10 + 5 lecciones para el mundo postpandémico

He leído ‘DIEZ LECCIONES PARA EL MUNDO de la POSTPANDEMIA’ de Fareed Zakaria. Doctor en Gobernanza por la Universidad de Harvard, Zakaria es presentador de un programa de enorme éxito en CNN sobre política internacional, editor de The Atlantic y columnista semanal de The Washington Post. En su libro, cita a Lenin: “Hay décadas en las que no pasa nada y semanas en las que pasan décadas”. El de la pandemia es uno de esos momentos en los que la Historia se ha acelerado.

Fareed Zakaria quote: It is likely that human beings will find fulfillment  and...

Las diez lecciones que el profesor Zakaria nos comparte son:

  1. Abróchense los cinturones. Acción y reacción. De pensar que esto era un “cisne negro” a comprobar que se trata de un “rinoceronte gris”, como tantos a lo largo de la Historia.
  2. No importa cuánto Estado, sino su calidad. Vicios de lo público, como en tantas democracias.
  3. Los mercados no bastan. Dejándolos a sus anchas, se convierten en monopolios y en “capitalismo de amiguetes”.
  4. La gente debería escuchar a los expertos… y los expertos a la gente. La cátedra no puede vivir aislada ni la gente ignorante. Las personas con mayor poder y riqueza desarrollan menos empatía (Dacher Keltner, Berkeley). El autor cita a Shakespeare en Macbeth (compasión decreciente) y El Rey Lear (sólo quiere escuchar adulaciones)
  5. La vida es digital. Respecto a la tecnología, todavía no hemos visto nada.
  6. Aristóteles tenía razón: somos animales sociales. Necesitamos el contacto humano; el talento colectivo siempre supera al individual. Veremos la urbanización sin fin.
  7. La desigualdad irá a peor. Desgraciadamente, el virus ha sido un gran “desigualador”; hay dos “Estados Unidos”: a uno le va cada vez mejor y al otro, cada vez muchísimo peor.
  8. La globalización no ha muerto. Aunque haya “ansias de independencia”, no se puede desconectar de China.
  9. El mundo se está bipolarizando, entre China y EE UU. En The Collapse of British Power, el historiador Correlli Bartnet demostró que el Reino Unido siguió un patrón de desgaste (el imperio descompuesto y su papel disminuido). Lo que le espera a su sucesor en esta época, nos tememos.
  10. A veces, los idealistas son los mayores realistas. Así ocurrió con Franklin Delano Roosevelt. Ha llegado la hora de la Reconstrucción.

Un buen decálogo el de Fareed Zakaria. Plenamente coherente con el Modelo de las 4 Fuerzas (Globalización, Digitalización, Clientes, Talento) presentado en su día en el Foro Económico Mundial y de plena actualidad. Pensemos en el Liderazgo de un país: no puede ni debe evitar la Globalización (es más, debe fomentar las exportaciones, el turismo inteligente y las inversiones extranjeras), aprovechar la Tecnología, fomentar la excelencia (calidad de servicio al cliente, y principalmente a sus ciudadanos, con un Estado eficaz y eficiente y mercados honestos) y atraer, fidelizar y desarrollar talento desde un sano idealismo, la cultura, una sociedad sana y el aprendizaje continuo. Estamos a tiempo desde el Liderazgo porque “nada está escrito”.

The Future of Freedom

En El Confidencial, Héctor G- Barnés publicó ‘La lección Brentford: este equipo no sólo va a cambiar el fútbol; también tu empresa’. Se refiere este periodista a un club británico del muncipio de Hunslow (en el Gran Londres) que en 10 años ha pasado de jugar en 2ª B (la League One), lleno de deudas, a ser una máquina de hacer dinero y ascender a la Premier después de 74 años. Aplicando el modelo de ‘Moneyball’ (talento considerado científicamente), Héctor G. Barnés presenta cinco lecciones:

  1. El fútbol es de los jugadores (el Talento es de los profesionales). Una lección que un servidor aprendió hace más de una década del insigne Jorge H. Carretero, que fue 18 años el portavoz de la RFEF. En el Brentford juegan Iván Toney (33 goles), que puede ser el sucesor de Harry Kane. Neal Maupay fue fichado por 1,6 millones de libras y vendido al Brighton por 19,8 millones. Konsa, fichado por dos millones y vendido al Aston Villa por 9,5 millones. El argelino Benrahma llegó al club por 1,7 millones en el verano de 2018 y, a comienzos de este 2021, el West Ham se ha hecho con su propiedad a cambio de más de 23 millones. Ollie Watkins, uno de los delanteros de moda de la Premier, fue captado por el Brentford en 2017 a cambio de 150.000 euros, cuando era un desconocido del Exeter City, y fue vendido el pasado verano al Aston Villa por 34 millones. Compra barato y vende caro (para eso necesitas un buen Director Deportivo y un gran entrenador, o en las empresas un/a CEO y un/a Head of Talent [email protected]). El Director Deportivo del Brentford es el danés Rasmus Ankersen, autor de los libros ‘El ADN del ganador’, ‘El efecto Mina de Oro’ o ‘La formación de un líder’.
  2. Los datos y lo que el ojo no ve (intuición). El fútbol, como las empresas, es global y el talento con enorme futuro no está sólo en Brasil, sino en Azerbayán. N’Golo Kanté, MVP de la final de la Champions, es otro “oulier” que era el “Makelele” del Leicester después de llegar del Boulogne y el Caen. En el contexto de un equipo en el que le interesan los robos en campo contrario (contexto) es ideal. El talento encaja o no en el modelo; si no hay identidad, olvídate del talento, de poner en valor lo que tienes.
  3. Por eso, crea un modelo y busca los jugadores que necesitas y no al revés. Es tan obvio como poco común. Muchos presidentes de clubs (y dueños de empresas) se dejan embaucar por profesionales “buenísimos” que no encajan en la cultura ni generan clima de alto rendimiento. En el Brentford se libraron de la cantera y ficharon un “equipo B” de jugadores desechados de otros sitios y normalmente extranjeros que así acceden al mercado británico. Allí creen que un futbolista necesita al menos 35 partidos para demostrar su valía (su talento).
  4. La cantera es global. ¿La Masía o Valdebebas? Está bien, pero no es suficiente. El Mundo está ahí para que busques y encuentres talento. Los equipos necesitan grandes capitanes, mentalidad ganadora y jugadores con potencial en los que de verdad se crea.
  5. Cuidado con lo que mides. “Si no quieres lo que mides, acabas midiendo lo que quieres” (Marcel Proust). El éxito no es por casualidad. Las empresas que sólo miden los beneficios sin atender a la captación, fidelización y desarrollo de talento, a la calidad de sus procesos y a la calidad percibida por los clientes (Cuadro de Mando Integral) no llegarán a lo que se proponen. Los países obsesionados con el PIB que desoyen el abandono escolar, la precariedad laboral y el desempeño juvenil (tres ratios en los que España es líder europeo) están condenados a la decadencia.

No te pierdas el TED del Director Deportivo del Brentford. sobre el análisis científico y las organizaciones de éxito. No tiene desperdicio.

Mi gratitud a Héctor (y a José Luis Felipe Hernández, de la Universidad Europea, a Francisco Javier de Miguel Muñoz) y a Fareed por sus enseñanzas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.