y a la Dra. Marcela Otero y su equipo de la Universidad de Berkeley. Y mi admiración a las personas con la inteligencia y la humildad para luchar por una relación contra viento y marea, por difícil que se lo ponga el otro.

La canción de hoy, ‘Endless love’ por Luther Vandross y María Carey. En recuerdo de mis abuelos maternos Leopoldo y Conchita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.