Jacinda Ardern y el triángulo oxidado

El 5 de noviembre de 2008 SM La Reina de Inglaterra Isabel II (Elizabeth Alexandra Mary) presidió a sus 92 años la inauguración de la nueve sede de la London School of Economiccs and Political Sciencce, una muy prestigiosa institución fundada por su abuelo el rey Jorge V en 1920, en la que han impartido clase 19 premios Nobel y estudiado 55 jefes de Estado y de Gobierno. En tan magna ocasión, su Majestad británica les preguntó directamente a algunas de las mentes más brillantes de su país y del mundo respecto a la crisis económica (Lehman Brothers había quebrado siete semanas antes): “¿Cómo no lo visteis venir?”.

La Reina tuvo que soportar más de diez años de excusas de los más insignes economistas hasta que su curiosidad quedó satisfecha. Una burbuja se expande hasta que estalla, y la financiera de 2008 no fue ninguna excepción. Respecto a la cuádruple crisis sanitaria, medioambiental, económica (de empleo) y social de 2020, ¿tendremos que esperar a 2030 para saber cómo no lo vimos venir (un supuesto “cisne negro” que en realidad era todo un “rinoceronte gris”) y sobre todo por qué lo gestionamos tan mal en Occidente? Diez meses después, se pide a gritos un nuevo confinamiento como si no hubiéramos avanzado desde los tiempos del Decamerón de Boccaccio (1353).

Te animo a ver detenidamente el diálogo que mantuvieron la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern con su Chief Science Advisor (Asesora Científica en Jefe) Juliet Gerrard y la Dra. Michelle Dickinson el 9 de marzo de 2020 (aquí en España seguíamos celebrando el Día Internacional de la Mujer y diversos mítines políticos multitudinarios).

Pero antes, sus credenciales. La PM Jacinda Ardern (1980) es licenciada por la Universidad de Walkatto, ha trabajado en la oficina de su antecesora Helen Clark, como asesora del PM de Gran Bretaña Tony Blair, presidenta de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (2008), parlamentaria desde ese mismo año y líder del partido laborista de Nueva Zelanda y jefa de gobierno desde 2017 (las 10.000 horas, 10 años, de práctica deliberada). Juliet Gerrard es una eminente bioquímica que se licenció con Honores de Primera Clase en la Universidad de Oxford y retornó a su país, Nueva Zelanda, en 1997. Profesora de la Universidad de Auckland, recibió el galardón a la Excelencia Docente en 2004. CSA (Asesora Científica Principal) de la primera ministra desde junio de2018, cuando sucedió en este rol a Sir Peter Gluckman. Su libro ‘Nanotecnología de las proteínas’ (2013) es una referencia absoluta en su campo. La Dra. Michelle Dickinson, llamada en el mundo científico “Nanogirl”, de abuela maltesa, abuelo británico y madre hongkonesa, posee un Master en Ingeniería por la Universidad de Manchester, un doctorado por la Universidad de Rutgers y ganó el premio a la Comunicación de la Ciencia en 2014 (Nanogirl es el “alter ego” que utiliza la Dra. Dickinson como bloguera y en Youtube para divulgar la Ciencia). Y ahora, el vídeo (son 18 minutos):

En lugar de leer un Informe, la Primera Minstra prefiere mantener una conversación con dos personas “tónicas”, no tóxicas (no de las de sermonear, mandar, acusar y culpabilizar, como nos hemos acostumbrado a ciertos portavoces en Occidente), su CSA y Nanogril. Y les pregunta:

  • ¿Qué es el covid-19 y por qué es tan preocupante?
  • ¿Cómo se explica este virus a los niños?
  • ¿Qué debemos hacer cada uno para defendernos del virus?
  • ¿Por qué las mascarillas no sirven para evitar los contagios?
  • ¿Por qué hay que limpiar adecuadamente las superficies?
  • ¿Qué pasa con un positivo en un avión, quedan todos contagiados?
  • ¿Por qué, hasta que no se tenga una vacuna, conviene auto-aislarse?
  • ¿Qué hacer si una persona cree tener los síntomas? ¿Qué ocurre con las personas asintomáticas?
  • ¿Cuál es la tasa de transmisión entre niños y jóvenes? ¿Qué hacemos con los colegios?
  • ¿Por qué Nueva Zelanda cerró sus fronteras inmediatamente?
  • ¿Para qué sirven los test? ¿Qué debemos hacer si somos positivos?
  • ¿Qué pasa con la tasa de recuperación en los adultos sanos? ¿Por qué no conviene colapsar los hospitales?

¡Qué maravilla! La política hace las preguntas (abiertas); las expertas, que son las que saben, responden con tranquilidad, con serenidad, con confianza; el pueblo recibe la información directamente a través de Youtube para que actúe responsablemente: higiene, distancia social, libertad de actuación.

Watch: Health experts join Jacinda Ardern to dispel some coronavirus  COVID-19 myths | Newshub

En mi libro ‘Del Capitalismo al Talentismo’ (2012) planteaba el papel decisivo y decadente de tres instituciones en el paso de una era a otra: las universidades, los medios de comunicación y los partidos políticos. Es un “triángulo oxidado”, que ha dado lugar tanto a los populismos (que se han lanzado desde las universidades con la aquiescencia de ciertos medios y se han convertido en partidos) como, en el otro extremo, a los ultranacionalismos (Donald Trump, por ejemplo, ha pasado de los medios de comunicación convencionales y del partido republicano, así como de las instituciones académicas).

Del capitalismo al talentismo: Claves para triunfar en la nueva era (Tapa  blanda) · El Corte Inglés

En esta crisis cuya “tercera ola” ya estamos sufriendo, Occidente ha puesto el carro delante los bueyes. En este vídeo del 9 de marzo de 2020, la primera ministra de Nueva Zelanda muestra Liderazgo de Servicio y les pregunta a quienes dominan la materia, a las profesoras universitarias (con una espléndida capacidad de comunicación por ambas partes, con una credibilidad absoluta, como no podía ser de otra manera) para que la ciudadanía se informe. ¿Qué hemos hecho por estos lares?

  • Ignorar a [email protected] [email protected] ¿Dónde han estado las Universidades cuando se las necesitaba? ¿Por qué cada una Universidad (tenemos 87 universidades en España a fecha de hoy) no ha elegido a su CSA, a su Asesor Científico Principal, sobre este fatídico tema del covid? ¿Por qué no se han colegiado en un equipo de alto rendimiento que respondiera a la ciudadanía?
  • Los medios de comunicación, salvo honrosas y quijotescas excepciones, se han comportado y se están comportando como “la voz de su amo”. Han preferido (de nuevo, salgo casos excepcionales que honran a tan noble profesión) la rentabilidad a la veracidad, la pasta (pan para hoy y hambre para mañana) a la credibilidad. Por eso, más de la mitad de los españoles no se cree ni las noticias que elige, las que se supone que corresponden a su perfil ideológico, según datos de la Universidad de Oxford y Reuters.
  • ¿Y qué decir de los partidos políticos, a nivel nacional, autonómico y local, también salvo honrosas excepciones? Propaganda, inoperancia, falta de colaboración. Absoluta falta de oficio de políticos encumbrados desde las juventudes de los partidos, sin experiencia de gestión ni de liderazgo, rodeados de una camarilla de estómagos agradecidos. ¿Dónde está la inspiración, la capacidad de integrar, de imaginar un futuro, de decidir con criterio?

Desgraciadamente, estamos repitiendo este “triángulo oxidado” en la crisis económica y de empleo. Se buscan emprendedores e ignoramos que el 90% (nueve de cada diez) no duran ni tres años por falta de conocimientos, por no acudir a los expertos. Sabemos sin lugar a dudas que el Liderazgo (tomado en serio, científicamente) es el 90% del aprendizaje de una organización, el 81% de su reputación, el 70% de la fidelización del talento, del compromiso, del clima de satisfacción y alto rendimiento, y sin embargo las empresas siguen sin hacer Test de Liderazgo, con capataces asintomáticos cuyos comportamientos obsoletos hacen imposible la transformación real, con experiencias de cliente manifiestamente mejorables porque la experiencia de talento resulta penosa (de ahí que el 77% de [email protected] [email protected] en nuestro país estén planteándose cambiar de compañía), con procesos de promoción y sucesión “a dedazo” sin una valoración objetiva y profesional de [email protected] [email protected]

Cuando los dirigentes empresariales ignoran a los expertos y desprecian inconscientemente el valor de la comunicación, llevan a sus organizaciones al borde del precipicio. Sólo hace falta el empujoncito de un nuevo confinamiento, del cierre de las actividades empresariales. Y entonces nos lamentaremos de la mala suerte.

Creo humildemente que no hace falta esperar a 2030 para darnos cuenta de lo que está pasando. Aviso a navegantes.

120 Frases de Ortega y Gasset | Más allá de las Rebelión de las Masas

‘Teach me tonight’ por Dinah Washington

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.