El algoritmo de la FE

Ya está la Feria del Libro en Madrid. Ayer, por motivos personales, no pude firmar en la caseta de Almuzara, editorial de mi nuevo libro. Espero poder pasar por allí a la vuelta de mi “gira” por cuatro países iberoamericanos, que comienza pasado mañana.

La victoria del Real Madrid en la final de la Europa Champions League merece una reflexión desde el Talento. Sabemos que éste, poner en valor lo que sabemos, queremos y podemos hacer, se compone de Capacidad por Compromiso en el Contexto adecuado. Y que el talento colectivo es la suma, sinérgica o antisinérgica, de los talentos individuales.

¿Cómo es posible que el Real Madrid no haya perdido una final desde hace 40 años? ¿Cómo es posible que haya ganado las últimas 8 finales que ha disputado? ¿Cómo es posible que, de las 14 que ostenta, haya ganado cinco en los últimos 8 años?

Reconozcamos que el Real Madrid no era favorito este 2022. Consultando la web de Transfermarkt, sus jugadores tienen un valor de mercado de 756,5 M €. Sin embargo, ha eliminado al PSG, con un valor de 903,45 M €; al Chelsea, con un valor de 852 M €; al Manchester City, con un valor de 959,3 M € y ha ganado la final al Liverpool, con un valor de 900,56 M €.

¿Cuál es la clave? La Autoeficacia, definida por Albert Bandura como el conocimiento de uno mismo sobre sus propias capacidades y la confianza para alcanzar los objetivos. Se trata de una expectativa de suma importancia.

¿Qué esperas de ti [email protected]? Eso depende de:

  • Tu nivel de auoestima: las percepciones, valoraciones, sentimientos, tendencias de comportamientos hacia ti [email protected] Hasta qué punto te quieres de verdad.
  • Tu autoconfianza: la Fe que depositas en ti, en tus acciones y tus resultados.

Es muy interesante, respecto a nuestra Inteligencia intrapersonal (una de las “inteligencias múltiples” de Howard Gardner) la relación triangular entre Autoconfianza (Seguridad), Autocontrol (Serenidad) y motivación de logro (Espíritu de superación). Normalmente, a mayor seguridad en [email protected] [email protected], mayor tranquilidad para afrontar los retos y vencer. Como en el tedioso partido de ayer en París, en “casa” de ese proyecto artificial llamado PSG: ganó el equipo con mayor autoconfianza, y por tanto con mayor autoeficacia. Los blancos “saben” que las finales no se juegan; se ganan.

El deporte rey, en su competición más prestigiosa, demuestra que la tecnología ayuda pero no determina. Los algoritmos no han acertado a la hora de designar al campeón de Europa, básicamente porque son incapaces de incluir la Fe en sus cálculos.

A punto de finalizar el partido de vuelta de semifinales, la tecnología sólo daba un 1% de probabilidades al Real Madrid contra el Manchester City. ¡Máquinas de poca fe! Rafa Nadal, madridista que ayer disfrutó de su equipo en el palco del “Stade de France”, hizo lo mismo en la final del Open de Australia. Daniil Medvedev contaba con dos sets de ventaja y mandaba 1-0 en el tercero en aquel partido ante Rafa Nadal. En ese momento, según Smarkets, empresa británica de apuestas, las posibilidades de victoria del ruso alcanzaban el 96%. Sin embargo, el balear se repuso y consiguió dar la vuelta al partido hasta terminar imponiéndose 2-6, 6-7 (5), 6-4, 6-4 y 7-5. Una remontada épica, propia sólo de un Quijote.

Me gusta recordar que Carl Benedict Frey, el experto de Oxford que analiza “la trampa de la tecnología”, ha demostrado que la Curiosidad y Creatividad, la Intuición y la Emocionalidad, cualidades plenamente humanas, no son “robotizables”. En el núcleo de todo ello, la Fe. Como dice mi buen amigo el profesor del IESE Santiago Álvarez de Mon, “con ganas, ganas”.

La Fe, así con mayúsculas, lleva al coraje. David Asensio se refería hoy mismo a esta virtud. El enemigo del coraje es el miedo. Cuando emerge la valentía, la capacidad creativa para resolver nuestros problemas es inmensa.

La paradoja es que el equipo de fútbol más laureado del continente (Marcelo, su capitán, tiene 25 títulos en su haber, y muchos de sus compañeros han ganado cinco Champions) parece incapaz de ganar la Copa del Rey. No ha ganado este trofeo desde 2014 (el cabezazo de Cristiano Ronaldo contra el FC Barcelona en la final de Valencia). Desde entonces, ha sido eliminado por el Atleti en 2015, por el Cádiz en 2016, por el Celta en 2017, por el Leganés en 2018, por el Barcelona en 2019, por la Real Sociedad en 2020, por el Athletic en 2021. En general, equipos con menor valor de jugadores. Desde los años 40, el Real Madrid ha sido eliminado en primeras rondas en un número desproporcionado de ocasiones. La autoeficacia, cuando no está en equilibrio, puede derivar en soberbia.

‘We are the Champions’, de Queen con Adam Lambert. El himno de los campeones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.