Manual para aprendívoros desde el cultivo de la curiosidad

Día del Padre con luces y sombras. En el recuerdo permanente, y especialmente hoy, la figura del mío, que nos dejó demasiado pronto y con quien “converso” ahora más que nunca. Y el espléndido regalo de mi hija, que en día festivo (en Madrid, como en la mitad de las comunidades autónomas) lo dedica a UCM Mun con un centenar de compañeros universitarios. Me siento muy orgulloso de que siga el Modelo de Naciones Unidas, como ya lo hizo durante el Bachillerato.

He disfrutado sobremanera de un libro maravilloso, ‘Aprendívoros. El cultivo de la curiosidad’, de Santiago Beruete. El profesor Beruete, antropólogo y doctor en Filosofía, es experto en jardinería.

Aprendívoros - Turner Libros

Dedicado a profesores y alumnos, el autor nos propone de inicio ‘Leer antes de reciclar’. Sí, sus alumnos consideran que la emergencia climática es prioritaria, el principal problema al que se enfrenta la humanidad. Sin embargo, “la transición hacia un futuro sostenible, además de energética y económica, debe ser también moral. A fin de cuentas, no hay mayor innovación que un cambio de mentalidad”. Citando a Gunter Pauli, la actual (cuádruple) crisis puede ser “una bendición disfrazada de amenaza” que nos impulse a cooperar y a convertir el talento individual en colectivo. De un modelo lineal de economía, ineficiente e insostenible, a uno circular: Repensar-Reciclar-Reutilizar, con el cuidado de la Tierra-patria (Edgar Morin). Nadie como un experimentado jardinero para enseñarnos. Porque “además de un animal lingüístico, social, político, en celo permanente, dotado de la facultad de reír, consciente de que va a morir y que trabaja para cubrir sus necesidades, el primate humano es por naturaleza y vocación un aprendívoro“. Una vida plena en contínuo aprendizaje, una educación cuyo propósito es el cultivo propio.

La obra de Santiago Beruete se divide en cuatro bloques:

A. Las raíces o una cultura sin código de barras.

  1. Humus, Humano y Humildad, tres palabras con una misma raíz. Cultivar la tierra y el intelecto (el talento) como actividades interrelacionadas. Si el cultivo de un huerto, la meditación y el trabajo cooperativo formaran parte del currículo escolar tendríamos una sociedad muy diferente.
  2. La inteligencia naturalista. Beruete nos habla del test del árbol desarrollado por Karl Koch y del índice de Graf Wittgenstein.
  3. “Jardinosofía” frente a “Digitalopatía”. La tecnología nos está privando de hablar y de educar nuestras mentes para la libertad.
  4. El verdor del olvido, desde Kant y el budismo zen al LSD.
  5. Microhuertos y macroorganismos. “La sociedad moderna ha perfeccionado el arte de hacer que la gente no se sienta necesaria” (Sebastian Junger, Tribu). Las hormigas son los “granjeros” de los insectos y nos enseñan inteligencia colectiva.
  6. ‘El barón rampante’ de Italo Calvino (1957) y la educación silvestre.

B. El tronco o una educación bioinspirada.

7. Qué significa una persona cultivada. “El jardín es un gran maestro. Enseña paciencia y vigilancia. Enseña diligencia y ahorro y, sobre todo, enseña una total confianza” (Gertrude Jeckyll). Tarea fundamental de la escuela es refundar una alianza con la naturaleza.

8. Por qué es más importante dudar que creer. De la duda a la invención (Galileo).

9. Cómo mantenerse cuerdo en un mundo de locos. El 4% de los mamíferos es salvaje, el 60% en granja y el 36% son humanos. “No escaparemos a la lógica de comprar, usar y tirar mientras midamos el éxito individual en términos monetarios y de estatus”.

10. Callar para ver. “El ruido -industrial, tecnológico, electrónico, amplificado hasta rayar en la locura (el delirio)- es la peste bubónica del populismo capitalista” (George Steiner). Quien no escucha, no aprende. La escuela es el laboratorio donde se ensaya el futuro.

11. Carta a alguien que se inicia en el oficio de cultivar personas. “En la escuela, como en la vida, tengo lo que doy”.

12. Sembrar en las trincheras: 24 horas en la vida de un profesor.

13. Anatomía del niño salvaje. Todavía los hay, y no en las selvas sino en las ciudades. Beruete nos habla de Stephen Ritz y su cruzada “The power of a plant”. “Ser pobre no significa sólo carecer de dinero, sino también de modelos, confianza en uno mismo y expectativas de futuro”.

C. Las ramas y las hojas, el ecosistema del aprendizaje

14. Ni niño ni adulto. De la “muerte de Dios” a la pornografía en los adolescentes, “que entumece su sensibilidad, empobrece su idea del amor y refuerza los peores estereotipos de la femineidad y la masculinidad”.

15. Corromper a la juventud. “El hombre es una extraña criatura que no tiene bastante con nacer una sola vez: necesita ser reengendrado” (María Zambrano). La fealdad como afrenta a los sentidos. “¿Cuál es la mayor estafa del mundo? No se trata de que los niños no puedan ir a la escuela. Es que allí no aprenden” (Moisés Naïm).

16. Las expectativas de labrarse un futuro. Desde el “efecto clever Hans” en la psicología experimental al “efecto Pigmalión” de Rosenthal y Jacobson.

17. Cómo vivir a la manera de los árboles. “RALENTIZA TU VIDA. ACELERA TU CONSCIENCIA”, “LA CLAVE DE LA SUPERVIVENCIA ES LA ADAPTACIÓN, Y DE ÉSTA LA CREATIVIDAD”, “NUNCA ESTAMOS MÁS SOLOS QUE CUANDO NO NOS ACEPTAMOS A NOSOTROS MISMOS”, “NECESITAMOS FLEXIBILIDAD MENTAL PARA VIVIR EN LA INCERTIDUMBRE”, “FRENTE AL CULTO AL YO, EL CULTIVO DE SÍ”. Si nos abstenemos de pensar, otros decidirán por nosotros “lo que nos conviene”.

18. Bromistas con pétalos. “Las personas satisfechas, equilibradas y bondadosas rara vez hieren con su ingenio y suelen ser más proclives a reírse de sí mismos que de otros”.

19. Los avances tecnológicos no siempre significan un avance. “Los soportes electrónicos están modificando nuestra relación con el lenguaje”. Necesitamos aprender expresión oral y escrita, comprensión lectora e intercambio razonado de pareceres antes que tecnologías de la comunicación.

20. La creatividad no se puede enseñar. Pero se puede aprender, sin duda. “La paradoja de que ser creativo se ha convertido en el lema de nuestra adocenada época”. ¿Vivimos o sobrevivimos, creamos o reproducimos?”

D. Los frutos o las semillas del gozo de aprender.

21. De profesión aprendiz. “La persona en la que te conviertas, la persona que llegues a ser, es quien siempre has sido. Ha estado en ti desde el principio” (Tara Westover, Una educación). El profesor Beruete pone como ejemplos a varios de sus alumnos: Nora o la entereza, Zeta o la valentía, Laura o el espíritu de superación, Nelson o la libertad de pensamiento, Aurora o la perseverancia, Béla o la resiliencia, Irene Ling o la astucia, Jana o el encanto. “Compartir el gozo de saber constituye el elixir de la eterna juventud para un docente. Enseñar sin dejar de aprender viene a ser la piedra filosofal de la educación”.

22. ¿Pueden los alumnos cambiar la vida de sus profesores?

23. Florecer por dentro.

24. Para aprender hay que enseñar. “Mientras la renta familiar y el nivel de estudios de los padres determine el éxito académico más que el esfuerzo personal y la capacidad, el sistema educativo reproducirá y perpetuará las diferencias de origen en lugar de corregirlas”.

Santiago Beruete nos regala a modo de Apéndice un ‘Abecedario jardinero para educadores’, desde la A de Árbol a la Z de Zen (jardines).

Gran Libro. Mi profunda gratitud al profesor Beruete, de quien leeré sus libros anteriores, ‘Jardinosofía’ (2016) y ‘Verrdolatría (2018).

Muere Antón García Abril, un compositor que hizo de la comunicación su  bandera

Hoy la música tiene que ser del compositor Antón García Abril, a quien conocí en el curso ‘Artes y creadores de tendencias’ de la UIMP (verano de 2005), Aunque su tema más famoso es el de ‘El hombre y la tierra’ de Félix Rodríguez de la Fuente, yo me quedaré siempre con ‘Anillos de oro’, la serie de Ana Diosdado con Imanol Arias (1983). Estrenada poco después de la ley del divorcio, por ella pasó mi buen amigo Juan Luis Galiardo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.