Provocación y Resiliencia

Jornada en Elche, con una multinacional centenaria que tiene planes de crecimiento sanamente ambiciosos. Creo que están convencidos de que el límite de crecimiento de su empresa está en el talento, individual y colectivo. Y que sólo las compañías adecuadamente lideradas (por eso hay que medir el Liderazgo, para desarrollarlo exponencialmente) son las que saldrán adelante en esta crisis de “estanpecuflación” que notaremos con fuerza a partir de septiembre.

David Asensio (Chocolate Rojo) escribía ayer en la web de Sintetia que es ‘La hora de la provocación positiva‘. “La provocación nos mueve, nos genera un cambio, para bien o para mal, pero te rompe algo en el momento en que reaccionas cuando te provocan.” La provocación positiva, no la excentricidad, como palanca de Arquímedes, el padre del talento, para mover el mundo. “Lo contrario a una provocación suele ser la aceptación, no llamar la atención, converger a la media, no ser ni apostar por lo diferente… En un escenario sin provocación no hay aprendizaje, ni instinto, ni reacción para moverse. Cuando el agua no fluye, o no bate contra las rocas, se acaba pudriendo, como la mediocridad …” En un entorno megaVUCA, “la provocación te invita, te mueve, te incita a pensar, dudar, estudiar, liderar, saltarse normas, desarrollar nuestra curiosidad innata que desarrollamos desde pequeños. Si pierdes esa ansia por provocar y provocarte, pierdes la fuerza que te lleva hacia el siguiente nivel.”

Lo que hace a los mejores ser mejores (como comprobó David Asensio en su investigación sobre las mentes creativas) es precisamente la necesidad de ir más allá. no darse por satisfechos, el aprendizaje continuo. En definicitiva, “necesitamos inyectar otro tipo de provocación. La del ingenio, la cooperación, la visión crítica, la exploración de oportunidades, romper moldes, absorber conocimiento, aplicarlo y buscar caminos nuevos para sortear la complejidad y la incertidumbre.”

David conecta esa provocación positiva con la Resiliencia, con mayúsculas, como capacidad de adaptación/anticipación, como energía/compromiso. Pone como ejemplo al Dr. House. Gracias, David, por provocarnos. Fue el maestro José Antonio Marina quien me enseñó que “provocar” viene de pro-voz, llamar para hacer salir, estimular. No se me ocurren líderes pospandémicos que no traten de que mostremos nuestra voz, que no sean provocadores positivos.

El número de verano de Harvard Business Review trata sobre ‘Cómo recuperarte del fracaso’. La Resiliencia, de nuevo.

27 artículos sobre:

A. Cómo las empresas aprenden de los errores.

  • Por qué los líderes no aprenden de sus éxitos, por Francesca Gino y Gary Pisano. El caso Ducati y los errores de atribución. El poder nos hace ignorar los sabios consejos.
  • Incrementar el Retorno del Fracaso, por Julian Birkinshaw y Martine Hass. El ROF lo hace menos doloroso.
  • Errar por Diseño, por Rita Gunter McGrath. Muchas empresas de capital riesgo no invierten en emprendedores que no han fracasado antes. Sin experimentación no hay innovación.
  • Estrategias para aprender de los errores, por Amy Edmonson. Las mejores empresas aplican el eslogan “Falla con frecuencia para tener éxito antes”. Los líderes crean un entorno de seguridad psicológica.
  • El líder tolerante al fracaso, por Richard Farson y Ralph Keyes. Las nuevas ideas surgen de un entorno de menos evaluación y más interpretación (aprendizaje).
  • Redefinir el Fracaso, por Seth Godin. Diseño, oportunidades, confianza, voluntad, prioridades, dejarlo, respeto.
  • Cómo aprenden del fracaso Coca-Cola, Netflix o Amazon, por Bill Taylor.

B. Aprender a recuperarse del fracaso.

  • El CEO de Starbucks, Howard Schultz, entrevistado por el editor Adi Ignatius: “Tenemos que ser dueños de nuestros errores”. Apelar a la responsabilidad. “Esencialmente somos una compañía basada en las personas. No puedes encontrar otra empresa de gran consumo tan dependiente del comportamiento”.
  • Una guía para construir un negocio más resiliente, por Martin Reeves y Kevin Whitaker. “La Resiliencia es más importante hoy porque el entorno empresarial es cada vez más dinámico e impredecible”. Las empresas resilientes aprecian la diversidad de pensamiento y valoran la variación y la divergencia.
  • Cómo darle la vuelta a prácticamente todo, por Rosabeth Moss Kanter. Afrontar honestamente los hechos es un imperativo de transformación.
  • El arte de admitir el fracaso, por Charlene Li. Con medios que publican en tiempo real, no hay posibilidad de esconderse.
  • Cómo ayudar a tu equipo a recuperarse de un fracaso, por Amy Gallo. En un momento dado, hay que pasar del análisis a la acción.
  • Qué decirle a tus empleados cuando cometen un error, por Peter Bregman. Esa conversación difícil debe tratar más sobre el futuro (aprender) que sobre el pasado (recriminar).

Superar tu propio fracaso

  • Construir Resiliencia, por Martin Seligman. Las empresas pueden aprender de un programa pionero del ejército para el crecimiento post-traumático. La respuesta al trauma tiene que ver con las creencias sobre [email protected] [email protected] y los demás, sobre el presente y el futuro. Las respuestas pueden ser activas o pasivas, constructivas o destructivas.
  • ¿Puedes gestionar el fracaso?, por Ben Dattner y Robert Hogan. Las respuestas inapropiadas al fracaso pueden hacer descarrilar tu carrera. Por circunstancias culturales y sociales, las mujeres suelen ser más intropunitivas que los hombres. Los que culpan a los demás son extrapunitivos (excitables, cautelosos, escépticos o racionalizadores). Los que se culpan a sí mismos, intrapunitivos: microgestores o mártires. Los que niegan la culpa son impunitivos: divos, negacionistas, indiferentes, autoperdonados, asertivos.
  • Date un descanso: El Poder de la Autocompasión, por Serena Chen. Las personas con mentalidad de crecimiento ven sus rasgos y capacidades como maleables, y por tanto el potencial de crecimiento. La autocompasión mueve a mejorar.
  • Por qué necesitas fallar, por Peter Bregman. Para aprender.
  • Para generar nuevos hábitos hemos de sentirnos cómodos al errar, por Sabina Nawaz. Pequeñas caídas para que el cambio dure.
  • Tener un plan de “backup” reduce el rendimiento, por Jihae Shin. No se puede cubrir las espaldas uno siempre.
  • Cómo superar tu miedo a fracasar, por Susan Peppercorn. Al enmarcar una situación, reduces la ansiedad.
  • Cómo superar tu miedo a cometer errores, por Alice Boyes. Cuando no te ofrecen una oportunidad, la razón suele ser de encaje más que de hacerlo mal.
  • Cómo recuperarse de un rechazo, por Ron Carucci. Aprende con humildad, acepta y no te sientas víctima.
  • Has cometido un gran error en la oficina, ¿qué puedes hacer?, por Dina Denham Smith. Es un acto de integridad pedir perdón por un error… y continuar adelante.
  • Cómo dejar de obsesionarte con tus errores, por Alice Boyes. Dejemos de rumiar.
  • Recuperarte de un error a través de la compasión, por Christopher Germer. En lugar de la culpa y la vergüenza, la compasión por [email protected] [email protected] es como un buen coach, que aporta ánimo, amabilidad y apoyo.
  • Cuándo aprendemos de un error (y cuándo no), por Gretchen Gavett. Es cuestión de responsabilidad.

Un número muy potente. De [email protected] 30 [email protected], 15 varones y 15 mujeres, lo que da idea de la importancia de la Resiliencia en el Liderazgo Femenino.

Como sabes, la diferencia entre un error y un fracaso es que el error es una fuente de aprendizaje, para hacerlo mejor la próxima vez, y el fracaso mina la autoestima (el fracaso nos hunde). Es fácil que nuestro cerebro opte por uno y no por otro; es más difícil que lo hagan nuestras emociones, desde el miedo a la ira, la tristeza, la sorpresa o la vergüenza.

La canción de hoy, ‘Mistakes’ (Errores), de Jonas Blue y Paloma Faith. “The same mistakes again for you”.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.