Siete tipos de amigos, y su impacto en tu Felicidad

Ayer disfruté mucho del programa ‘Rock & Talent’ de Paloma Orozco, en el que Carlos Puig Sagi-Vela, excompañero de los tiempos de Andersen (hace 35 años) y a quien considero un amigo, comentó mi nuevo libro ‘Cómo Descubrir y Aprovechar el Talento de tu organización’. Al terminar el programa, coincidí con Fran García Cabello y Tomás Pereda, amigos desde hace tiempo. Y luego tuve sesión con una empresa del sector del inmobiliario para “fortalecer el equipo” y almuerzo con su CEO, mi amiga Verónica.

Cuento todo esto porque la Dra. Suzanne Degges-White, profesora de la Universidad del Norte de Illinois, que está a punto de difundir un estudio sobre el impacto de la pandemia en las relaciones sociales y románticas, publicó en noviembre pasado en la web de Psychology Today el artículo ‘Los siete tipos de amigos, y cuáles son más importantes para nuestra felicidad‘. Esta experta distingue entre:

  • Amigos para toda la vida
  • Mejores amigos
  • Amigos cercanos
  • Amigos del grupo social
  • Amigos de actividad (como los del gimnasio o de una asociación)
  • Amigos de conveniencia
  • Conocidos (en inglés, “acquitance friends”), con los que coincides en la oficina o paseando al perro.

En un mundo que tiende a aislarnos (no digamos durante el confinamiento o en un conflicto bélico como la invasión de Ucrania), tener amigos de todo tipo es un predictor de la satifacción vital (bienestar + calidad de vida), como demostraron Buchanan y Bardi en 2010.

¿Cuántos amigos necesitamos? Según este estudio, muchos creen que tienen pocos, otros que tienen suficientes y algunos consideran que tienen demasiados (una gran “vida social”). En términos de muestra aleatoria, el 10% de las personas piensa que tiene 1-2 amigos cercanos, el 50% que 2 o 3, un tercio de 4 a 6 y el 10% restante que 7 o más. Una distribución bastante normal.

Lo más curioso es que el mayor predictor de felicidad no es la cantidad de amigos cercanos o de mejores amigos, sino los conocidos. Sí, los conocidos. Además, la Dra. Degges-White insiste en que una sonrisa o una palabra amable son esenciales para vivir una vida mejor.

En la misma web, la psicóloga forense de Melbourne Ahona Guha explica ‘Cómo podemos hacer y mantener nuevos amigos‘. Las claves son la proximidad (geográfica), la repetición (vernos una y otra vez) y la similitud (de valores, de gustos). Aunque parece que los niños hacen amiguitos con más facilidad, de adultos tenemos más posibilidades. Ahona nos recomienda, para hacer amigos:

  • Saber lo que valoras
  • Encontrar personas que comparten esos valores esenciales
  • Descontextualizar la amistad (superar el momento inicial)
  • Ser el tipo de amigo que quieres (ni más, ni menos)

¿Cuándo fue la última vez que te preguntaste: “Soy un/a buen/a [email protected]?”, te sugiere la filósofa Suzanne Newsonen. Y te ofrece una Guía para cultivar la amistad, que incluye estos pasos:

  1. Dedica tiempo a conectar con los amigos (tú sabes que te hace bien)
  2. Comparte sentimientos y pensamientos personales
  3. Escucha con suma atención
  4. Expresa admiración y reconocimiento
  5. Abraza (cuanto más tiempo, mejor)

Mi gratitud a Ahona y las Suzanne por sus enseñanzas sobre la amistad. Efectivamente, la amistad es una “areté” (Aristóteles), una virtud, un valor vivido. Quien tiene un amigo, tiene un tesoro.

Dos canciones sobre el tema. ‘You’ve Got a Friend in Me’ (Toy Story) de Randy Newman.

y de Roberto Carlos, ‘Un millón de amigos’

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.