Verona y la ciencia del apego adulto

Después de haber recorrido Bolonia intensamente ayer (incluyendo La Feltrinelli y Coop, librerías de referencia), hoy hemos ido en tren, en menos de 90 minutos, a Verona, la ciudad del amor. La villa donde confluían las cuatro principales vías, dominada por la familia Dalla Scala en el Medioevo, parte de la República de Venecia desde el Quatroccento, tomada por Napoleón e incorporada a Austria, liderada en la Guerra de la Independencia. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hemos visitado la Piazza Bra, una de las más grandes del país, con la fuente de los Alpes, el Palazzo Barbieri (sede del Ayuntamiento), el de la Gran Guardia (del siglo XVII), los soportales, el capitel y el listone.

la Arena de Verona, anfiteatro romano para 30.000 espectadores (el tercero en tamaño tras el Colosseo de Roma y el anfiteatro de Capua). Hace unos 35 años, teniendo la edad de mi hija, tuve el privilegio de asistir a la representación de Aída de Verdi, algo inolvidable.

De la Piazza Bra, por la calle peatonal Giuseppe Mazzini (la de las compras), a la Piazza dell Erbe, donde estaba el Foro Romano, con su columna con el león alado (recuerdo del pasado veneciano), el Palazzo della Ragione y la Torre de los Lamberti, Domus Mercatorum (Casa de los Mercaderes), Palazzo Maffei, Torre de las Horas, CasasMazzanti y Fuente de Madonna. Y en la Piazza dei Segnori, el monumento a Dante.

Dejamos para el final la visita a la Casa de los Capuletto. Allí está el famoso balcón y la estatua de Julieta. La tradición dice que si la tocas el pecho derecho, encontrarás el verdadero amor.

He estado leyendo ‘MANERAS DE AMAR’, del Dr. Amir Levine y Rachel Heller. Una manera de descifrar los códigos de la conducta afectiva desde la ciencia del apego (attachment) creada por John Bowly y Mary Ainsworth.

Fue mi bien amigo Carlos Herreros, también presidente de honor de AECOP (la Asociación Española de Coaching), quien me introdujo en la Teoría del Apego, que he compartido en el libro ‘Cómo Descubrir y Aprovechar el Talento de tu organización’. Los patrones que establecemos con nuestras parejas se asimilan a los de madres/padres con sus [email protected] (porque la necesidad de apego no es exclusiva de los hijos). [email protected] queremos que nos quieran.

Cómo encontrar a una persona de la que depender con seguridad:

  1. ¿A qué estilo de apego pertenezco?

Los estilos de apego son estables, pero maleables. Podemos utilizar el cuestionario del Dr. Chris Farley: https://creativeartstherapiesonline.com/courses/221377/lectures/3441865

2. Descifrar el código: ¿A qué estilo pertenece la persona a la que quiero? Para clarificarlo, los autores nos ofrecen otro test.

El estilo ansioso vive con un sexto sentido para el peligro. Estamos trastornados en la medida en la que la relación nos trastorna. Es un sistema de apego sensible, con conductas de protesta cuyos comportamientos son el intento desmesurado de establecer el contacto, encerrarse en el mutismo, llevar las cuentas, enfadarse (actuar con hostilidad), amenazar con dejar al otro, manipular y provocar los celos. La pareja ideal del ansioso debería ser de apego seguro, pero “le suele poner” el estilo evitativo, porque supone una montaña rusa emocional. “El verdadero amor, en el sentido evolutivo, está en la paz mental”.

Coaching para el estilo ansioso: reconoce y acepta lo que de verdad le pides a una relación, identifica y descarta a los candidatos evasivos, sé fiel a ti mismo y recurre a la comunicación eficiente, practica la filosofía de la abundancia, dale una oportunidad a las personas seguras.

El estilo evasivo, empeñado a mantener las relaciones a distancia. El placer de volar [email protected], porque confundes autoconfianza con autosuficiencia. Como ejemplos, el ex fantasma o el poder (idealizado) de un gran amor. ¿Pueden cambiar [email protected] [email protected]? Si y sólo si detectan sus estrategias de evasión, prestan atención al apoyo mutuo, buscan una pareja segura, redactan una lista de agradecimientos para la relación, pasar de “fantasmas”, olvidarse de “amores de su vida” y utilizar la estrategia de la distracción.

El estilo seguro se siente cómodo en las distancias cortas. Es un parachoques para los conflictos, un sistema inmune a los problemas de relación. Hemos de estar [email protected] a las personas inseguras.

Frente a la trampa de la combinación ansioso-evasiva, la esperanza de conducirnos hacia el apego seguro. Hagamos de la seguridad un proceso de crecimiento continuo.

Para elegir a la persona adecuada, la comunicación eficiente: escoger a la persona adecuada, asegurarte de que entienda tus necesidades, evaluar reacciones.

Sin utilizar la Teoría del Apego, en ‘Shakespeare y el desarrollo del Liderazgo’ comentaba que la historia de Verona, la de Romeo y Julieta, no es la de un gran amor, como la de Marco Antonio y Cleopatra. Es el romance entre un ansioso y una evitativa, que acaba en tragedia.

De Dire Straits, ‘Romeo & Juliet’. “Juliet, the dice was loaded from the start/ And I bet, and you exploded into my heart/ And I forget, I forget the movie song/ When you gonna realize it was just that the time was wrong, Juliet?”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.