El cambio climático, desde el punto de partida

Día de San Juan Bautista, en el inicio del verano. Muchísimas gracias por las felicitaciones de [email protected] mis [email protected] Es un plus saber que estáis bien. Besos y abrazos.

San Juan Bautista, c.1515 - Leonardo da Vinci - WikiArt.org

El Bautista, predicador ambulante judío, coetáneo de Jesús de Nazaret, es venerado por el cristianismo, el islam y la fe bahà’i como precursor. “Quien tenga dos túnicas, de una a quien no tiene ninguna, y quien tiene qué comer haga otro tanto”. Justicia y Compasión. Un profeta que no pedía gestos excepcionales, sino el cumplimiento del propio deber. El honor, en definitiva.

BahaismSymbol.PNG

Su martirio por decapitación es un hecho narrado en los evangelios y se recuerda el 29 de agosto. El día del cumpleaños de Herodes, Salomé bailó para él y a cambio le pidió la cabeza de San Juan Bautista en bandeja de plata. Sus discípulos recogieron su cuerpo y lo enterraron.

Degollación de San Juan Bautista, Juan Martínez Montañés.jpg

He estado leyendo un libro especialmente interesante, ‘Un planeta diferente, un mundo nuevo’ de Isidoro Tapia, experto en energia y en cambio climático. “Los libros sobre cambio climático no se leen”, le aconsejó su editor, el gran Roger Domingo. Como ejemplos, el del premio Nobel Nordhaus (comentado en este blog) o los de Greta Thurnberg. Pero este es diferente, porque no trata el cambio climático “en destino” (en el mundo apocalíptico del 2030 o el 2050) sino “desde el punto de partida”. Y lo hace, más concretamente, desde:

  1. Los fundamentos científicos. Se trata de “el mayor fallo de mercado de la historia”. La relación entre CO2 y cambio climático es incontestable y abrumadora. El negacionismo psicológico se centra en el futuro descuidando lo actual. El Acuerdo de París y la falta de soluciones mágicas.
  2. Las profundas consecuencias en las familias: caída drástica de la natalidad, envejecimiento de la población, migraciones, convivencia intergeneracional, confinamientos. “La vida es demasiado corta para una historia larga” (Lady Mary Wortley Mortagu). Familias “japonesas”.
  3. En las empresas, con los negocios que prosperarán (coches eléctricos, ahorro energético, renovables) y las que se deberán transformar (como las de los “activos varados”), así como el papel de los fondos en la ambición climática: la ESG (medioambiente, social, gobernanza). Reimaginemos las empresas por dentro en el “talentismo”. “Las empresas de los próximos años se parecerán muy poco a las que conocemos en la actualidad”.
  4. En nuestras ciudades, con más de la mitad de la población urbana (el 70% en 2050 y el 90% a final de siglo). Urbes policéntricas, transformadas por la tecnología, sin “horas punta”. De alumbrar las calles a iluminar los hogares, de la electricidad a la energía solar, de la triada del transporte al efecto COVID.
  5. En la política, con temas de discusión pública sobre el tamaño del Estado, la inmigración, la juventud, la desigualdad o la seguridad. Han cambiado las relaciones internacionales, la trinchera infinita entre conservadores y progresistas, el Leviatán climático y los chalecos amarillos, el Gran Hermano climático.

Vivimos una “tetracrisis” sanitaria, medioambiental, económica y social. Hacía falta un libro como éste de Isidoro Tapia que conectara el cambio climático con las otras tres crisis simultáneas. Me ha gustado la historia de Rodrigo. sus amigos y su familia en 2025. Un libro muy recomendable para este verano, el segundo de la pandemia.

Isidoro Tapia | Economista “No hay que dejar de comer carne, sino aprender  a producirla con menos CO2”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.